Indicadores económicos
2017-07-25

Dólar (TRM)
$3.023,67
Dólar, Venta
$2.860,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.521,97
UVR, Ayer
$251,55
UVR, Hoy
$251,57
Petróleo
US$46,34

Estado del tiempo
2017-07-25

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 08:06

Marea max.: 22 cms.

Hora: 00:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0 -
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

O todos en el suelo...

En días pasados, funcionarios del Gobierno Distrital se presentaron en la vivienda de una moradora del barrio Los Calamares, en aras de adelantar un operativo de restitución del espacio público.

De acuerdo con los delegados, la presunta infractora estaba violentando ese espacio al haber instalado en su terraza una reja de hierro que iba más allá de las medidas permitidas por la normativa de este tipo de construcciones.
Días antes, y en cuanto se enteró de lo que se avecinaba, la habitante se hizo acompañar de un abogado y esperó a los funcionarios con una frase apenas lógica para el lenguaje de la ilegalidad que los cartageneros estamos acostumbrados a manejar: “si tumban mi reja, tendrán que tumbársela a los demás vecinos”.
La propuesta, además de desafiante y cierta, desnudó una realidad que siempre ha estado latente, aunque las autoridades pretendan hacer creer lo contrario: en Cartagena cualquiera puede robarse el espacio público, pero la Ley actuará de acuerdo con ciertos intereses que no siempre tienen algo que ver con el bienestar general.
Desde el más rico hasta el más pobre y desde el más ilustrado hasta el más ignorante se sienten con derecho a usufructuar lo que es de todos. Los pobres, con la excusa del derecho al trabajo y a la supervivencia; y los ricos, mediante componendas “legales” que después no pueden quebrantar ni los más avezados juristas del país.
De ahí que el caso de la habitante de Los Calamares resulte una prueba contundente de que si algún día las autoridades cartageneras se decidieran seriamente a restituir el espacio público, en Cartagena no quedaría títere con cabeza, empezando por muchos de los grandes hoteles y negocios del sector turístico, pasando por los invasores de cuello blanco y terminando en los ocupantes de terrenos en donde posteriormente nacen los barrios miserables que rodean las afueras de esta capital.
Pero mientras sigan reinando la corrupción y sus dos hijas legítimas, la ilegalidad y la impunidad, cualquier ciudadano se sentirá con derecho a cerrar una calle simplemente porque necesita poner un reguero de sillas y mesas para celebrar cualquier cosa que, a la larga, no amerita irrespetar el derecho de los demás. No obstante, él defenderá su propiedad privada hasta las últimas consecuencias.
Y es posible que sus vecinos lo apoyen participando de la violación, mientras no tengan algo en contra de ese abusador del espacio público. En caso contrario, no dudarán en acudir a las autoridades para que metan en cintura a quien pone sus productos en mitad de la acera; o a esa vecina que agrandó su terraza unos metros y le instaló una reja de hierro, a costillas de la propiedad común.
Es decir, el espacio es público, pero se defiende o se explota dependiendo de intereses particulares, aunque la Ley sea más que clara en sus determinaciones. Y si para colmo, ese espacio está “vigilado” durante décadas por autoridades miopes, no cesarán los procesos y las indemnizaciones a que cada ocupante se hace acreedor por haber usurpado durante años algo que nunca compró ni heredó.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Señor redactor , porque no

Señor redactor , porque no investigan cunats , oigase bien cuantas esquinas en el barrio el Socorro se han tomado la zona verde para ampliar sus terrazas , para ampliar y construir APARTAMENTOS!!!! , tumbando arboles y demás. Por favor creen un ente investigativo

En Cartagena no se aplica la

En Cartagena no se aplica la Ley de manera uniforme. En unos casos, por intereses políticos, económicos,(como en las alcadías de Curi, Barboza, etc). Pero en la actual gestión distrital, (a pesar de sus bondades innegables) hay fuertes razgos d e populismo. No es posible que no exista una política pública eficaz para rescatar todo el espacio público tomado por pobres y ricos. Como tampoco hay una política para desmovilizar y desestimular al mototaxismo. En eso vamos muy mal.

Muy de acuerdo con el

Muy de acuerdo con el editorial. Aqui el espacio publico es de aquel que quiera tomarselo, y solo se lo quitan al tonto que no sabe defenderlo. Para la muestra, quien puede explicarme porque el kiosco al frente del palito de caucho( Frente al banco bogota, al lado de la torre del reloj) sigue alli. Si a todos los demas los quitaron, todas las casetas del muelle de los pegasos, a la gente de puerto duro, entonces que tiene de especial el kiosco del palito. Acaso es patrimonio historico. Seguro que si se busca a fondo, el dueño es alguien pudiente.