Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Escuchamos propuestas

Ya es hora de que los candidatos presidenciales les hablan a los colombianos claramente y sin retórica, de sus programas de gobierno.

Los problemas nacionales son ampliamente conocidos y se discuten a diario en las tribunas de opinión –aunque todavía hay líderes políticos y funcionarios gubernamentales que insisten en reducir la gravedad de unos o negar de plano otros–, así que la ciudadanía quiere escuchar propuestas.
A pesar de la cantidad y variedad de necesidades y retos que tiene Colombia, no hay duda que existen algunos que requieren atención prioritaria y mucha creatividad para encararlos.
En primer lugar, el próximo presidente debe tener una estrategia de lucha contra la violencia y el crimen organizado, por lo cual es preciso que cada candidato dé a conocer sus objetivos en este campo, explicar cuál será su posición frente a la guerrilla, y si mantendrá el combate frontal y la represión a sus actos terroristas. También debe revelar si está dispuesto a desmontar las estructuras del crimen organizado, reconstruidas a partir de las viejas redes paramilitares, y si actuará con firmeza contra los funcionarios y dirigentes políticos comprometidos con estas bandas criminales dedicadas al narcotráfico.
Los candidatos deben opinar con precisión y sin ambigüedades en torno a la legitimidad de los pasados comicios parlamentarios, porque guardar silencio ante las evidentes y descaradas prácticas de corrupción, y las numerosas acciones fraudulentas que se han denunciado, significa que las aprueban.
Deben aclarar cuáles son sus aliados y si aceptarían la colaboración de los parlamentarios elegidos pero cuestionados por la poca honestidad de sus actividades.
Aunque la manera como manejen las adhesiones, alianzas estratégicas y coaliciones con los partidos y movimientos distintos al suyo, revelarán si respetan la democracia, si tienen ética política y si tendrán la transparencia como código de comportamiento, no está de más que digan expresamente qué opinan del sistema partidista, cómo se enfrentarán a la corrupción y cómo serán sus relaciones con el Congreso.
También deben precisar cuál es el sistema de seguridad social que quieren para el país, si mantendrán el actual régimen que privilegia a las empresas privadas de salud por encima de la preservación de la vida de los colombianos.
Los ciudadanos necesitamos conocer también qué piensan los candidatos sobre algunos programas sociales del Gobierno actual, como Familias en Acción, cuya ejecución no parece superar una esencia puramente asistencialista.
Tienen que explicar sus propuestas para la reactivación del campo, el impulso a la actividad agropecuaria, sus estrategias para contrarrestar la desventaja competitiva de nuestros productores agrícolas con respecto a los de Estados Unidos, si se aprueba definitivamente el TLC con ese país.
Por supuesto, para escoger el mejor candidato, debemos conocer las bases de su política externa, cómo van a llevar las relaciones con Venezuela, Ecuador, Bolivia y los demás países suramericanos, con Europa y con el resto del mundo.
Es decir, ya los colombianos no vamos a contentarnos con recibir frases publicitarias rimbombantes, ni aceptaremos planteamientos ambiguos o retóricos de los candidatos.
Ahora sólo escuchamos propuestas.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Comencemos por C/gena, a

Comencemos por C/gena, a todos los politicos corruptos que encuentren aqui deben darles cadena perpetua no importa LOS APELLIDOS RIMBOMBANTES que tengan, empecemos por ordenar la casa y luego pensemos en el pais, la mejor propuesta que he escuchado hasta ahora es la de la educacion, la anticorrupcion y la atencion de la salud, falta algo mas concreto sobre la violencia en general y el que mas se acerca es Mockus.

Mucho que desear los 8 años

Mucho que desear los 8 años de gobierno después de la lucha frontal contra las FARC,trabajo que no terminó Esto debe seguir hasta doblegarlos y sentarlos a conversar Quedaron muchas secuelas graves Ya llegaron a la línea de incompetencia Todavía falta por explotar, estallar muchos escándalos, chuzadas, AIS,etc indefinido
En gobiernos conservadores las FARC se robustecieron (Betancourt- Pastrana)
Afortunadamente hay otras opciones. De verdad, ESCUCHAMOS PROPUESTAS. AUNQUE ESTÉ ABAJO EN LAS ENCUESTAS HAY QUE VOTARLAS

el mejor proyecto político

el mejor proyecto político lo tiene gustavo petro para corregir los momentos difíciles por los que atraviesa Colombia.petro el presidente que colombia necesita.

el universal debe hacer un

el universal debe hacer un debate abierto con todos los candidatos, donde haya controversia claro esta que haya respeto. sera que se atreven los del universal, para conocer que opinan de la costa y que le van a dar en su mandato.

Propuestas las de Petro.

Propuestas las de Petro. Mockus es una matriuska que guarda dentro de un primer muñeco pedagogo, otros muñecos que aplican el neoliberalismo (como cuando privatizó las empresas del distrito y al final mostró "utilidades" mientras Bogotá aguantaba hambre); otros muñecos que aplican la autocracia disfrazada de bien común (como los toques de queda mal llamados "horas zanahorias") y otras perlas que aquí no caben. Santos y Nohemí, pues son la maquinaria.