Indicadores económicos
2017-11-21

Dólar (TRM)
$3.011,32
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.547,63
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$56,09

Estado del tiempo
2017-11-21

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:05

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:57

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 6 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-11-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La crisis del fútbol

La semana pasada, los jugadores de cinco equipos que disputan el torneo del fútbol profesional colombiano amenazaron con no ir a sus partidos si los directivos de los clubes no les pagaban los salarios atrasados.

Esta es sólo una evidencia de la crisis económica enorme de casi todos los clubes profesionales colombianos y que se traduce en una disminución de la calidad técnica y en la ausencia creciente de público, completando así un círculo vicioso sin salida fácil ni rápida.
Dos de los jugadores del fútbol colombiano más representativos e históricos –Mauricio “Chicho” Serna y Óscar Córdoba, quienes brillaron en el fútbol argentino y escribieron páginas gloriosas con la Selección Colombia, acusan a los dirigentes de ser responsables de la crisis económica y deportiva profunda del fútbol en este país.
Criticaron la decisión de la Dimayor de propiciar una rebaja sustancial de los salarios de jugadores y técnicos, y de ordenar la reducción de los planteles de 30 a 26 futbolistas, argumentando que no se pueden reducir los costos perjudicando a los protagonistas del espectáculo.
“Hay personas en la Dimayor que se adueñaron del poder y no lo quieren soltar”, afirmó “Chicho” Serna en una entrevista concedida a un periódico bogotano.
Es inaudito, como lo denunció también Serna el martes de la semana pasada, que la Dimayor no tenga en cuenta a la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro), al decidir sobre la estabilidad, remuneración y contratación de los jugadores, y antes por el contrario, se le impida participar en esas deliberaciones.
Es absurda la situación del fútbol colombiano, pues los clubes incumplen con el pago de los salarios a sus jugadores y técnicos, que ya fueron rebajados, y que sin embargo, digan con desfachatez que los problemas se originan en los salarios altos de técnicos y futbolistas.
A pesar de la gravedad de la crisis, la Federación Colombiana de Fútbol ha sido indiferente, y el director de Coldeportes sólo se ha limitado a proferir amenazas grandilocuentes de intervenir el fútbol profesional, de las cuales deben reírse a mandíbula batiente los dueños de los clubes.
Esta discusión podría zanjarse, si los clubes profesionales le dieran a su gestión una dosis de transparencia, y se hiciera una veeduría a sus ingresos por taquilla, publicidad y venta de elementos con la imagen de sus equipos, y la forma como se gastan.
En el caso del Real Cartagena, esta información no sólo sería un acto de buena voluntad de los dueños, sino una obligación, ya que siendo el Distrito de Cartagena uno de sus accionistas, el ejercicio presupuestal adquiere la naturaleza de documento público.
Lo cierto es que de seguir así, muy pronto los clubes profesionales irán a la bancarrota y no podrán achacarle la culpa a los jugadores y técnicos, porque la remuneración –al menos la de los criollos– es vergonzosa en nuestro país.
Lo primero es que Coldeportes deje de amenazar en vano y, si bien no es necesaria la intervención inmediata, sí se requiere que revise cuidadosamente la gestión de los clubes.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese