Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La prudencia que hace sabios

Durante navidad y fin de año, una especie de frenesí se apodera de la gente, que se siente más relajada, alegre y confiada, a veces hasta el extremo de la imprudencia.

Como es una época festiva y de alegría intensa, una de las primeras manifestaciones de imprudencia la dan los conductores después de tomar alcohol, a pesar de que las estadísticas muestran sus consecuencias en muertos y lisiados de por vida.

También es habitual el uso irresponsable de la pólvora y la tolerancia con que la manipulen los niños, lo que volvió a causar menores quemados o mutilados, después de varios años de reducirse el número de casos.

La imprudencia también es palpable en los sitios de concentración de gente, como centros comerciales, playas o lugares de espectáculos, preferidos por los atracadores para asaltar a los desprevenidos y quitarles dinero o joyas.

La prudencia, que debe ser cotidiana en toda época, en la temporada navideña debe practicarse con mayor intensidad, teniendo en cuenta aspectos que parecen obvios, pero que en esta época pueden omitirse más fácilmente por la relajación festiva.

Lo primero es, por supuesto, no manejar cuando se haya tomado trago. En este punto no hay un mínimo de licor que sea confiable, además de que la Policía usa cada vez más sus alcoholímetros. Es mejor evitar accidentes y multas.

No hay que estresarse manejando, a pesar de las provocaciones. Hay que entender que son inevitables los embotellamientos de tráfico y la ira nada soluciona. Tampoco hay que andar acelerados, como si las calles fueran una pista de carreras, y querer ganar tiempo ejecutando maniobras peligrosas, como intentar pasar por un espacio demasiado pequeño.

No hay motivo que justifique circular a toda velocidad, ni por llegar a una tienda antes de que cierre o a un compromiso social. Planifiquemos con tiempo y siempre salgamos con más anticipación.

Cada uno de nosotros debe convertirse en guardián de la seguridad de nuestros familiares o amigos, impidiendo que manejen borrachos, ayudándoles a tomar un taxi, y en caso extremo de terquedad, llamar a un policía de tránsito.

Como peatones, también tenemos que cumplir las normas. Utilicemos las aceras, caminemos con calma, crucemos las avenidas por las cebras, esperando que el semáforo esté en verde y no llevemos niños a realizar compras en sitios congestionados.

Finalmente dos recomendaciones prudentes. Primera, es preferible cambiar la pólvora por actividades más sanas o dejarla en manos de expertos. Segunda, no dé papaya para que los antisociales lo despojen de sus pertenencias, tenga cuidado y acuda a la Policía.

Como dice la novena navideña, la mejor muestra de sabiduría es el comportamiento prudente, especialmente en estos días. Goce las fiestas, pero sin abusar.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese