Indicadores económicos
2017-05-25

Dólar (TRM)
$2.905,29
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.251,89
UVR, Ayer
$250,07
UVR, Hoy
$250,11
Petróleo
US$51,36

Estado del tiempo
2017-05-25

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 06:26

Marea max.: 28 cms.

Hora: 23:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-05-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

No se trata sólo de votar

Si la sola economía –especialmente la economía de mercado– fuera suficiente para lograr condiciones sociales más equitativas y una mayor variedad de opciones para los ciudadanos, sobraría la política en la misión de garantizar y perfeccionar el desarrollo humano.

A través de la política, sin embargo, pueden corregirse las distorsiones en el equilibrio social, que produce la economía de mercado, aplicada ciega y desenfrenadamente.
Cuando la economía y la política se unen sobre sólidos principios, la democracia adquiere solidez y construye espacios adecuados de participación ciudadana, de manera que las decisiones gubernamentales se tomen, pensando siempre en el bienestar colectivo.
El primer paso para lograr esas condiciones ideales para la vida y el desarrollo de una nación como la nuestra es la gobernabilidad democrática, que nace de una interacción entre el Gobierno y los ciudadanos.
En Colombia todavía nos queda un largo camino para que esa interacción sea inherente al ejercicio de la política y de la administración pública. Hemos gastado mucho tiempo y esfuerzo en cimentar la democracia electoral, con pocos avances, y sólo en los últimos años comenzamos a preocuparnos de la democracia ciudadana.
La elección de un nuevo Congreso es la oportunidad precisa para favorecer mayores avances en materia electoral y comenzar la implantación de la democracia ciudadana.
La democracia es posible con elecciones libres y limpias, que a su vez permiten integrar cuerpos legislativos de representatividad auténtica.
Si la ciudadanía elige a los candidatos que demuestren una trayectoria de honestidad y seriedad, una lucha constante contra la corrupción y un elevado sentido de la justicia social, es posible colocar los cimientos sólidos para construir la gobernabilidad democrática.
Pero si votamos por un candidato determinado, porque nos pagó 100 mil pesos, nos ofreció un puesto en el sector público o nos prometió falsamente obras para el barrio donde vivimos, estamos contribuyendo a perpetuar la corrupción política que tanto daño le ha ocasionado a la democracia y al mejoramiento de las condiciones de vida de la gran mayoría.
Como ciudadanos, debemos exigirles a los candidatos al Congreso, en primer lugar, una hoja de vida intachable, y enseguida, un programa serio, realista y que contenga los términos específicos del contrato electoral, sin generalizaciones ni ambigüedades. Hasta ahora, han primado las frases publicitarias sobre las propuestas serias.
Debemos entender que no existen candidatos todopoderosos que nos van a resolver la vida. Lo que valen son las propuestas, los programas, no el saludo amistoso y los abrazos generosos, que reparten a diestra y siniestra porque necesitan nuestros votos.
Por eso debemos desechar tajantemente a los candidatos que exhiban pobreza programática, y que pretenden conquistar electores con enormes sonrisas y gestos hipócritas de sensibilidad social.
A quien nos pida el voto, preguntémosle si está dispuesto a publicar su declaración de renta y exijamos de él o ella, firmar un compromiso serio de rendirnos cuentas cada año.
Vender el voto por dinero o prebendas es perder la dignidad, degradarnos y convertirnos en esclavos de gente muchas veces con capacidades muy inferiores a las nuestras.
El desarrollo social no es una responsabilidad exclusiva de gobernantes y legisladores, sino de todo el conjunto de la sociedad, incluidos los ciudadanos, cuyos derechos van más allá de la facultad de elegir.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Lo felicito por el escrito,

Lo felicito por el escrito, porque resume lo que es en verdad el ejercicio democrático y la construcción de sociedad, porque señala nuestros derechos y nuestros compromisos como ciudadanos. Faltó quizás resaltar que el candidato que nos compra el voto desde ese momento está diciendo soy corrupto y me dice ignorante y tonto, porque un solo sufragio vale todo el presupusto nacional, porque un sufragio hace la diferencia y es el que decide.

Excelente editorial. Estoy

Excelente editorial. Estoy completamente de acuerdo con cada una de sus palabras!

Totalmente de acuerdo con su

Totalmente de acuerdo con su editorial. Sobre esta base es que debemos actuar. He enviado a trraves del correo electrónico a mis contactos, su escrito, porque debemos crear conciencia de nuestra responsabilidad como ciudadanos.

Excelente editorial. A veces

Excelente editorial. A veces solo se habla de la compra de voto cuando se hace con dinero en efectivo pero el que más utilizan estos políticos corruptos es el de la compra con puesto públicos. Da tristeza ver a muchos empleados públicos corriendo a conseguirles votos a estos bandidos para poder mantener su puesto de trabajo, el cual depende del político de turno. Pero soy optimista y creo que Cartagena está madurando.

No solo el ciudadano es

No solo el ciudadano es culpable de fraude, en las elecciones pasadas el voto en blanco paso a unos candidatos que los compraron en la misma registraduría; Ella sigue utilizando métodos anticuados y muy vulnerables, ¿porque no han comprado un sistema biométrico para la votación? Yo no confío sino en Cristo y eso porque no es Colombiano.

Pilas costeños, exprésate el

Pilas costeños, exprésate el 14 de marzo, por la autonomía del Caribe...dile sí al VOTO CARIBE YA!...Esta la oprtunidad para los ilustres profesionales, sindicalistas, magisterio en general, estudiantes y trabajador común...para socializar el VOTO CARIBE, acabemos con el centralismo diabólico cachaco. Es también hora de acabar con los políticos corruptos...la costa caribe debe decidir. www.regioncaribe.org

POR EL PODER Y EL DINERO SE

POR EL PODER Y EL DINERO SE LLEGA A LOS EXTREMOS INESPERADOS, NINGUN POLITICO PARECE TENER LA MADUREZ HUMANA PARA JUGAR LIMPIO Y ACTUAR LIMPIAMENTE.

En cuanto al Si del voto

En cuanto al Si del voto caribe, respeto mucho cuando los caribeños decimos vamos a manajera lo nuestro, y a cabar con el centralismo. Hay que hacerce una pregunta mas conciensuda: ¿Quienes nos van a manejar lo nuestro? En Barranquilla es la parte de la región donde se maneja mas la propuesta del Si Vota Caribe. Pero los gobernantes Barranquilleros no han podido demostrar claridad en el caso de la CRA.