Indicadores económicos
2017-08-18

Dólar (TRM)
$2.980,03
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.485,74
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,75
Petróleo
US$47,09

Estado del tiempo
2017-08-18

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 03:35

Marea max.: 31 cms.

Hora: 20:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 14 a 28 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-08-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La seguridad de Cartagena

Colombia se hace una especie de examen de conciencia acerca del estado de la seguridad durante los últimos 5 meses debido al aumento en la actividad de la guerrilla de las Farc; el auge de vertientes diversas de la criminalidad, las Bacrim, asociadas al narcotráfico; y la delincuencia común, de la cual también hay muchas modalidades: raponazos, peleas entre pandillas, fleteos, asalto a negocios y saqueo de residencias.

Todas se entrecruzan con mayor o menor incidencia en las ciudades y en el campo. Aunque no se puede decir que hay formas de violencia exclusivamente urbanas y otras exclusivamente rurales, es obvio que unos tipos de delincuencia son más comunes en las ciudades y otras en el campo.

La violencia urbana “nativa” nace en las barriadas más pobres y se desparrama hacia el resto de la ciudad. El auge de las motocicletas permite que la delincuencia tenga una movilidad extraordinaria por las mejores y peores calles de la ciudad y la multiplicación del mototaxismo ha hecho que los bandidos se camuflen con facilidad en el enjambre de motos que atormenta a la ciudad.

Luego está la violencia “importada” de las diversas Bacrim, asentadas en toda la ciudad, donde extorsionan a los tenderos más humildes y también se atreven a intentarlo con algunos de los comerciantes más prósperos, especialmente en los entornos donde hay muchos almacenes y mucha gente, permitiéndoles camuflarse, aparecer y desaparecer con agilidad. Estas bandas suelen competir unas con otras por el control del territorio, por lo que sus miembros se asesinan entre sí.

Desde las cárceles, donde se “alojan” muchos de estos bandidos capturados, extorsionan casi a diario, usualmente por interés individual y no por las bandas criminales con las que los extorsionistas asustan a los extorsionados. Estos “empresarios” del crimen tienen a parientes y amigos para cobrar sus vacunas. A pesar de que esta forma de extorsión es conocida por el Gobierno y por el Inpec, se sigue dando con una facilidad enorme.

La inseguridad rural se parece a la de las ciudades, aunque el énfasis de la delincuencia aquí –además de dominar los pueblos a punta de terror- es asegurar los corredores de movilidad para exportar drogas. La delincuencia común no prolifera demasiado, más allá de los robos en cultivos, y de una que otra res.

Es inaudito que poblaciones que son dormitorios de Cartagena –como Turbaco, Turbana y Arjona- tengan tan pocos policías, para no hablar de las carencias de los Montes de María. A pesar de ser diligentes, no alcanzan a saturar su jurisdicción, facilitando que operen bandas de delincuentes que “trabajan” en la ciudad y se esconden allí.

La seguridad de Cartagena depende de que a la Policía Metropolitana y demás organismos estatales de la ley y el orden los doten muy bien, pero si las áreas rurales aledañas no las saturan con operaciones de inteligencia y de represión oportuna, Cartagena siempre estará amenazada.

La defensa más importante de esta ciudad depende de tener un campo sano y seguro.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Doctor Luis Carlos Restrepo:

Doctor Luis Carlos Restrepo: Aprenda a mirar de frente, a la cámara, cuando de sus flamantes razones, que no son declaraciones. Ustedes manipularon a la opinion publica durante ocho años y el balance, sin ser malo, no es tan favorable como ustedes creen. El gobierno del doctor Juan Manuel Santos, se muestra honesto, prudente, conciliador, con clase, sin el fariseismo de los consejos comunales, autenticamente trabajador, dejenlo trabajar por el bien del País. Son ustedes los irresponsables que promueven el clima de "inseguridad", y de inconformismo en las fuerzas militares. Usted, como psiquiatra debería saber del complejo de inferioridad (y conste que no dije de castración) que padece el expresidente Uribe y su más próximo séquito de adoradores. Ayudelos, si es que puede.

No hay que olvidar señor

No hay que olvidar señor editorialista que la inoperancia de la policia asi como sus vinculos en ocasiones con el mundo del hampa,propician el crecimiento de la inseguridad en nuestra ciudad.
A diario leemos noticias que dan cuenta de actuaciones delictivas de miembros de la institución policiva y los rumores de otros que patrocinan el delito y no obstante los vientos que soplan sobre esta convivencia macabra,la institución no toma las medidas del caso.