Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-19

Dólar (TRM)
$2.934,58
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.124,82
UVR, Ayer
$242,64
UVR, Hoy
$242,67
Petróleo
US$51,08

Estado del tiempo
2017-01-19

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 23:33

Marea max.: 7 cms.

Hora: 06:29

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 5 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-01-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

El reino del ruido

Llega otro fin de año con pocas perspectivas de que en la ciudad merme el ruido evitable, porque en una urbe que crece siempre habrá sonidos difíciles de suprimir. Otros, quizá la mayor parte del total, son evitables, pero entre nosotros parecería que hacer ruido da prestigio, en vez de vergüenza.

Algunas personas confunden diversión con estridencia y la alegría con el estropicio. Es común sufrir el atropello de automóviles repletos de parlantes, cuya función parecería ser la de obligar al mayor número posible de personas a oír su ábum bum” reiterativo, y no al deleite discreto de sus ocupantes. Abren las ventanas para asegurarse de torturar a sus congéneres indefensos.

Los vecinos de los muelles en Bocagrande, Castillogrande y Manga están a merced de los lancheros que atracan allí a recoger o dejar pasajeros, con sus equipos a todo volumen. ¿Por qué las autoridades no hacen nada?

Y si el ruido se hace en nombre del turismo, entonces parece no solo dar prestigio, sino volverse sagrado, convirtiendo en here-jes a quienes creen que tienen derecho a escoger qué oyen y qué no oyen, en vez de que les embutan los ruidos ajenos por oídos y poros.

Proliferan centros duchos en hacer ruidos, como muchos chiringuitos y demás, especialmente en esta época de fin de año, que debería ser de tranquilidad. Priman las licencias otorgadas desde hace meses a propios y extraños, sin que las autoridades hagan cumplir los horarios estipulados, de por sí demasiado lar-gos.

Ya nos agobian todo el año con las rumbas en chiva, amplificadas innecesariamente para asegurarse —quizá- de que los participantes se ensordezcan y de que todo el vecindario se sobresalte al pasar estos vehículos impunemente por zonas residenciales en horas de descanso.

En la bahía de Cartagena siguen operando –también impune-mente- los barcos de turismo como el Phantom- que se pasea por la bahía casi todas las noches con su equipo de sonido a gran volumen, impidiéndoles el descanso a muchos de los habitantes de los edificios aledaños al agua en Bocagrande, Castillogrande y Manga.

Es frecuente que vaya de regreso a su atracadero en el Muelle de la Bodeguita ya en la madrugada, pasando frente al Club de Pesca alrededor de la una de la mañana. Sus parlantes y bajos retumban dentro de las viviendas de quienes quisieran descansar y no valen las quejas de los vecinos a las autoridades ambientales ni marinas, porque el relajo es igual y repetitivo.

Es obvio que este abuso hecho en nombre del turismo, noche tras noche, tiene la desaprobación de la mayoría de los ciudadanos, incluidas las agremiaciones turísticas serias, pero aun así, la población está expuesta a esta actividad anti turística y anti cívica, sin que nada les pase a quienes perturban la tranquilidad pública.

El ruido por encima de los decibeles permitidos por la ley no trae beneficios, sino perjuicios. Aun así, reina la impunidad. ¿Cómo la logran? ¿Quiénes son sus aliados y por qué?  

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Que pena con EU, pero este

Que pena con EU, pero este "editorial" da vergüenza. Parece una carta al buzón de un vecino trasnochado de Manga, Bocagrande o similares. Esta el escritor totalmente parcializado hacia la denuncia de los agentes externos que hacen ruido en los sectores mencionados, pero inexplicablemente se olvida de que los nativos de estos barrios se dedican los fines de semana a beber y escuchar música hasta altas horas de la noche en las zonas de "muelles". Por cierto, estas personas toman licor y después regresan a casa en sus carros....qué hace la autoridad al respecto?

uvas verdes

uvas verdes

no solo se trata del ruido

no solo se trata del ruido ocasionado por la temporada turistica, tambien se trata del ruido diario ocasionado sobre todo por las estridentes sirenas de las AMBULANCIAS en horas de la madrugada cuando el trafico es practicamente inexistente en avenidas como la santander, de los frenos de aire de las busetas que parecen juguetes de los choferes, el excesivo ruido de los motores diesel, de camiones y busetas, los exhostos ruidosos puestos a proposito, etc. Esperemos que este editorial haga el ruido debido, aunque con el alcalde recien elegido, lo dudamos, pues tiene cara de bailar al ritmo de los picós.

Hay un problema para meter en

Hay un problema para meter en cintura al phantom y los cafres que son contratados de lancheros, es que no hay normatividad nacional para fuentes moviles marinas de contaminación atmosferica, o sea, para emisiones de gases y particulas y ruido, es una muestra de como las leyes se hacen en el altiplano sin recordar que Colombia tambien tiene espacios marinos

Es una pena pero Cartagena es

Es una pena pero Cartagena es la ciudad mas ruidosa de Colombia. Atentar contra la Salud es violencia, es agresion. El Ruido aqui se usa es para agredir.para inponer lo mio sin importar el daño que cause. Este Periodico deberia de recibir y publicar las chapas denunciadas de Carros con RUIDOS estridentes, para que se culturicen o ayuden a pagar a las EPS todos los gastos ocasionados por su agresion.

EL RUIDO COMO TAL, ES UNO DE

EL RUIDO COMO TAL, ES UNO DE LOS FACTORES QUE MANTIENE A LA PERSONA ALTERADA. PÍDELE TÚ A UN CHOFER DE BUSETA QUE LE BAJE EL VOLUMEN A SU RADIO Y POR SU RESPUESTA AGRÍA SABRÁS EL ESTADO DE ÁNIMO EN QUE SE ENCUENTRA, Y ASÍ LO LLEVA A SU HOGAR.
EL RUIDO ES UN CÁNCER QUE SI LA SOCIEDAD NO LE PRESTA MAYOR ATENCIÓN TERMINARÁ CARCOMIÉNDOLA