Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La sequía que crece

Ayer el Ideam lanzó una alarma nacional de sequía como consecuencia del “Fenómeno del Niño”, advirtiendo que a partir de octubre se intensificará el verano hasta el primer trimestre de 2010. En el departamento de Bolívar, el Ideam menciona específicamente a Cartagena y Santa Rosa de Lima como sitios que se afectarán con la falta de lluvias.

El del Niño no es un fenómeno nuevo y ya lo habíamos sentido varias veces en el Caribe. Sin embargo, nadie recuerda a un Niño tan seco ni tan dañino como este de 2009. En algunos lugares de Turbaco, por ejemplo, hay árboles de coco –ese campeón emblemático del trópico- muriéndose por la sequía. Recordemos que los cocos aguantan muy bien seis meses de verano, siempre y cuando les llueva razonablemente los otros seis.
En pleno agosto, las zonas rurales con carreteras destapadas están llenas de polvo, como si se tratase de marzo. Hay árboles que deberían estar vestidos, que ahora botan sus hojas, como si fuese enero. El tiempo está trastocado.
Los campesinos bolivarenses se han quedado con los crespos hechos esperando que llueva para sembrar sus cultivos de pancoger, y no hay maíz ni yuca viva en muchos lugares que normalmente se desbordan con estas plantas en esta época del año. Así que además del mal que la sequía le hace a la naturaleza, el país se tendrá que preparar para atajar la hambruna en muchos lugares.
En el caso particular de Cartagena, el Distrito tendrá que estar muy alerta para que sus tomas de agua en el Canal del Dique no se vean afectadas, y seguramente Acuacar tendrá que hacer algunas canalizaciones para llevar el agua a las motobombas que la envían al acueducto de la ciudad y a algunos regionales.
Cuando en esta época normalmente nos estamos preparando para conjurar los efectos de las inundaciones en los barrios marginales, tenemos que comenzar a pensar en cómo prepararnos para la sequía y sus efectos.
Siempre nos ha preocupado el desaprovechamiento casi criminal de las aguas del Canal del Dique para irrigar las tierras agrícolas y ganaderas aledañas, que en un año como este sería una bendición, y en todos los veranos normales también. La falta de agua todo el año es la única limitación verdadera del agro en el caribe colombiano. Si la tuviéramos, seríamos un emporio agrícola y tendríamos un superávit de alimentos de la canasta familiar durante todo el año.
Las ciudades como Cartagena tendrán que comenzar a pensar en cómo paliar la situación. Una manera obvia es estimular un incremento drástico de los patios productivos en toda la ciudad, que son unidades eficientes y que usan el agua racionalmente. También debería cuidarse el Distrito –ahora con más razón- de arborizar los parques con especies que no aguanten la falta de agua.
Sobre todo, esta sequía debería servir para aprender cómo manejar mejor las que se puedan presentar en el futuro.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese