Indicadores económicos
2017-10-16

Dólar (TRM)
$2.932,05
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.462,75
UVR, Ayer
$251,96
UVR, Hoy
$251,97
Petróleo
US$51,45

Estado del tiempo
2017-10-17

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 03:18

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Las basuras de la falta de civismo

“Nuestro esfuerzo se está perdiendo por el desaseo de los cartageneros, así que una labor educativa debe ser la acción inmediata y más apremiante que debemos tomar, ya que sin ella todo el trabajo que desarrollamos noche tras noche, quedará siempre en el desaseo de la mañana siguiente”, dijo hace casi 30 años a El Universal el entonces gerente de las Empresas Públicas Municipales, Enrique Zurek Meza, quejándose porque la gente no colaboraba para reducir el creciente desaseo que reinaba en la ciudad.

Estas palabras cobran y seguirán cobrando vigencia en una ciudad donde las basuras son otro gran problema, pese a que las empresas encargadas del servicio de recolección están cumpliendo con sus obligaciones.

La falta de cultura ciudadana y algunas condiciones para recogida y barrido de calles contempladas en los contratos de concesión hacen que con mucha frecuencia, numerosas calles y avenidas de Cartagena muestren un panorama desagradable de montones de basuras que no sólo afean el entorno de una ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad, sino que ponen en entredicho la buena educación, el sentido de ciudadanía activa y, por supuesto, el ejercicio de la autoridad, para lograr cambiar estas costumbres de trasgresión egoísta.

En las rejillas de los desagües pluviales que aún sobreviven en los alrededores de La Matuna, cuando llueve profusamente, hay un espectáculo desagradable de podredumbre, una muestra de la falta de cultura de los ciudadanos, quienes día tras día se han acostumbrado a arrojar a las calles y avenidas vasos y bolsas plásticas, cuyo origen, casi en su totalidad, viene de los cientos de vendedores ambulantes que persisten en usufructuar ilegalmente el espacio público, y que taponan el flujo de agua.

Por fortuna, y más por el esfuerzo del Distrito que por la colaboración de la comunidad, los canales más grandes que atraviesan barrios populosos se han mantenido limpios, de manera que no sigan siendo una amenaza de inundaciones, que padecían esos sectores. Cardique, sin embargo, sigue en mora de limpiar los que le corresponden en Mamonal.

Se han realizado campañas cívicas innumerables para que la gente se acostumbre a botar la basura en los sitios adecuados para ello, pero es evidente que no han tenido éxito, y ello se debe posiblemente a que no tienen la continuidad y la intensidad necesarias.

Persiste también en algunos lugares del Centro Histórico un problema viejo: la insuficiencia de canecas para que la gente arroje la basura que produce durante su recorrido por las calles. Eso contribuye a la proliferación de desechos en las aceras, que crecen rápidamente, originando una atmósfera de absoluto desaseo.

Como si esto fuera poco, los dueños de carretas de tracción animal convirtieron en hábito la terrible práctica de arrojar escombros en cualquier esquina o en lotes desocupados, aunque hay normas específicas para su disposición.

Ojalá en los propósitos de quienes aspiran a dirigir la ciudad esté el rescate del civismo, a la par que el ejercicio pleno de la autoridad, para lograr que por fin todos los ciudadanos se comporten en función del bienestar colectivo. 

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

El problema en el centro está

El problema en el centro está en su mayoría con las basuras y deshechos que hacen TODOS los vendedores estacionarios,no es la falta de canecas. Alli "viven" practicamente y comen y hacen sus necesidades. Esto es igual en TODAS LAS PLAYAS o en la Matuna. La ciudad turística y residencial está poblada a diario por estos vendedores a quienes NO les importa el reguero que hacen. Igual llenan de aceite los andenes cuando son bolsas de residuos con comidas, de restaurantes en todas partes.
La falta de civismo Y educación es GRAVE. Cuando se le hace el llamado de atención a algún taxista ú otro residente en la calle ,contesta: "y qué! si estoy en Cartagena ,usted ni siquiera es de aquí, vayase a su ciudad". Igual contestan algunas personas por el deshecho de los perros.
Preocupante.

La otrora ciudad más bella de

La otrora ciudad más bella de Colombia se está quedando inmersa entre la basura y la ignorancia de la gente. Da mucha rabia ver como personas sin nada de educación tiran basura a la calle, sin medir las consecuencias de esta acción, la verdad es que tampoco les interesa, lo unico que les importa es ellos mismos, por eso esta ciudad está como está, no hay cultura y tampoco es algo que les importe demasiado. A eso hay que sumarle la falta de canecas para la basura, el desorden que tiene la Alcaldía con la empresa que debe manejar las basuras en la ciudad, además de que no hay medidas drásticas para las personas que arrojen basuras a la calle. Si nos detenosmos a mirar, nos damos cuenta que los taxistas, choferes, mototaxistas, vendedores ambulantes, que ya de por si son miles, todo lo que comen o toman va para la calle, además de personas del común.