Indicadores económicos
2017-02-27

Dólar (TRM)
$2.886,52
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,66
Euro
$3.062,30
UVR, Ayer
$244,39
UVR, Hoy
$244,48
Petróleo
US$53,99

Estado del tiempo
2017-02-27

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 18:20

Marea max.: 9 cms.

Hora: 11:30

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 33 a 42 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 2.0 a 2.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La invasión de tierras

En ciudades como Cartagena, la imagen falsa pero magnética del turismo como “El Dorado” para los desposeídos, también estimuló la inmigración no solo de la región, sino de varias partes del país, agravando este fenómeno más que en otros lugares.

La Zona Suroriental, la Suroccidental, las laderas de La Popa, las orillas de la Ciénaga de la Virgen, Policarpa, Mandela y Marlinda, entre muchos otros lugares, hoy centro de grandes masas de habitantes urbanos marginales, surgieron todos de las invasiones. Y cuando estos barrios ya no tienen más espacios, los hijos y nietos de invasores buscan nuevos horizontes, para invadirlos también. Tienen pocas posibilidades distintas de conseguir donde vivir, y saben que en muchos casos, las invasiones no solo quedarán impunes, sino que serán legalizadas después.

Recientemente, las invasiones más notorias han tenido lugar en el Cerro de Albornoz, propiedad de cementos Argos, en donde cientos de personas se tomaron un lugar destinado para pulmón de la ciudad, y no para área de expansión urbana. Aunque inicialmente las autoridades atendieron la denuncia de sus propietarios y desocuparon buena parte de este cerro, hoy es reinvadido sin que el Estado lo impida. Recientemente, también fueron invadidos predios en El Pozón, los que sí fueron desalojados.

De las invasiones urbanas se dice que hay invasores profesionales, que como en el lejano Oeste, demarcan su territorio, lo consolidan, y luego se lo venden a necesitados menos intrépidos que ellos, que prefieren pagar para no asumir los riesgos de invadir de primeros. Los invasores profesionales suelen tener sus peones de brega, que ponen la cara y arriesgan el pellejo al aparecer las autoridades.

En las goteras de Cartagena, concretamente en Turbaco, también hay un negocio próspero de invasiones, que se dice incluye funcionarios públicos, algunos matones de profesión, y testigos falsos que aseguran que quienes llegaron ayer al terreno invadido, llevan allí más de veinte años. Ese cartel de las invasiones funciona a sus anchas y encuentra compradores, algunos de buena fe, y otros no tanto.

También es cierto que hay propietarios de lotes que consienten “prestarle” la tierra a campesinos a cambio de que se la cuiden, sin pagarles un centavo, y luego desaparecen durante años, solo para encontrar al regresar –muchas veces con razón y con justicia- que la tierra ya no es de ellos.

El Gobierno Nacional, que anda en plan de restituir las tierras arrebatadas a los campesinos mediante la violencia, también debería investigar a estos carteles de la invasión, legalización y venta de tierra, urbanos y rurales, de los que seguramente hay muchos más en las goteras de Cartagena, restándole seguridad jurídica y personal a la economía legal de la zona.  

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

C.N. Art. 20. Se garantiza a

C.N. Art. 20. Se garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial, y la de fundar medios masivos de comunicación.

Estos son libres y tienen responsabilidad social. Se garantiza el derecho a la rectificación en condiciones de equidad. No habrá censura.

Bueno Sr. Director tal parece que para Usted la Constituciòn Nacional es LATRA MUERTA.

SEÑORES JUECES MIREN LO QUE

SEÑORES JUECES MIREN LO QUE DICE LA CIUDAD!!!!NO PUEDEN PARAR LAS POBRAS DE TRANSCARIBE POR UNOS TIPOS QUE SON UNOS VIVIDORES Y NO TIENEN PRUENAS DE TENER CONFIANZA LEGITIMA!!!!HASTA CUANDO!!!!CUIDADO SE TIRAN TODO Y EL ESTADO NO HARA NADA!!!!Y EL CONTRATISTA MUERTO DE LA RISA!!!!!