Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

La otra guerra: desinformación

Que la desinformación en un método de lucha en los conflictos armados y en las batallas políticas y se ha utilizado muchas veces en Colombia es algo que todos sabemos, pero el comunicado apócrifo a nombre de las Farc el pasado viernes, aceptando por primera vez la posibilidad de abandonar las armas, tiene algunos elementos que preocupan.

Todavía no ha sido posible explicar de dónde salió y a quién le llegó primero, pero al estudiar con mayor detenimiento lo que se dice en él, resulta claro que su propósito era sembrar en la ciudadanía dos convicciones: que las Farc estaban de acuerdo con el proyecto de Ley Marco para la Paz y que el movimiento Marcha Patriótica es el brazo político de esa guerrilla.

Sin embargo, examinando un poco más el estilo y los argumentos, es evidente también que sus autores son bastante novatos en materia de propaganda como para pretender que el Gobierno y el pueblo colombiano cayeran en la trampa.

El mensaje que desmiente el comunicado, publicado en la página web del bloque Iván Ríos y Martín Caballero, consta de tres párrafos y es tan oscuro como este, no por el estilo, pues está redactado con la retórica habitual de las Farc, sino porque se limita al argumento demasiado obvio de “los verdaderos autores de estos papeles buscan generar confusión en la opinión pública".

Si consideramos que el comunicado apócrifo tenía como finalidad obstaculizar cualquier pequeño paso que conduzca a un posible diálogo de paz con las Farc, incluyendo el proyecto de ley, las reacciones no muestran que la polarización entre los defensores y los detractores de la negociación se haya intensificado.

La liberación del periodista francés, el mensaje enviado por las Farc al presidente de ese país pidiéndole apoyo para un proceso de paz y los últimos pronunciamientos verídicos de los líderes de esa guerrilla muestran que no tienen una verdadera voluntad de dialogar, y mientras sea así, la única alternativa que le queda al Gobierno es la ofensiva militar.

Un pronunciamiento de las Farc, no tan burdo ni tan ingenuo como el comunicado apócrifo, pero sí tan específico a favor de la paz, podría abrir las puertas hasta ahora cerradas, pero tendría que estar seguido de hechos concretos, como la liberación de todos los secuestrados y la suspensión de los ataques a patrullas militares y a pueblos humildes.

El problema es que dentro de las propias Farc parece no haber acuerdo al respecto, pues mientras Iván Márquez en una reciente carta a la revista Semana exalta la lucha armada y la considera más vigente que nunca, Pablo Catatumbo y Timochenko creen que la guerra puede tener fin y que es posible la solución política.

En este escenario, es previsible que se multipliquen los comunicados apócrifos –cuya difusión será instantánea gracias a internet– y tan desinformantes como la apología de algunos dirigentes políticos a la legitimidad de la lucha guerrillera “a favor del pueblo y de la justicia social”.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Desinformación por todos

Desinformación por todos lados. Mas peligrosa que la mentira y el oculta miento. OJO: son conceptos diferentes