Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Fiestas y amenazas

El bando del barrio Las Gaviotas saldrá a las calles, pese a las amenazas de muerte de que fueron objeto, en semanas anteriores, dos de las personas que lo organizan anualmente.

Los desconocidos, quienes por vía telefónica y por medio del envío de un sufragio profirieron las advertencias en cuestión, buscaban con su actitud que el bando no se realizara, y con eso evitar que se repitieran los actos de vandalismo vistos en algunas ediciones pasadas.
Sin embargo, Irma Jiménez, una de las organizadoras intimidadas, y quien dice contar con todo el respaldo del Gobierno distrital, decidió hacer caso omiso de las advertencias temerarias, y es así como el próximo 13 de noviembre, el bando saldrá una vez más, pero con ciertas restricciones que buscan garantizar el orden tanto para residentes como para visitantes, según lo anunció la Junta de Acción Comunal.
Sea que el evento se realice con éxito o que se convierta fracaso, no deja de ser preocupante que el asunto de las amenazas, como estrategia para resolver problemas, también esté invadiendo los predios de las manifestaciones culturales populares, tal vez uno de los pocos oasis espirituales que quedan en la actual y convulsionada Colombia en que vivimos.
Y no deja de ser cierto que las actuaciones vandálicas, de una u otra forma, siempre hacen presencia en los espectáculos al aire libre que se organizan en nuestras ciudades, pero se trata de un problema que habría que enfrentar con políticas que traspasen lo policial y lo represivo, y no haciéndole el juego a costumbres propias de narcotraficantes y subversivos.
No es posible asegurar si las amenazas contra los gestores culturales de Las Gaviotas se cumplirán a cabalidad; o si en realidad se trata de una chanza macabra, pero lo que sí está claro es que la táctica de amenazar se viene tomando como un juego, cuya única intención es presionar para que algo se cumpla o no se cumpla, según la conveniencia de quien amenaza.
Es totalmente comprensible que una comunidad no quiera ser perturbada por el vandalismo durante unas celebraciones culturales, pero para evitar esas molestias existen otros recursos legítimos, como las acciones de tutela, los plebiscitos o las restricciones a ciertas costumbres que terminan por empañar las buenas intenciones de un evento de esa naturaleza.
Esto último es lo que tienen pensado practicar los miembros de la JAC de Las Gaviotas: restringir las ventas de licor en puestos callejeros, como también el estacionamiento de camionetas con equipos de sonido, las ventas de buscapiés y las aglomeraciones de personas en las tiendas y otros sitios comerciales, todo eso —desde luego— contando con la valiosa colaboración de un grueso número de agentes de la Policía Metropolitana de Cartagena.
La noticia de las amenazas a los organizadores del bando de Las Gaviotas no pudo ser más inoportuna: llegó en el preciso instante en que Cartagena está sufriendo la más impresionante ola de asesinatos perpetrados por sicarios, como nunca antes se había visto en esta ciudad antes tan tranquila.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

si pero tengan mucho cuidado

si pero tengan mucho cuidado porque lo mas seguro que los que amenazan seguro son vecinos paracos o tienen nexos con esos criminales ese fenomeno esta sucediendo en todos lo barrios cartageneros y se estan tomando la ley por sus manos. seria intelingente que identificaran plenamente quienes son realmente sus vecinos.

No se debe desvirtuar la

No se debe desvirtuar la amenaza y en consecuencia adelantar las investigaciones ue den con los responsables.
Tal parece estan esperando que se cumplan para entonces si darle peso y credibilidad.
Ahora bien,si es cierto que este bando de las gaviotas es una batalla campal que se salva quien tiene destrezas delincuenciales para defenderse,por que se insiste en estas muestras,cuando las circunstancias actuales de bandalismo no lo permiten.

UFFFFFFFFFF CUENTA CON EL

UFFFFFFFFFF CUENTA CON EL RESPALDO DEL GOBIERNO DISTRITAL QUE VERGUENZA!!! LA AMENAZARON POR CONCUBINAR CON LA CATERVA DE LA ALCHOLDESA Y MAFIA GUBERNAMENTAL LOCAL...QUE BELLEZA!!!

Siempre he dicho que estos

Siempre he dicho que estos espacios barriales en las festividades novembrinas se vuelven un camuflaje para vándalos. Aunque soy cartagenero y no me agradan esas fiestas, sí tengo que decir que a aquel que las aprovecha en contra de la verdadera función cultural de las mismas, que es el recordar la Independencia de la ciudad bajo un sentido de hermandad y tolerancia, que las caiga todo el peso de la ley.

El ciudadano de bien no tiene

El ciudadano de bien no tiene necesidad de dañar cualquier evento social o cultural, o en cualquiera de las versiones de las Fiestas, en cualquier barrio o lugar. Que se gocen, eso sí, pero sin faltarle el respeto al extraño, al visitante, o al mismo amigo o cartagenero, con esa lanzadera de agua (que bien está escasa), o de maizena (con tanto niño pasando hambre). Absurdas las respuestas de justificación a lanzar en la cara lo anterior.

Las Fiestas deben seguir

Las Fiestas deben seguir manteniendo su tradición (su verdadera tradición), sin alterar el orden, o sin desconocer las reglas de convivencia. Pienso que así, las cifras de muertos o de descontentos después de las celebraciones serían menores (utópico pensar que fueran 0). Y sobre todo, las autoridades deben proteger a quienes están siendo víctimas de amenazas. Que se investigue y se llegue a fondo con ésto. Hasta luego.

Llega Nov y lo mejor es salir

Llega Nov y lo mejor es salir de la ciudad. Estas supuestas muestras culturales son licencia x q Los HHPPSS de CTG de todos los estratos salgan a jodder con sus buscapies, agua, huevos podridos ect . Aqui NO HAY CULTURA. Que muestra de cultura ni q Carajo! A este carnaval no viene nadie de afuera. Y si lo hace no vuelve mas. LAs fiestas de NOV son una verguenza!