Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

La varada del puerto

El puerto de Cartagena tiene varias amenazas, entre ellas el Canal del Dique, cuyas obras siguen demoradas por una y otra razón, como si espíritus perversos metieran la mano. Mientras tanto, sigue entrando sedimento a la bahía de Cartagena las 24 horas del día, 365 días al año. A este paso, muy pronto no habrá bahía navegable.



El “soncontrón” más reciente contra los ya 55 muelles privados de Cartagena, es decir, el alma comercial de la ciudad portuaria, es –en esencia- que el dragado del nuevo canal del Varadero está varado porque hay intereses poderosos que se le oponen. Este canal no es un embeleco, sino una necesidad para que los trancones que conocemos en tierra no se trasladen a la bahía, que ya tiene atrasos en la entrada y salida de barcos.

Según la veterana compañía Moffatt & Nichols, que corroboró lo que cualquier tonto puede notar si se parara en la playa de Bocachica, a la bahía no le alcanza con un solo canal navegable, sino que necesita, por decirlo así, una doble calzada: un canal de entrada y otro de salida.

Esta doble vía tiene que tener 19,5 metros de profundidad y 477 metros de ancho, o puede haber dos canales separados, cada uno con la misma profundidad y un ancho mínimo de 200 metros.

Esta última es la situación prevista para Cartagena, entendiéndose que Varadero manejaría los barcos más grandes y de mayor calado, y Bocachica de quedaría con sus 15,25 metros de profundidad para los barcos menores. Con organización, estos dos canales le servirían bien al puerto durante muchísimos años sin trancones.

Recientemente -¡y por fortuna!- el contralmirante Ernesto Durán, director de la Dimar, sacó un conejo de su gorra al anunciar que el canal de Bocachica, cuyo límite de profundidad se había establecido en 15,25 metros, se podría dragar hasta 19,5 metros y ya tendríamos al menos uno de los canales que necesitamos mientras se resuelven los problemas para dragar Varadero, el otro “carril” indispensable.

Esta solución no evitaría el trancón de barcos dentro y fuera de la bahía, pero por lo menos permitiría entrar y salir a los barcos de 12.000 contenedores y mayores, ya anunciados para recalar en la ciudad y que hoy no tienen cómo entrar.

Dimar, sin embargo, que se apoya en el CIOH (Centro de Investigaciones Oceánicas e Hidrológicas) no ha dado mayores detalles técnicos de la intervención en Bocachica, o al menos no los ha hecho públicos, lo que esperamos ocurra cuanto antes.

Bocachica necesitaría protección especial para que el oleaje de los barcos no erosione las bases de los fuertes, y para que el talud del canal no se derrumbe, lo que podría llevar los monumentos al fondo del mar.

Menos mal que el presidente Juan Manuel Santos estará hoy en la ciudad para que se entere del problema de primera mano y le dé el impulso requerido para solucionarlo de inmediato.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

La bahia de Cartagena

La bahia de Cartagena la,acabaron el sedimento del,canal del Dique y las sociedades portuarias con sus ampliaciones abusivas rellenandola con la complacencia de la capitania de puertos y caer dique.

PRIMERO. La bahía de

PRIMERO. La bahía de Cartagena no está acabada, basta verla. Esas afirmaciones hacen carrera y terminan clavadas en la mente, en el imaginario del poblador y quedan como verdades. La ciudad debe definir unos proyectos que no deben depender del alcalde de turno, de los grupos políticos, etc. Esos proyectos deben ser de ciudad. De todos y todas como diría Piedad. Deben ser propósitos colectivos. Lo que no funciona en Cartagena es lo público. Por tanto ese es el primer paso. ¡Qué funcione¡ ¿Cuántos buenos alcaldes ha tenido la ciudad en los últimos cien años? ¡Ninguno! ¿Aceptables? Tal vez unos cinco. Malos y pésimos el resto. ¡Hay que rescatar lo público! Mientras surgen otros liderazgos hay que votar por el menos ‘pior’. El voto en blanco ganador aplaza indefinidamente pero no resuelve. Hay que definir unos proyectos para Cartagena inaplazables.

SEGUNDO. Aquí algunos: 1.

SEGUNDO. Aquí algunos: 1. Ampliación plantas de tratamiento del acueducto. Definir la conveniencia o no del acueducto en la vía del mar. 2. Erradicar la extrema pobreza (hoy en 5.9) a cero, y la pobreza al 10% (hoy en 32,7) en los próximos diez años. 3. Recuperación de los asentamientos de miseria con proyectos de vivienda incluidos procesos autogestionarios. 4. Erradicación del mercado de Bazurto. 5. Sacar toda la administración pública, juzgados, notarías, universidades y similares del Centro histórico y recuperarlo. 6. Cero viviendas en cerro La Popa.

TERCERO. 7. Traslado Base

TERCERO. 7. Traslado Base Naval, puente Cartagena Tierrabomba, túnel Castillogrande -Manga. Recuperación de malla vial y pavimentación de todas las calles de la ciudad. Tumbar puente de los ‘García’ y recuperar puente Heredia. 8. ‘Mercadear’ la ciudad para atraer nuevas industrias. Ciudad bilingüe y digital, aumentada calidad educación. Optimizar centros de salud, reorganización de playas, recuperación del espacio público. Acabar con los factores que afectan la movilidad, concluir Transcaribe y agregar el modo acuático. 8. Plan de drenajes y control de mareas. 9. Canal del Dique y de varadero, ¡ya! 10. Proceso de arborización masiva con participación de todos los pobladores. Hay que definir estas prioridades y buscar los recursos. Que lo público funcione con eficiencia, velocidad y transparencia. Estos puntos son discutibles y faltaran otros, pero hay que pasar de la lloradera, de la quejadera eterna, a la ejecución de las obras.