Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Una revolución ciudadana

En medio de una campaña electoral llena de lugares comunes, con muchos candidatos cuestionados por haber sido vinculados a casos de corrupción, sin propuestas atractivas para los electores, tomó fuerza en España un movimiento gestado desde la propia ciudadanía, que empezó reuniendo el fin de semana pasado a miles de personas en la Puerta del Sol de Madrid, se extendió a todo el país y comienza a echar raíces en Europa y en otros lugares del mundo.

Bautizado como “Democracia real, ¡Ya!”, esta convulsión popular se consolida precisamente a una semana de las elecciones, es decir, en la recta final, cuando los candidatos y partidos se concentran en captar la atención de la ciudadanía hacia sus propuestas, que en apariencia quieren solucionar los principales problemas del país.

Su mensaje es simple, se trata de convocar la voluntad de quienes no quieren seguir siendo mercancía en manos de los politiqueros, para que lo griten indignados en la calle. Y la respuesta ha sido multitudinaria.

Como muchas otras manifestaciones populares en el mundo, el movimiento que la prensa ha bautizado 15-M, porque la primera y mayor concentración de gente ocurrió el 15 de mayo, empezó como una iniciativa gestada y fortalecida a través de las redes sociales, que demuestran nuevamente su gran capacidad de convocatoria, más rápida y eficaz que el proselitismo político tradicional.

En pocos días, se creó una página web para concentrar los mensajes principales de su causa y es allí donde apenas comienzan a estructurarse postulados ideológicos y políticos.

Por supuesto, el poder de convocatoria de las redes sociales es apenas la herramienta para canalizar un sentimiento al parecer generalizado en España, y con toda seguridad, en América Latina y otros países del mundo, de indignación y desconfianza en las instituciones y en la clase política, por considerar que han sido incapaces de solucionar los grandes problemas que afectan la vida cotidiana de la gente común: el desempleo, la corrupción y la ineficacia de los servicios que presta el sector gubernamental.

En tal contexto, que se repite en muchas regiones del planeta, no puede sorprender que la chispa se encienda de manera similar en países como Colombia, que vive una época de grandes decepciones por cuenta de los escándalos de corrupción en muchas entidades estatales que se descubren a diario.

Es posible que un grupo de jóvenes inteligentes, y con la suficiente lucidez para entender el funcionamiento de las herramientas tecnológicas como Twitter, logre la hazaña de convocar las voluntades de los ciudadanos descontentos y propicie una toma masiva de conciencia sobre la necesidad de elegir en octubre a candidatos que no tengan relación con la politiquería corrupta de siempre y que propongan trabajar con la sociedad entera en cambiar el rumbo de ciudades y departamentos para construir un futuro más justo.

La enseñanza más importante del 15-M español es, sobre todo, que un movimiento de participación política exitoso debe nacer desde un espacio horizontal, permanentemente comunicado y capaz de acción inmediata.

Es un acontecimiento que vale la pena seguir y analizar.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese