Indicadores económicos
2017-06-24

Dólar (TRM)
$3.010,68
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.363,83
UVR, Ayer
$251,06
UVR, Hoy
$251,08
Petróleo
US$43,01

Estado del tiempo
2017-06-24

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 07:07

Marea max.: -10 cms.

Hora: 11:57

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.2 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 36 ºC

Pico y placa
2017-06-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

1 - 2
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Las motivaciones del Nobel de Literatura

Hace 30 años la Academia Sueca, institución encargada de seleccionar cada año a los ganadores del Premio Nobel de Literatura, anunciaba que el galardonado ese año era el colombiano Gabriel García Márquez.

Ayer, la misma Academia anunció que este año había sido escogido el novelista chino Mo Yan, quien considera a García Márquez una de sus grandes influencias, especialmente por “Cien años de soledad”. Los críticos señalan que su viveza alucinante y fantástica recuerda mucho la exuberancia verbal del colombiano, además de que ambos son admiradores de William Faulkner.

La adjudicación del Nobel de Literatura, a diferencia de los galardones científicos, siempre ha estado matizada por las especulaciones sobre su motivación política, a tal punto que muchas omisiones imperdonables como la del argentino Jorge Luis Borges, han sido atribuidas al pensamiento político de los autores, en este caso identificándolo equivocadamente como un reaccionario de derecha.

También este año se escucharon algunas voces que pretender atribuir el premio a un mensaje de libertad enviado a la férrea y monolítica dirigencia china, aunque no puede decirse que Mo Yan sea un disidente o un crítico del gobierno comunista, como parece demostrarlo el hecho de que la televisión nacional interrumpió su programación para anunciar el reconocimiento, algo inusitado para una programación diseñada estrictamente y pocas veces modificada de su orientación a mensajes de adhesión al gobierno.

Muy distinta esta reacción oficial, a la que se produjo cuando hace dos años se otorgó el Nobel de la Paz al disidente Liu Xiaobo, en ese momento tras las rejas, lo que enfureció a los hieráticos dirigentes.

Tampoco recibieron bien el Nobel de Literatura del año 2000 a Gao Xingjian, un escritor chino exiliado en París cuyas obras metafóricas hasta el absurdo contenían críticas al gobierno comunista chino y están prohibidas en ese país.

Mo Yan tiene a su favor que su truculencia narrativa tiene como anécdotas escenas de sexo, y cuando describe temas históricos como las guerras, lo hace con tanta desmesura y tono desbocado, que es visto como un ejercicio de exageración más que una crítica política.

Cuando se ha centrado en la China contemporánea, refiriéndose a medidas gubernamentales que afectan a la gente, como la planificación familiar o la dura vida en el campo, combina la exposición de esos temas con escenas de intimidad sexual o de las formas que adopta el deseo, y sólo una de sus obras ha sido vedada en ese país, “Grandes pechos y amplias caderas”.

Es posible que los críticos del Nobel de Literatura encuentren argumentos para sustentar su tesis de que su otorgamiento tiene más propósitos políticos que artísticos, y que nos quejemos de muchos que no fueron escogidos, pero basta leer a la mayoría de los galardonados, como Rudyard Kipling, W. B. Yeats, Thoman Mann, T. S. Eliot, William Faulkner, Ernest Hemingway, Saint-John Perse, Yasunari Kawabata, Vicente Alexaindre, Pablo Neruda, García Márquez, Octavio Paz o José Saramago, para saber que es incuestionable su inclusión entre los clásicos y eternos.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Saludos, señor editorialista.

Saludos, señor editorialista. Por definición no puede haber un reaccionario de izquierda, por lo cual la expresión "reaccionario de derecha" me parece pleonástica.