Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - [object Object] - N/A

Inundaciones y 4%

Al caer la tarde de ayer se oficializó el incremento del 4% en el salario mínimo, casi al mismo tiempo en que se anunciaban otros incrementos en el gasto diario de los colombianos, y los empresarios volvían a quejarse de la imposibilidad de crear empleo.

Es importante discutir las implicaciones de este incremento adicional, aunque la verdadera discusión debería centrarse en la capacidad de adquirir la canasta básica de bienes y servicios que tiene gran parte de la población que gana el mínimo.

En el intercambio de argumentos sobre las implicaciones en los indicadores macroeconómicos de un aumento de salarios del 4%, se ha dejado de lado una circunstancia que tendrá influencia enorme sobre la calidad de vida y la superación de la pobreza: una parte grande del país está devastado por el invierno y su reconstrucción será larga y costosa.

No queda duda de que el Gobierno del presidente Santos reaccionó muy rápidamente a los estragos del invierno en todo el territorio nacional, destinando recursos elevados para las ayudas sociales de emergencia y para las obras inmediatas, que han impedido que la situación se agrave.

En ese sentido, los estragos del invierno tendrán consecuencias benéficas al ayudar a impulsar la dinámica económica de las regiones afectadas, pues habrá dinero para construir infraestructura que se necesita hace años, y la única precaución que deberá tener el Gobierno es que los puentes, las carreteras, los sistemas de riego y demás proyectos de envergadura que se adelanten, se hagan bien y sin que la mano oscura de la corrupción intervenga.

Esas obras generarán cierto número de empleos, ojalá muchos, con lo cual la queja principal de los empresarios por el aumento del 4% en el salario mínimo perderá mucho de su peso.

En el caso de la Costa Caribe, la emergencia invernal dejó clara la convicción de que es urgente empezar dos obras trascendentales para el desarrollo económico regional y la sustentabilidad ambiental: la recuperación del río Magdalena y del Canal del Dique, pero también, de los pueblos y carreteras que devastaron entrambos.

Adicionalmente, en los próximos meses los mandatarios locales y regionales deben redondear su gestión, mientras los aspirantes a sucederlos ofrecerán el cielo y la tierra para obtener el apoyo ciudadano en las urnas, de manera que la comunidad debe estar más atenta que nunca al uso de los recursos públicos, especialmente los que se consiguieron de urgencia para atender el desastre invernal, de manera que las obras se hagan, pero sin influir en la decisión de elegir a los próximos gobernantes locales y regionales.

Más allá de las discusiones sofisticadas de macroeconomía, y de las reflexiones laborales profundas sobre el salario mínimo, debemos ser conscientes de que el gran enemigo de Colombia es la corrupción y que hasta ahora el Estado ha sido incapaz de combatirla.

Ahora más que nunca, los colombianos debemos involucrarnos en la defensa de los recursos públicos, pues ya no se trata sólo de asegurar las obras de desarrollo que siempre hemos requerido y anhelado, sino además, de reconstruir una buena parte del país y de las vidas de su gente, que sufrieron el azote de las inundaciones y los deslizamientos producto del invierno.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Dice un adagio popular que la

Dice un adagio popular que la voz del pueblo es la voz de Dios... sin embargo, a grandes problemas y retos, grandes hombres y mujeres para su solución. A muchos nos sobrecoje el temor de una hecatombe por la malversación de recursos a los damnificados. Deberíamos dejar de lado la democracia en las futuras elecciones, y en las regiones devastadas colocar "Verdaderas Gerencias", encabezadas por líderes incorruptibles y apoyadas por los entes de control y vigilancia que bien administren la reconstrucción de la costa: Gran oportunidad nos pone el destino.

¿Porqué les duele tanto a los

¿Porqué les duele tanto a los empresarios este reajuste que oportunamente hizo el Gobierno Nacional, siendo que en términos de valor significa un costo adicional de $156.56 por dia por cada empleado? Es una cifra irrisoria ya que para el trabajador en salario representa $103.oo dia, es decir $3.090.oo al mes que no se compara con el alto costo de la canasta familiar. El que mas tiene no quiere compartir el mas mínimo centavo con el que no tiene nada. Me imagino que el de la ANDI este 4% no lo está dejando dormir.

Señor presidente por favor

Señor presidente por favor esto del aumento del salario mínimo y las alza de la canasta familiar y las alza de las demás cosas no es un problema resuelto si la vida así es más difícil con esto quedara aun más difícil por otro lado Como ciudadanos debemos estar pendiente que la corrupción no intervenga en la reconstrucción de los departamentos para que se pueda hacer una buena labor en los desastres que dejo la ola invernal te recomiendo leer esta noticia http://goo.gl/RMTYn

La verdad es que no entiendo

La verdad es que no entiendo por que los empresarios se quejan tanto por el incremento del salario, si a ellos ni los empobrecen ni lo enriquecen. Nosotros la clase trabajadora somos los mas necesitados y aunque no represente mucho dinero, poquito o mucho nos alcanza para algo. Ahora, asi como incrementan los precios de la canasta familiar por que no incrementar el salario "SERIA LO JUSTO" no lo creen. ellos si pueden hacerlo para beneficiarse y nosotro no. como dice el dicho: OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE.