Indicadores económicos
2017-11-20

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Un ciudadano meritorio

Se extinguió la existencia de Fabio Morón Díaz, pero deja un luminoso rastro en los distintos aspectos de la vida a los que dedicó su brillante mentalidad.

Desde las épocas de estudiante de Derecho en la Universidad Nacional de Colombia inició en este diario, que luego dirigiera con acierto, su ejercicio periodístico. La mesura en sus juicios y la firmeza a los ideales de su Partido Liberal fueron sus distintivos. Desde luego, ese ejercicio no podía ser ajeno a la actividad política y por ello pronto participó en batallas electorales que le permitieron ocupar curul en la Asamblea del Departamento y en la Cámara de Representantes.

Al lado de ello, y no como pasión secundaria, empezó una fecunda carrera como docente en la Universidad de Cartagena. La profundidad de sus lecciones, la actualidad de su información y la exposición diáfana y amable pronto le hicieron rodear del aprecio de sus estudiantes y del respeto de sus compañeros de docencia. Tales virtudes lo condujeron a su exaltación a la decanatura de la Escuela de Derecho, ejercida con singular lucimiento hasta el momento en que fue llamado a servir en la Sala Constitucional de la Corte Suprema, invitación que aceptó con resolución y coraje tras los momentos aciagos del asalto al Palacio de Justicia cuando ese desempeño era misión de alto riesgo.

Fue notable y notorio su concurso para la viabilidad de la convocatoria a una asamblea constituyente para que se cumpliera el reclamado anhelo de modificar la Constitución de 1986. Y ya en vigencia la nueva Carta de 1991, como juez de ella, durante casi un decenio, le cupo el mérito de contribuir a su interpretación cabal en innumerables fallos.

Fue en esta tarea en la que relucieron, con creces, sus acendrada formación jurídica, su sensibilidad social y su convicción de que el Estado social de derecho no era un mero enunciado literal en la Carta, sino un explícito mandato de transformar la sociedad, las acciones del Estado y las relaciones de éste con los ciudadanos para lograr un respeto pleno al derecho a una vida digna dentro de un orden justo.

Buen manejador del idioma, por un exquisito aprendizaje forjado en la ininterrumpida y devota lectura de los clásicos españoles, sus sentencias llenas de enseñanzas jurídicas se expresaron en lenguaje sencillo, claro y castizo, comprensible aún para los profanos.

Fabio Morón Díaz fue un buen ciudadano en la plenitud del vocablo. Siempre sus acciones se enmarcaron en la ley y la ética, sin que jamás se le pudiera reprochar acto alguno de su vida pública.

Por eso, cuando a sus conciudadanos nos toca la penosa tarea de aceptar que su existencia finalizó, podemos decir con justeza absoluta que Fabio Morón Díaz mereció bien de la patria, de la justicia colombiana y de Cartagena, su comarca en que nació y murió.

 

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese