El drama de las niñas de El Carmen continúa

18 de enero de 2015 01:38 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Mi vida ha cambiado. Dio un giro de 180 grados. No soy la misma de hace un año. Estoy enferma y los médicos no me han diagnosticado nada. Pero es evidente que mi salud se ha deteriorado. Tengo miedo. Duré varios meses sin caminar y ahora otra vez me duele la cadera, el dolor me fastidia y no me deja dormir. Los dolores en el pecho son fuertes y los de cabeza no se me quitan”, cuenta *Laura Margarita, mientras toma un poco de aire, aprieta los puños y se le humedece el rostro.

Ella y las más de 700 niñas de El Carmen de Bolívar, que desde el pasado mes de mayo empezaron a presentar síntomas relacionados con parestesia (hormigueo en las extremidades), desvanecimientos, sensación de vómito, dolor de cabeza y dificultad para respirar, se sienten angustiadas debido a que a pesar de que en la mayoría de los casos se han adherido complicaciones como la imposibilidad para caminar, alergias, problemas en la piel, pérdida de peso y desórdenes menstruales, el Instituto Nacional de Salud dio a conocer a través de los medios de comunicación, un informe en el que descarta las principales hipótesis de estas afecciones y ratifica que se trata de un problema de tipo psicológico.

“Me parece una falta de respeto que hayan anunciado los resultados del estudio por los medios de comunicación, no me parece correcto porque se supone que en este caso quien debería haberlo hecho es la Secretaría de Salud de acá. Han debido reunirnos a nosotras y a nuestros padres, que somos los afectados, para comunicarnos esto. Además nosotras sí estamos enfermas. Todo esto que tengo no es un invento. Yo no quiero estar enferma”, afirma Laura.

Laura  Margarita tiene 15 años. En mayo de 2014 empezó a sentir dolor de cabeza frecuente, sensaciones de ahogo recurrente, dolores en el pecho y molestias en las articulaciones. En varias ocasiones se ha desmayado y perdido el conocimiento. Cuando su madre se dio cuenta de que sus síntomas eran similares a los de otras niñas del pueblo, empezó a relacionar que el único factor común entre su hija y las demás niñas, era la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), que les aplicaron el pasado mes de marzo a las niñas de El Carmen de Bolívar, que se encuentran entre los 9 y los 17 años de edad y que hacen parte de los diferentes colegios del municipio (el informe dice que la edad más frecuente de vacunación estuvo entre los 9 y 11 años de edad).

Por esta razón, ella y un grupo de compañeras fueron a Bogotá para que les practicaran exámenes toxicológicos. A Julia no le salió plomo ni ningún tipo de metal en la sangre, sin embargo a otras de sus compañeras sí. Según el informe, a ninguna de las niñas se les encontró.

Cuenta la joven que hubo un momento en el que se le paralizó la pierna derecha, no caminaba bien y tenía que apoyarse en la pared o alguna superficie para no caer. Ahora, teme dejar de caminar otra vez, debido a que hay momentos en los que no aguanta el dolor en la cadera. Tiene terapia física tres veces por semana.

Su último ingreso a la clínica por estas afecciones fue el pasado 30 de diciembre. Tenía dolor en el pecho; le pusieron Tramadol, una bolsa de suero y le hicieron un electrocardiograma. Todo salió normal, lo cual contradice las declaraciones que hizo el alcalde de El Carmen de Bolívar, Francisco Vega, quien días pasados manifestó que durante el mes de diciembre el hospital no había recibido a niñas con estos episodios. Laura  también ingresó el 25 de ese mes.

Blanca Victoria Sabag, presidenta de la Organización para la Defensa de los Derechos de los Ciudadanos en El Carmen de Bolívar y de la asociación Afectados por la VPH, afirmó que “hay niñas que les han hecho quelaciones (tratamiento con el que se logra la remoción de metales pesados y disminuye la producción de productos tóxicos, como los llamados radicales libres de oxígeno, eliminándose a través de la orina) por contener metal en la sangre. Pensamos enviar un nuevo grupo para que las estudien nuevamente ya que algo que dice el INS es que las niñas no presentan plomo en su cuerpo, eso no es cierto, porque a las niñas que fueron a Bogotá les diagnosticaron metales pesados como plomo u otro tipo en su en el cuerpo. Incluso hay niñas que en el momento de hacerle los exámenes no les salió nada, pero que luego de un tiempo cuando se los repiten se evidencia que les ha aumentado el plomo”.

Reaccione del informe

“Mi hija tiene un historial clínico que la respalda y me parece de muy mal gusto lo que dice el INS. Rechazamos ese pronunciamiento, nosotros queremos claridad. No es por ignorancia, ni porque estemos en contra de las vacunas porque si así  fuera no se las pusiéramos desde que nacen. Nos molesta que nos digan ignorantes, que nosotros por falta de información no sabemos para qué sirve la vacuna. Pero también tiene que ver que hay vacunas que tienen efectos adversos”, expresó Miled Bolaños, madre de una de las niñas. 

Esta es en general la percepción que tienen los padres de las menores afectadas y el resto de la población.
Según relata Héctor Miranda Tobías, profesor de la Institución Educativa Espíritu Santo, donde se presentaron los primeros casos, la escuela no hizo ninguna fumigación en esa fecha como se sugiere en el informe del INS, el cual plantea que la psicogénesis masiva se pudo originar de este hecho. De ser así, afirma Miranda, a los niños les hubiera dado también. En esta institución hay más casos que en las otras instituciones porque la mayoría de la población es femenina.

“La enfermedad es real”

Por su parte, Diomara Fernández, confirmó que su hija estudia en un colegio privado y padece los mismos síntomas y que las demás. “Así como ella hay otras de sus compañeras que también están afectadas”.

“Primero me dijeron que estaba jugando a la ‘tabla ouija’ y ahora me dicen que lo que tengo es psicológico. Siento una impotencia. Y si es así por qué también le ha pasado a las niñas de las veredas. A ellas les tocó peor porque no tiene como transportase al hospital”, sostiene *Daniela , una de las niñas afectadas. 

“Me extraña que den ese diagnóstico. El Carmen de Bolívar no es ignorante, puede haber carencias pero no ignorancia. La enfermedad de las niñas es real. No pueden decir las primeras 26 niñas fueron a yerbateros y que a raíz de una fumigación empezaron estos síntomas. ¡Por favor! hay niñas que no pueden caminar, que tienen erupciones en la piel y que les ha cambiado la vida”, recalca Blanca Victoria.

*Nombres cambiados por seguridad de las menores.

Sobre vacuna del vph

Según Profamilia, en Colombia no se puede bajar la guardia y hay que prevenir el cáncer de cuello uterino haciendo uso de una valiosa herramienta como lo es la vacuna.

“...el 80% de las mujeres con una vida sexual activa puede tener en algún momento contacto con el virus del papiloma (…) Colombia hizo un gran esfuerzo para vacunar a sus niñas entre los 9 y los 15 años, pero después de lo ocurrido en El Carmen, el programa de evacuación pasó de una cobertura del 90 por ciento a solo el 4 por ciento”, explicó Juan Gonzalo López, gerente de Salud de Profamilia en una visita el pasado mes de diciembre a El Universal.

Por lo anterior, el especialista aclaró que “la vacuna para prevenir el cáncer de cuello uterino ha sido un avance importante para la salud y la vida de las mujeres, ya que abre la posibilidad de reducir significativamente la carga humana y económica de este tipo de cáncer y las lesiones pre-cancerosas y su eficacia de acuerdo con el Ministerio de Salud y Protección Social es del 98,2%”.

Profamilia invita a consultar al médico y al ginecólogo, vacunarse contra el VPH (virus del papiloma humano) y realizarse la citología, que sigue siendo la forma más efectiva para el diagnóstico y tratamiento temprano de esta enfermedad.
Muchas de las niñas han quedado con dificultades para mantenerse en pie. Por esta razón han dejado de asistir a la escuela y de realizar sus actividades cotidianas. La situación no ha mejorado, pero los padres evitan llevar a sus hijas al hospital porque no reciben un buen tratamiento.

528 mil  casos nuevos de cáncer de cuello uterino se presentan cada año 85% (450 mil), ocurren en países en vías de desarrollo.

266 mil mujeres mueren anualmente a causa de este cáncer.

15 porciento de la mujeres en Bolívar, jamás se han realizado una citología.
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS