Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Los menores delincuentes

Mientras en Cartagena, un grupo de pandilleros, la mayoría menores de edad, hicieron renunciar al rector de un colegio, donde también existen pandillas que atacan y roban con frecuencia, en Bogotá aumentan los casos de asesinatos cometidos por adolescentes, al punto de que ya en julio pasado se había superado el total del año 2008.

La diferencia entre un joven de 17 años y uno de 18 es muy poca en lo referente a la responsabilidad y el control de sus acciones, sin embargo, el primero puede cometer un crimen y sólo será sancionado con un máximo de 36 meses de prisión, pero el segundo deberá encarar penas más duras.
Esta suavidad en el castigo intenta proteger a los menores, cambiándoles el ambiente cruel y ponzoñoso de las cárceles por el supuesto clima restaurador de instituciones correccionales, que han demostrado ser ineficaces, si se tienen en cuenta las estadísticas de reincidencia que llevan la Policía de Infancia y Adolescencia y la Fiscalía General de la Nación.
La legislación penal más suave para los menores no sólo ha sido ineficaz en reducir los índices criminales con participación de niños y adolescentes, sino que ha permitido una cierta dosis de impunidad de las bandas de sicarios, que utilizan a los muchachos para ejecutar asesinatos, sabiendo que la ley no podrá caerles encima con todo su peso.
En Cartagena se volvieron demasiado frecuentes los asesinatos cometidos por menores, ya sea por ajustes de cuentas o enfrentamientos entre pandillas, y para ellos, la agresión no sólo está despojada de cualquier reserva ética, sino que incluso es mirada como un valor imprescindible para obtener poder en un medio hostil y violento, donde la temeridad es intensificada por el consumo de droga.
Hay quienes consideran que es preciso endurecer las penas impuestas a los menores que cometen crímenes, pero siempre estará en primer plano la tenue línea divisoria de la edad, que en últimas es sólo una referencia indicadora de una supuesta madurez y conciencia del bien y el mal.
Sin embargo, reemplazar los correccionales por las cárceles comunes, sólo lograría asegurar que estos menores tuvieran una especie de maestría criminal, cuando no sean asesinados allí, para engrosar las filas de la delincuencia.
Es preciso entonces reflexionar sobre otras formas de combatir el crimen, diferentes a bajar la imputabilidad o subir drásticamente las penas indiscriminadamente, porque el hecho es que la edad de los delincuentes sigue bajando dramáticamente y el sistema de rehabilitación resulta inútil, porque carece de recursos para actuar contundentemente.
Como en otros ámbitos, el incremento de los crímenes cometidos por menores tiene muchas causas, algunas de ellas estructurales y relacionadas con el espacio marginal en el que crecen y se forman, limitado por la pobreza y destruido por la falta de oportunidades. También influye la falta de responsabilidad de los padres en asegurar la formación adecuada de sus hijos, una misión que se abandona cada día más.
Va siendo hora de ensayar estrategias distintas y novedosas, porque a este paso, en pocos años veremos a niños de 8 años asesinando a sus compañeros o a cualquier adulto.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Señor editor, el Estado no

Señor editor, el Estado no puede declarase incompetente para reformar a los delincuentes que son condenados a pagar una pena en una cárcel para su escarmiento y posterior reinserción a la sociedad; obviamente este es el ideal y no la realidad que se vive, es allí donde se requiere revisión de las bases del sistema ético que está promoviendo, y esto para decir que los que por ley son "menores de edad" pero delinquen, sí deben pagar sus penas en las mismas condiciones de una persona "mayor de edad" según la ley.

Señor director,soy un

Señor director,soy un convencido de que en un 90% los padres son responsables de las conductas aviezas de sus hijos.
Conozco un caso en el barrio nuevo bosue,septima etapa,donde padres y otros adultos,lo mas sorprendente,expolicias,incitan a sus hijos y a otros menores a ejercer violencia contra vecinos que no gozan de las simpatias de estos señores.
La sitauciòn a llegado a instancias juridicas sin que cesen,hasta el punto que se apuesta a la ocurrencia de una tragedia para que pueda terminar.

Tiene usted razon al final de

Tiene usted razon al final de su editoria.l cuando incluye una alta cuota de responsabilidad a los padres.
En los diferentes procesos que adelantan autoridades de competencia,se deben incluir a los padres,quienes mayormente necesitan de orientaciòn y formaciòn.

Mano dura con estos

Mano dura con estos delincuentes