Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

El sentido de pertenencia

La semana pasada publicamos una noticia que refleja el carácter de una gran parte de la población cartagenera: luego de muchos meses exigiendo la terminación del llamado irónicamente “puente mocho”, cuando por fin se dio al servicio, en vez de utilizarlo, la gente seguía atravesando la vía directamente.



Durante una visita a las obras de ISA en la Perimetral, los periodistas de El Universal comentaron que los habitantes de los barrios aledaños eran privilegiados al contar con un gran espacio peatonal, sembrado de árboles y grama, en el que podían pasear y conversar, con el imponente espejo de agua de la Ciénaga de la Virgen en recuperación, si no fuera porque la inseguridad limita la posibilidad de disfrutarlo.

Una funcionaria del interior del país que trabaja con ISA identificó la causa principal de este problema, que es la misma del que mencionamos al principio: la falta de sentido de pertenencia de los habitantes de la ciudad, lo que significa no sentirse parte de ella.

Esta virtud empieza a construirse en la familia, el primer grupo del que todos hacemos parte y que sigue siendo el núcleo de las comunidades, y luego en el colegio, donde forjamos el amor por nuestra ciudad y el orgullo de pertenecer a la sociedad que la habita.

Cuando somos fieles a esa sociedad y seguimos las normas que la rigen, consolidamos una identidad que nos da mayor confianza en el entorno y, consecuentemente, mayor seguridad.

El sentido de pertenencia surge de la convicción de que vivimos en un barrio o en una ciudad que nos da la oportunidad de vivir bien, que nos permite trabajar, estudiar, movilizarnos y divertirnos sin dificultades, y esa convicción nos vuelve más dispuestos a seguir las normas de convivencia.

Es preciso que el ciudadano se identifique con la ciudad donde habita, que tenga una gran cultura cívica y que el ambiente urbano sea amable y equitativo, para que en él se desarrolle el sentido de pertenencia.

A diario, sin embargo, observamos deplorables ejemplos de la falta de sentido de pertenencia. Para mencionar sólo dos, ahí están las estaciones de Transcaribe deterioradas sin haber empezado a funcionar el sistema, o las bancas de los parques remodelados del Centro Histórico.

Sembrar el sentido de pertenencia no es tarea fácil en una ciudad de la que la mayoría de sus habitantes se queja, y en la que se perdió la confianza en las instituciones y en sus dirigentes.

Aunque es un proceso largo y constante, la construcción del sentido de pertenencia comienza con dirigentes e instituciones transparentes, que sean rigurosas en la defensa de los recursos públicos y que tengan en cuenta al ciudadano para implantar políticas y tomar decisiones.

El asunto es que si queremos que Cartagena no se vaya a pique y, por el contrario, empiece a convertirse en la ciudad ideal que todos soñamos, el sentido de pertenencia de sus habitantes es una condición indispensable.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Tenemos que comenzar por

Tenemos que comenzar por cambiar a esos conductores del microfono, mal llamados locutores que con su vulgaridad no trasmiten ese codigo civil y de urbanidad que educa a los oyentes y logra que estos adquieran ese sentido de pertenencia por la ciudad donde esten.En Caratagena los locutores son chabacanos y burlones que confunden folclor e idiosincracia con vulgaridad y mal gusto.

Totalmente de acuerdo…. Todos

Totalmente de acuerdo…. Todos los problemas serios de la ciudad lo manejan con guachafa….. Y changonga…. Burla por todo y sin darle seriedad a la ciudad…. Pura champetudez No hay politica para amar la ciudad o que le duele al ciudadano…. Pero asi es mejor entre el polvorin y caos pueden tumbar mas....

El sentido de pertenencia

El sentido de pertenencia tambien debe ser TENER UN PERDIODISMO ESCRITO DE OPINION, que no estè al servicio de las conveniencias como lo està siendo el EU y la CATERVA DE COLUMNISTAS que desinforman, destruyen, atacan y pretenden imponer su punto de vista a los lectores. Perdoneme pero se los dire en lenguaje garciamarquiano: USTEDES EU SON LOS PRIMEROS QUE LA ESTAN [-- Censurado --]

PRIMERO El problema es más

PRIMERO El problema es más profundo que el 'sentido de pertenencia' llamado así por el editorialista :En los pobladores de Cartagena se entronizaron 'hábitos de pensamiento' regresivos y derrotistas, que le bajaron su estima colectiva, y que la dirigencia política depredadora impulsó para hacer creer a todos que ellos eran inderrotables. No se desde qué fecha exacta ocurrió, pero tenga la hipótesis que fue desde la primera gestión Curi.

SEGUNDO. Como no ve el

SEGUNDO. Como no ve el poblador mayores saltos cualitativos,llega a la conclusión que todo esta perdido- la mayoría equivocadamente así lo cree- y otros buscan salidas. judith Pinedo fue una de esas salidas, que logró mucho en educación y finanzas públicas, pero tal vez se le exigió en demasía, y estuvo por debajo de las expectativas. Se buscó salidas con CET y para que comentar lo que se sabía iba a ocurrir. Esa depresión colectiva también se instaló en los hábitos de pensamiento de los pobladores, y por eso actúa así: superficial, 'changonguero', irrelevante, irresponsable, sin cultura ciudadana, quejoso, llorón, reactivo y no proactivo, pero en su alma, en su corazón está la rebeldía. Y pronto encontrará el sendero que llevará a la ciudad a convertirse en la tercera del país en los próximos 10 años.

¿Ser la 3ra. ciudad de un

¿Ser la 3ra. ciudad de un país tan peye como este? Semejante meta la que tienes tú...

Tú comentario me confirma el

Tú comentario me confirma el problema de baja estima colectiva. ¿qué es un país peye? Ser la tercera ciudad de este país después de Bogotá y Medellín en los próximos 10 años, me parece una gran meta. Pero hay quiénes prefieren puestos más abajos como algunos foristas. Tienen su derecho.

Un país peye es un país como

Un país peye es un país como este. Más que la meta que propones me gusta lo que hizo Panamá, que en vez de aspirar a ser "la tercera ciudad" de un país cerrado y peye que actualmente ocupa el puesto 91 en el HDI prefirió ser la primera de un país abierto y prometedor que actualmente ocupa el puesto 59 en el HDI (pongo el HDI sólo por dar alguna escala que sea objetiva respecto de nosotros dos). Y me gusta aun más lo que hizo Singapur, que en vez de resignarse al centralismo malayo y contentarse con aspirar a un puesto entre las primeras ciudades de Malasia (HDI 64) prefirió aspirar a un puesto entre las primeras ciudades del mundo y al mismo tiempo entre los países con desarrollo humano "muy alto", llegando a ser el numero 18 en el HDI. Podrás decir de todo de mi opinión menos que refleja baja autoestima.

Señor director,discro con

Señor director,discro con respeto de usted.Acaso es no tener sentido d pertenencia cuidar la vida.No pasar un puente por seguridad,no aprovechar el entorno atrctivo de la via perimietral por seguridad, acaso es falta de sentido de pertenencia.-Las estaciones transcaribe,han sido saquyedsa por delincuentes que saben que aqwui no tenemos seguridad ni protección.

La clase politica

La clase politica corrupta,una justicia que opera politicamente como el reciente caso de Diaz y Barboza,una policia que anda en otro cuento,una ciudad atemorizada por la extorción,el fleteo y el atraco callejero,ahora con banda organizda para asaltar viviendas.Amen de ciudadanos desadaptados en algunos barrios,organizando pandillas pra alterar la tranquilidad de ciudadanos de bie,no facilitan sentido de pertenencia.Y los medios de comunicación?

Comparto con el editorialista

Comparto con el editorialista la falta de sentido de pertenecía por nuestra ciudad, independientemente cualquiera sea su origen. Busquemos el despertar de la sociedad civil para que mediante la unión de voluntades logremos realizar los cambios que demandan nuestras comunidades en todos aquellos temas de ciudad que hoy nos agobian, empezando por elegir bien nuestros dignatarios, que nos garanticen un desarrollo y crecimiento enmarcados en un plan de desarrollo libre de corrupción y politiquería