Indicadores económicos
2018-11-16

Dólar (TRM)
$3.198,20
Dólar, Venta
$2.978,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,39
Euro
$3.615,66
UVR, Ayer
$260,19
UVR, Hoy
$260,20
Petróleo
US$66,57

Estado del tiempo
2018-11-16

marea

Marea min.: -9 cms.

Hora: 00:56

Marea max.: 14 cms.

Hora: 17:44

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.3 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-11-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El Country sufre con el flujo vehicular

“Este barrio está siendo víctima de la construcción desordenada”, se queja Andrés Carrascal, uno de los antiguos vecinos de la urbanización El Country, quien considera que la aparición de edificios por todas partes tiene al barrio abrumado.

El Country, que hace parte de la Localidad 1 de Cartagena, tiene 23 años de fundado y en él pueden encontrarse estratos del 2 al 4, cuenta con 420 viviendas y unos 1.680 habitantes.

Sus vecinos: Los Almendros, Los Calamares, la Universidad del Sinú, Britania, Buenos Aires, Parque del Country y Camagüey.

No lo rige una Junta de Acción Comunal, pero sí la “Asociación de Vecinos de El Country (Asocountry)”, organización que está preocupada por la proliferación de edificios, cuyos constructores no los dotan de parqueaderos, razón por la cual las familias que tienen vehículos los parquean en las vías.

Paralela a esa problemática está la aparición de establecimientos comerciales de todo tipo, que tampoco abren zonas de parqueo, y sus clientes no tienen inconvenientes en estacionar sus carros en las mismas vías a orillas del negocio elegido para comprar o comer.

“No quiero imaginarme --dice Carrascal-- el día que se presente un incendio o varios enfermos graves. Nos llevará el diablo, porque por aquí no pueden circular ambulancias o carros de bomberos con la velocidad que ellos usan para las emergencias”.

Los dirigentes comunales relatan que el barrio fue construido sobre lotes que vendió una empresa privada y cada propietario iba levantando su vivienda de acuerdo con sus posibilidades económicas.

Pero en las últimas décadas, esos primeros propietarios sucumbieron ante la mano inversionista y constructora que pulula por la ciudad y vendieron sus casas, en donde ahora se erigen los edificios que constituyen la preocupación de los vecinos fundadores.

Andrés Carrascal retoma el asunto de las vías para exponer que, por no existir un orden en las entradas y salidas, el barrio se ha convertido en un corredor para comunicarse con la Transversal 54 y con la Avenida El Consulado, “y eso genera otro desorden que consiste en que los carros y las motos entran por todas partes y todos creen que tener la vía. Se forman unos nudos y unas pitaderas a cualquier hora que uno por poco enloquece. Lo otro es que ese desorden a veces es aprovechado por raponeros en moto, que arrancan celulares y bolsos”.

Al respecto, los vecinos aseguran haber pedido varias veces la ayuda del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT), “pero ellos todo lo que quieren resolver con señalizaciones, cuando lo que queremos es que cojan cada calle y pongan sentido de entradas y salidas para que nadie entre o salga por donde le dé la gana”, proponen los afectados.

Sin embargo, los mismos vecinos aceptan que no todos tienen vehículo propio, de manera que las mototaxis suelen ser la salvación para un barrio que carece de una ruta propia de transporte público.

“Agregado a eso --cuenta Neyla Mendoza, presidenta de Asocountry--, algunos propietarios de lotes jamás construyeron en ellos, y ahora tenemos siete terrenos llenos de monte, basuras y escombros, que producen ratas, cucarachas y mosquitos, que invaden las casas vecinas. Los dueños no construyen, no limpian, ni encierran los lotes, a pesar de las nuestras peticiones. Y las autoridades tampoco no colaboran en ese sentido”.

OTROS PUNTOS

**El Country está considerado uno de los barrios con mayor sentido de pertenencia de la Localidad 1.

**El barrio nunca ha contado con una ruta propia de buses públicos.

**Algunas familias tienen sus carros, pero quienes no lo tienen deben servirse de las busetas que circulan por Los Calamares, o caminar hasta la Transversal 54 o hacia las avenidas El Consulado y Pedro de Heredia.

**Consideran que, en un 80%, el no hay problemas de orden público, por la buena dotación de cámaras, alarmas y presencia policial constante.

**No tiene muchos espacios recreativos. El más grande es el parque de la Casa de Justicia Localidad 1, cuya cancha de microfútbol está en malas condiciones.

**A propósito de la Casa de Justicia, los moradores se quejan del mal estado de su estructura, de los escándalos que forman los usuarios, de las parejas teniendo sexo en horas de la noche y del robo del espacio que le corresponde a ese edificio.

**Asocountry lleva un tiempo considerable pidiendo a la Universidad de Sinú que cambie el cerramiento de alambres de púa por uno más adecuado, para evitar que el monte se pase a los andenes y los peatones tengan que usar las vías, con el peligro que eso genera.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Alucinogenos

La parte trasera de la Casa de Justicia se convierte en las noches en motel, pero principalmente en punto de reunión para consumir drogas de los adictos de los barrios vecinos

deben sacar esa universidad

deben sacar esa universidad de ahí