Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Mujeres agredidas se exponen a que las sigan maltratando

-A A +A
 

Las mujeres que han sido sometidas a maltratos por parte de su esposo ó compañero permanente están expuestas a seguir teniendo relaciones con hombres que las maltraten. En Cartagena, la Administración desarrolla una campaña tendiente a minimizar los casos que se presentan.

Tal argumento fue confirmado por un estudio realizado por la Facultad de Sicología de la Universidad San Buenaventura, seccional Cartagena.
La investigación se basó en cinco mujeres, cuyas edades están entre 21 y 27 años de edad, que conviven en unión libre con sus parejas desde hace varios años y con hijos, las cuales fueron asistidas en casas y comisarías de justicia de esta ciudad debido a los maltratos múltiples tanto físico, psicológicos como sexuales de las que han sido objeto.

Rechazan y gozan el maltrato

La investigación establece situaciones, tales como que muchas mujeres acuden a las comisarías de familia y demandan a sus parejas por el maltrato o por causales asociadas al mismo, pero ellas siguen viviendo con esas personas, o sea que siguen sometiéndose a ese maltrato.
Según el estudio, al denunciar, pero seguir viviendo con el “maltratador”, la víctima está gozando inconscientemente de ser maltratadas, pese a que conscientemente lo rechazan.
Según Edgar Alfonso Acuña Bermúdez, docente e investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad de San Buenaventura y líder del Grupo de Investigación en Psicoanálisis Insight, “la mujer, víctima de malos tratos por parte de su compañero o esposo, soporta ya sea pasivamente reprimiéndose o inconformemente revelándose, llegando a ser un gran factor para que ella se someta o denuncie los atropellos a los que se ve abocada”.
“El componente sadomasoquista está presente en estas relaciones ya sea mediante expresiones de irrespeto verbal o físico o ambos a la vez, en donde entra a desempeñar un papel fundamental la estructuración de su personalidad y la valoración, las expresiones de apego, rebeldía e irrespeto consigo misma y múltiples expresiones de emociones que llegan a incluir hasta la ruptura de la relación, son todas resultantes de éste fenómeno y las repercusiones psíquicas o emocionales que ello implica”.

Dejan a un maltratador y buscan otro

El estudio permitió concluir que la gran mayoría de mujeres sometidas a agresiones han buscado personas que de igual forma las maltrata, porque es una característica que van tomando y es como una manera repetitiva, constante, que parte desde su más temprana infancia.
“Por lo general son mujeres que vivieron situaciones de maltrato en su hogar y que vieron un padre maltratador y una mujer sometida y asumen a su vez la misma posición. En otras palabras son mujeres sumisas, dependientes, muy pasivas por lo general y siempre están sometidas o a expensas de esa satisfacción inconsciente del maltrato”, agrega el docente investigador.

Justifican no dejarlo
Muchas de las mujeres afectadas con agresiones justifican no dejar a su agresor. Entre las justificaciones, entre las más importantes sale a relucir el caso de los hijos.
Pese a que son maltratadas, la investigación concluyó que éstas no maltratan a sus hijos y por el contrario se refugian en ellos, como una característica de sobreprotección y generan una relación de dependencia materno- filial, de la madre con el hijo.
Según el docente, no se observa esa manera de desplazar esa agresión del marido a los hijos aun cuando hay casos en que sí se presenta.

Irresponsables en el hogar
El estudio también permitió determinar que en varios de los casos, los agresores tienden a ser personas irresponsables en cuanto a sus deberes de hogar, consumen habitualmente alcohol y las mujeres son conscientes de esas características de sus maridos, pero ellas lo niegan, lo racionalizan, lo justifican, se engañan ellas mismas para poder seguir en ese círculo vicioso de maltrato y también de satisfacción.

También en estratos altos

El estudio no solo señala que tales casos corresponden a mujeres de estratos bajos, pues también los hay en los altos, aunque en un porcentaje menor.
En los estratos 5 y 6 la solvencia y estabilidad económica y las comodidades, llevan a las mujeres maltratadas a justificar las agresiones, pero en estratos 1 y 2 no lo hacen por una factor económico, por el contrario muchas son cabezas de hogar y ellas trabajan y los maridos dependen de ellas.

Recomendaciones

Para mejorar la situación que afrontan estas mujeres, el grupo investigador de la Universidad recomienda someterse a una ayuda interdisciplinaria, con varios profesionales de la salud.
Uno de los aspectos es buscar la concientización de ellas, en el manejo de la autoestima y de la valoración, porque adolecen mucho de un auto concepto y tienen una pobre imagen de sí mismas, una debilidad en su estructura personal y ameritan un proceso de ayuda psicoterapéutica, pero de allí se pueden derivar otros trabajos de investigación.
Hay que trabajar en la prevención y actuar no solo cuando se hayan presentado las demandas o sus quejas, sino también con personas que no lo han hecho y están viviendo situaciones de maltrato en sus relaciones afectivas.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Carcel!!!!, para Jorge Gomez,

Carcel!!!!, para Jorge Gomez, presidente de la JAL del barrio als gaviotas. primero por malos manejos administrativos y segundo por maltrato infantil y violencia intrafamiliar. No mas!!!.

Este señor, tiene denuncias

Este señor, tiene denuncias en la fiscalía por maltrato infantil. La mujer se le fue con protección y amparo policivo devido a los reiterados maltratos físicos y psicologicos a los que venía siendo sometidos ella y su hijos por parte de este vandido. Las gaviotas dicen no mas!!! degenerados que abusan de los niños.

Jorge Gómez alias

Jorge Gómez alias "FÓSFORO"...

Atención moradores del barrio

Atención moradores del barrio las Gaviotas, este bandido piensa volarse con nuestra plata. Los recursos del centro recreacional el edén son de los gavioteros. Me enteré que se vuela.

De manera respetuosa hago una

De manera respetuosa hago una llamado de atención al periodista, editores y directivos del periódico, pues es una lastima que al interpretarlos resultados de una investigación sobre el maltrato contra la mujer lo que hagan es desinformar y contribuir a que aumente este problema. Medios, academia: capaciten en PERIODISMO CIENTÍFICO para tratar estos temas con rigurosidad y ética.

Por lo menos trataron de

Por lo menos trataron de corregir un poco el título aqui en la web, pero en la versión impresa... es una lastima que tantos cartageneros tuvieran que acercarce a una información que también maltrata.

un estudio con cinco (5)

un estudio con cinco (5) personas, no merece ser mencionado y menos tenido en cuenta como representativo de los habitos de una sociedad tan grandeel rigor cientifico requiere que la muestra de un estudio, sea representativa (suficiente)

el hombre que le pega a una

el hombre que le pega a una mujer, ni es hombre, ni varon, es solamente un pedazo de h.p.

y la pobre mujer que lo

y la pobre mujer que lo soporta es su alcahueta