Indicadores económicos
2017-07-23

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 06:32

Marea max.: 26 cms.

Hora: 23:39

Dirección viento: Sur sureste

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Protección de mujeres es de todos

Desde el pasado jueves, en América Latina se ha conmemorado el  Día Internacional  de  la Eliminación  de  la  Violencia  contra  las  Mujeres, con un clamor para que cesen el maltrato y el abuso en todas sus formas: la violencia en el hogar, las violaciones, la trata de mujeres y niñas, la prostitución forzada, la violencia en situaciones de conflicto armado, la esclavitud sexual y el embarazo forzado.

En Cartagena, y en casi todas las capitales de Colombia, los colectivos y organizaciones de mujeres salieron a la calle con carteles de rechazo a todas las manifestaciones de violencia en su contra, en un acto de reafirmación de sus derechos inalienables y de su papel activo en todos los sectores de la sociedad.

Hace varios años, el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, dijo ante la Asamblea General que la violencia contra la mujer “es quizás la más vergonzosa violación de los derechos humanos” y añadió después que mientras continúe, “no podremos afirmar que hemos realmente avanzado hacia la igualdad, el desarrollo y la paz.”

Las mismas palabras podrían decirse hoy, y todos sentiríamos una vergüenza mayor, porque las estadísticas demuestran que en Colombia y en el mundo aumentaron los casos de agresión, sojuzgamiento, abuso y violencia contra las mujeres.

No es que la comunidad internacional no haya intentado establecer un marco legal global para castigar cualquier maltrato o abuso, porque desde la declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, adoptada por la Asamblea General de la ONU en 1993, se aprobó la Plataforma de Acción, adoptada en Beijing en 1995, y se han propuesto las medidas recomendadas por la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas en su período de sesiones de 1998.

Muchas de esas iniciativas, que exigen apoyo estatal a las organizaciones no gubernamentales que combaten la violencia contra las mujeres, chocaron muchas veces con la indiferencia de ciertas instancias oficiales, pero sobre todo, con la falta de conciencia de otros sectores de la sociedad que no luchan en la práctica para defender a las mujeres, y con los problemas que impiden la investigación criminal adecuada y la aplicación oportuna de la justicia.

En Colombia hay una modalidad de violencia antigua contra las mujeres, pero no se ha atendido con dedicación y energía: la violencia sexual en el marco del conflicto, de la que no se tiene información precisa ni estadísticas para entender sus dimensiones.

La Defensoría del Pueblo dijo ayer que las mujeres, “además de ser víctimas de las múltiples violaciones a los derechos humanos e infracciones al DIH que afectan en general a la población civil, siguen siendo víctimas de la violencia sexual como mecanismo de intimidación y control sobre sus actividades”, una aseveración que debería atenderse por encima de otras prioridades.

No hay derecho a que todos los años hagamos los mismos reclamos y la situación no varíe: es preciso que la labor creciente contra el maltrato a las mujeres encuentre eco en el resto de la sociedad.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Ese es el legado que

Ese es el legado que dejaremos a nuestros hijos y nietos, a tomar conciencia desde ya, NO AL MALTRATO CONTRA LA MUJER.