Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-11

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-11

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 01:22

Marea max.: 28 cms.

Hora: 09:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Otra manera de pasar la Navidad

De tanto repetir las fórmulas para desear felicidades en la Navidad, es evidente que a lo largo de los años desgastamos las frases, reduciéndolas a una colección de buenos deseos, incumplidos bajo el peso de tanto sufrimiento, de tanta amargura.

La época navideña es siempre propicia para reflexionar sobre los males del mundo, para manifestar preocupación por los niños pobres, explotados y abusados, para desear que se ablande el corazón de los terroristas y criminales que tanta muerte han sembrado, y para anhelar la preservación del planeta.

Pero millones de hombres y mujeres que ejercemos a diario el complicado oficio de vivir, perdemos la esperanza cuando observamos que los buenos deseos de muchos y las oraciones de algunos parecieran no tener efecto sobre esos males.

Es edificante y virtuoso clamar por el fin de las injusticias, indignarnos por tanta muerte en nuestros campos y ciudades, exigir de nuestros gobernantes honestidad y franqueza, pero ignoramos la manera de convertir esas emociones magnánimas en acciones efectivas.

¿Por qué este año no ensayamos otra manera de vivir la Navidad? ¿Por qué no convertir esas nobles pero inocuas preocupaciones en una estrategia actuante?

No está en nuestras manos acabar de repente con las guerras, los secuestros, las injusticias, los abusos, la corrupción y el dolor el mundo. Pero sí podemos contribuir a mejorar la vida cotidiana de nuestro entorno con pequeñas iniciativas de generosidad, ayudar a que se vaya consolidando la cultura de amor que necesitamos para eliminar estos flagelos.

Es inútil, y hasta hipócrita, que dediquemos nuestras oraciones a los niños abandonados o a las víctimas de la guerra, si en nuestra vida cotidiana ejercemos esa misma actitud discriminante que lanza niños a las calles y esa misma rabia irracional que mueve los espíritus de los violentos.

Más sincero y eficaz sería usar el tiempo gastado en lamentos grandilocuentes por el dolor de la humanidad, en ejercicios menos trascendentales, pero más productivos, de recuperación de valores.

Empecemos rescatando en esta Navidad el sentido de unión familiar, la cena multitudinaria que presidían los abuelos y en la que todos conversábamos sobre temas simples, mientras los niños esperaban inquietos la visita del Niño Dios. Practiquemos esta noche con ahínco la calidez de los abrazos y los cariños. Ensayemos la satisfacción de dar y con nuestros hijos compremos galletas para llevárselas a los ancianos de un asilo o a los niños enfermos de los hospitales.

Sólo practicando en la realidad  cotidiana esas bellas palabras y deseos tradicionales de Navidad podremos reducir un poco los problemas de nuestro mundo.

Esta noche, en lugar de lamentarnos frente a los televisores viendo las crónicas noticiosas de la irracionalidad y la brutalidad del hombre o de la furia irrefrenable de la naturaleza, propongámonos desplegar en nuestro barrio, con nuestros vecinos, el diálogo, la comprensión y la tolerancia.

En 2012, trabajemos por la desfragmentación de Cartagena, identificando objetivos favorables para todos. No sugerimos convertirla en homogénea ni unanimista, pero sí en una ciudad viable.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Oportuno editorial para

Oportuno editorial para momentos en que pareciese que hemos perdido el rumbo de una sana y armonica convivencia, y en donde el respeto por lo demas se desconoce. Recordemos "Nuestros derechos llegan hasta donde empiezan los de los demás". Cumplamos las normas de conducta y convivencia ciudadana, y seremos una ciudad llena de afecto para con nosotros mismos y para quienes nos visiten.