Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La pandemia de la impunidad

Al sancionarse la Constitución de 1991, y cambiar la Justicia con la creación de organismos judiciales nuevos, se hicieron algunos reparos que a juicio de muchos juristas podían bloquear las mejoras logradas, como la congestión en los despachos y el incremento de la impunidad, entonces calculada por encima del 90 por ciento.

El Estado Social de Derecho arrancó bajo las nuevas normas y con nuevos organismos: la Fiscalía General, la Corte Constitucional, el Consejo Superior de la Judicatura, la Defensoría del Pueblo, etc. El país fundó sus expectativas nuevas en el sistema acusatorio, con el cual se rompió una tradición que no sería fácil de sortear.
Hace cinco años se complementaron los cambios con los juicios orales, y con una dinámica mayor en el procedimiento para descongestionar y para sancionar de manera ejemplar. Todo ello con modificaciones notables en el Código Penal y en el Procesal, especialmente en términos y competencias. A la jurisdicción se la dotaba así para que fuera rápida y eficiente.
Lamentablemente, hay desenfrenos que le marcan otras señas a la impunidad en los delitos más graves y con penas más severas. Primero fue la ley de Justicia y Paz, promovida para el bien, pero convertida en carnaval, y, después, la truculencia de los falsos positivos.
Con la aplicación de Justicia y Paz, los testimonios resultaron un negocio novedoso y productivo, gracias al pago de las retractaciones si no prospera la exigencia previa de un reo con ganas de inculpar a alguien. Ya las excarcelaciones por los falsos positivos repugnan por su pestilencia.
¿Reformar las normas sin depurar la calidad de los funcionarios basta para reducir la impunidad y desafiar a una sociedad en la que sus jueces premian a los victimarios y ofenden a las víctimas? ¿Por qué los responsables de la política criminal no reaccionaron cuando se fijó el término de noventa días para pasar a juicio las investigaciones por los delitos atroces? ¿Por qué los criminales en Cartagena matan, los captura la Policía y los liberan para que vuelvan a matar?
Se derrumbará el país si la venta de testimonios y retractaciones, y el carrusel del vencimiento de los términos, continúan distribuyendo impunidad un día tras otro. No nos quejaríamos con derecho si la Corte Penal Internacional resuelve suplir la tarea de nuestra Justicia asumiendo los casos de lesa humanidad. Ni aquí, nosotros, si se nos desploma el turismo, sabiendo que sujetos como “El Tuerto” convierten en profesión el deporte de los noventa días para matar enfermeras.
No hay mejor estímulo para el sicariato que el vencimiento de los términos, ni mejor engrase para la extorsión y el chantaje que la ley de Justicia y Paz. No se verán los frutos de la formación judicial de jueces y magistrados, ni de la reorganización del mapa judicial, ni de los concursos para proveer los cargos, mientras el delito constituya un modus vivendi de los delincuentes con respaldo en la misma ley.
Se enseñoreó tanto el desprecio por la vida, honra y bienes de los ciudadanos, que en Colombia le torcimos el cuello al apotegma según el cual “la ley es más inteligente que el legislador”.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Los jueces pasan haciendo

Los jueces pasan haciendo cursos, simposios , seminarios , el resto del tiempo lo gastan dictando clases en universidades privadas , eso sin contar de que todas las semanas hay un homenaje a cualesquier magistrado de una de las llamadas altas cortes . En esas circunstancias en que momento pueden hacer su trabajo

PANDEMIA: expresión que

PANDEMIA:
expresión que significa enfermedad de todo un pueblo, pero ésta solo aqueja a una clase dirigente, la que representa la justicia en nuestro país, la que adolece de defectos y cualidades, errores y aciertos, y en la que hay justos y pecadores.
Para que una enfermedad pueda denominarse pandemia, ésta debe tener un alto grado de infectabilidad, mortalidad y un fácil traslado de un sector geográfico a otro.
http://es.wikipedia.org/wiki/Pandemia

Será cierto lo que se comenta

Será cierto lo que se comenta en las calles de que existen unos jueces que son los "preferidos" de los delincuentes para que lleven sus casos? Si eso es cierto, la comunidad cartagenera debe conocer sus nombres.