Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Se requiere una solidaridad caudalosa

La ciudad está en una ebullición caritativa que ojalá se expanda y perdure. Aunque es indispensable ayudar a soliviantar el hambre, la sed y el frío de los expulsados por las crecientes en los pueblos vecinos a Cartagena y en los lejanos también, lo peor está por venir.



Apenas pasen las inundaciones, la tragedia humana y social alcanzará a sus víctimas, ahora ocupadas en salvar el pellejo. Esta vez no se trata de esperar a que baje el agua para volver a ocupar las casas, ni de pintarlas como si nada hubiese pasado, y ni siquiera de reconstruirlas con más altura, sino de ver a dónde se trasladarán los pueblos para que otra creciente no los arrase de nuevo, y también, para que el desarraigo no termine alienando a sus moradores.

Si alguien se hubiese atrevido a sugerir que era posible que cayera tanta agua a la vez, en tantos lugares distintos, con seguridad lo habrían tildado de loco. Pero pasó lo impensable, el mundo que nos rodea ya tiene otras dimensiones, y cuando baje el agua, no volverá a ser como era.

Quizá por primera vez desde que Álvaro Uribe la pusiera en boga, la palabra “hecatombe”, malbaratada por la vanidad política, encontró su medida en las inundaciones de Colombia, especialmente en las de la Costa Caribe. En adelante, la “sabiduría común” tendrá que ser reemplazada por una de proporción geométricamente superior, y las ingenierías hidráulica y vial tendrán que reajustar sus paradigmas.

Todo lo anterior quiere decir que el dinero que se necesita también se acrecentó en proporciones maltusianas y -¡claro!- los presupuestos tendrán que robustecerse muchísimo más, aunque quizá el Estado colombiano nunca ha tenido los apremios de hoy, porque la calamidad social es mayor que nunca; y la infraestructura vial del país, que ya era mala, colapsó y no bastará sólo con repararla, sino con elevar sus especificaciones.

Así que mientras el Estado planifica y consigue financiación, buena parte del alivio de la emergencia social inmediata tendrá que venir de la solidaridad de la ciudadanía, y ya se ven muchas muestras espontáneas de su generosidad.

En Cartagena hay grupos de señoras que llevaron dos camiones con objetos de primera necesidad a Calamar ayer y se aprestan a volver a otros sitios; habrá una fiesta en El Campito, en Bocagrande, a beneficio de los damnificados; el Centro de Convenciones planea un evento musical con el mismo objetivo; la Cámara de Comercio de Cartagena organiza otro evento para recaudar fondos; Pastoral Social, de la Iglesia Católica, tiene una organización formidable que abarca el Departamento; Colombia Humanitaria recoge donaciones en todo el país; y con seguridad hay muchas otras personas y organizaciones trabajando en la misma dirección.

Es importante donar dinero y objetos pertinentes, pero a través de entidades reconocidas y confiables, para tener la certeza de que las donaciones llegarán a quienes más las necesitan. También es indispensable que los objetos que se donen sean los que la gente damnificada de Bolívar requiere con mayor apremio.

 



 

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese