El medio ambiente de Cartagena no tiene quién lo defienda

19 de abril de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Depredadores humanos sobran en Cartagena: se abusa del uso de la moto y del carro, se invaden sus reservas de agua, se producen miles de toneladas de basura y, como si fuera poco, el ruido roba la paz de los ciudadanos. Lo que sí falta, en contrapeso, es quién defienda el ambiente. Las flácidas instituciones que deberían ponerse la camiseta con el ambiente en el Distrito parecen no tener dientes para hacer lo que la ciudad necesita.

Esta dura conclusión se desprende de la calificación obtenida por la ciudad en el Índice de Progreso Social. No es un invento del estudio, así lo sienten también ambientalistas y funcionarios.

En el primer Índice de Progreso Social elaborado en Colombia por la Red de Progreso Social (a la que pertenece la Red de Ciudades Cómo Vamos), Cartagena se situó en el penúltimo lugar en una escala de 0 a 100, donde 100 representa el estado ideal. La sostenibilidad ambiental fue el componente más desfavorecedor para el Distrito en esta medición.



En la evaluación fueron incluidas las diez ciudades en las que existe un programa Cómo Vamos. De mejor a peor este fue el orden en que quedaron: Manizales, Bucaramanga, Medellín, Bogotá, Pereira, Ibagué, Barranquilla, Cali, Cartagena y Valledupar. Solo Valledupar ‘salva’ a Cartagena de ser la peor.

No todo es malo. A Cartagena le fue bien en el ítem de salud y bienestar ya que logró una reducción en morbilidad; sin embargo en el componente de sostenibilidad ambiental la ciudad salió mal librada. Este elemento tiene en cuenta factores como el ruido, la atención y prevención de desastres naturales, el uso de transporte no motorizado (bicicletas y caminatas), el uso de alternativas de transporte distintas al motorizado y el acceso a la recolección de basuras.

“En cada uno de esos indicadores, Cartagena presenta debilidades que afectan el progreso de sus ciudadanos”, asegura la coordinadora general de Cartagena Cómo Vamos, María Claudia Peñas.

LAS FALLAS

Ciénaga de La Virgen

Uno de los temas más graves es que se invadan los cuerpos de agua, no solo porque son reserva de todos los cartageneros, si no porque se está construyendo vivienda de baja calidad en ellos.

“La ciudad no se encuentra preparada o no ha demostrado la suficiente capacidad para atender eventos de la naturaleza que puedan afectar a la población. La Ciénaga de La Virgen es tal vez el cuerpo de agua más importante que tiene la ciudad. Las comunidades que viven al margen de este cuerpo de agua presentan los indicadores de calidad de vida más preocupantes, en especial la unidad comunera 6 (Varios sectores de Olaya Herrera) en donde se ha advertido desde 2007 una creciente invasión al espacio de la Ciénaga de La Virgen para construir viviendas o cambuches. Esto no es solo perjudicial para la ciénaga como tal porque la sedimenta, si no para los ciudadanos que han decidido vivir allí porque se ponen en riesgo de inundaciones sino y su salud puede verse afectada al estar en contacto con agua no apta”, explica Peñas.

Las áreas de la ciénaga más afectadas con esta situación son las que colindan con La Boquilla y varios sectores de los barrios Olaya Herrera y El Pozón. La construcción de la Vía Perimetral sirvió de freno a las invasiones sobre el cuerpo de agua en los barrios influenciados por esta estructura; sin embargo, al final de la carretera es notorio cómo las comunidades han continuado con la depredación.

¿UNA POSIBLE SOLUCIÓN?

Para frenar esta alteración, el Distrito, en cabeza de la Secretaría del Interior, ha creado un bloque interinstitucional que recupere las zonas afectadas y evite que esta mala práctica siga adelante.

“Esta administración va a dar una lucha frontal, primero en recuperación de los espacios públicos y recuperación de los cuerpos de agua. Desde la Alcaldía local de La Virgen y Turística queremos lograr que Colombia mire hacia la Ciénaga de La Virgen y para ello es necesario una recuperación integral de la ciénaga. El bloque especial que se ha creado es fundamental para lograr este objetivo. Hoy martes se hará el primer recorrido de reconocimiento para definir las acciones que se llevarán a cabo”, precisó Gregorio Rico, alcalde local.

El bloque está conformado por la secretaría de Interior, el EPA, la oficina de Espacio Público y la Alcaldía de La Virgen y Turística.

Vea el video: Invasión a la Ciénaga de La Virgen y sus consecuencias

Menos motor y más alternativas

No es un secreto que los cartageneros no son naturalmente amantes a la bicicleta, el clima de la ciudad influye mucho en esta circunstancia. Por eso incentivar el uso de medios alternativos de transporte es todo un reto. Lo primero que se debe hacer, según el análisis de Cartagena como Vamos es diseñar la infraestructura vial para que usar bicicleta, en efecto, sea atractivo.

En este sentido, es necesario arborizar la ciudad. Los corredores refrescan y hacen más estimulante el uso de las dos ruedas en una ciudad en la que la temperatura promedio se encuentra por los 30 grados.

Mucho ruido y poca acción
Cartagena presenta índices de ruido muy por encima de los permitidos por las normas ambientales. La ciudad está por encima de los 70 decibeles, según la última medición hecha en el 2010 y eso es mucho más de lo que una persona debería escuchar para tener un oído sano.

En ese cálculo, la localidad tres -en especial los barrios cercanos a la Avenida Pedro de Heredia- es el sector que más registra ruido, generalmente los fines de semana y días festivos, donde residentes suben el volumen de sus equipos de sonido.

No es solo un tema de picó. En toda la ciudad el uso constante del pito, también, contribuye a crear un ambiente auditivo contaminado.

Basuras

Cartagena es una de las ciudades que más produce residuos sólidos mensuales por habitante. De acuerdo a lo medido, cada habitante genera en promedio un kilo de desechos por día (eso suma cerca de 1000 toneladas de basura diaria), problema delicado si se tiene en cuenta que Cartagena no tiene una política pública de reciclaje en la fuente.

SIN CONCIENCIA AMBIENTAL



De acuerdo a Rafael Vergara, cartagenero ambientalista, exdirector del Establecimiento Público Ambiental (EPA) la fuente primaria del problema es la falta de cultura ciudadana y la fragmentación institucional para atender las dificultades y proteger el medio ambiente.

“Lo más delicado y quizás una de las fuentes principales del problema ambiental es el propio cartagenero que ignora que no podemos seguir con el egocentrismo. Es momento de repensar nuestra interacción con el medio ambiente y tener presente que vivimos en una ciudad con un ecosistema frágil”, comenta Vergara.

De acuerdo con él está María Angélica García, directora del EPA, quien expresa: “Falta más consciencia ambiental. Las fallas que encontramos es producto de una baja inversión durante muchísimos años y de permitir un desarrollo urbanístico de espaldas a nuestros recursos naturales. Durante años hemos venido usando los cuerpos de agua como vertederos de basuras y eso ha generado el estado actual de deterioro en que se encuentran”.

No todo es responsabilidad del ciudadano común. Tanto el ambientalista como la funcionaria consideran que la división de las competencias ambientales a manos de diferentes entidades públicas dificulta la atención integral de los problemas. Con esta división es fácil que entre unos y otros ‘se tiren la pelota’.

En Cartagena, las funciones ambientales están repartidas así: el EPA asume la competencia en el área urbana (arborización, calidad de aire y control del ruido). Cardique está a cargo del área rural; mientras tanto, el Anla (la Agencia Nacional de Licencias Ambientales) es el responsable de otorgar licencias ambientales a proyectos de gran embergadura como la exploración petrolera, por ejemplo; y la Unidad de Parques Naturales, está a cargo de la protección de las Islas del Rosario. Además hay otros temas que son de saneamiento básico y que los ciudadanos asocian con el tema ambiental, como es el caso de la recolección de basuras, que es competencia de la Oficina de Servicios Públicos de la Alcaldía.

El control de la invasiones de las zonas de bajamar y otras áreas protegidas es responsabilidad de las alcaldías locales, Policía y de la Secretaría de Interior. Esta última también es la encargada de imponer los comparendos ambientales.

“Son muchas autoridades cuyas competencias confluyen en el tema ambiental. Lo ideal sería que se trabajara de manera coordinada, sin embargo, entre varias entidades es posible que se suscite un conflicto de responsabilidades o que no haya socialización e integración entre un proyecto y otro”, comenta García.

¿Y EL PRESUPUESTO?

Otro obstáculo señalado por la directora del EPA es el poco presupuesto que se destina a los temas ambientales. La funcionaria precisa que la mayor parte del dinero que recauda el Distrito en la sobretasa ambiental, que se desprende de un porcentaje del impuesto predial, va a parar a manos de Cardique, que no tiene responsabilidad directa sobre el casco urbano de la ciudad.

“El presupuesto actual es aproximadamente de $3.000 millones. De hecho es de las dependencias con menos recursos. Si contáramos con más pudiéramos implementar más acciones de las que hacemos. Pero tal como están las cosas debemos priorizar; por ejemplo, no es posible hacer una medición de ruido cada año porque este cuesta alrededor de $800 millones y gastaríamos un cantidad considerable del presupuesto sobre el que se soportan también los gastos administrativos del ente”, asegura García.

La directora del EPA se comprometió a que durante el período en que ella esté frente a la entidad trabajará en campañas de consciencia ambiental.

“La tragedia de Cartagena parte de la base de que lo que recauda de predial en vez de que le llegue directamente al EPA se lo pasan a Cardique, y Cardique, de eso que recibe, hace obras en Cartagena, pero en su área rural; ósea que el EPA no tiene disposición sobre los recursos de la sobretasa ambiental que pagan los habitantes del área urbana de la ciudad”, complementa Vergara.

Al respecto, el director de Cardique, Olaf Puello, responde que la ley no define cómo debe ser la inversión, no obligua a la Corporación a fraccionar la inversión por territorios y porcentajes u cualquier otro cálculo. “Cardique hace una valoración de las situaciones críticas de toda la jurisdicción (20 municipios y el suelo rural de Cartagena) para planificar la inversión de todo este territorio. En nuestro plan de acción tenemos seis programas donde se atiende toda la jurisdicción que nos corresponde”, manifiesta.

Es urgente garantizar la sostenibilidad ambiental de Cartagena debido a la fragilidad del ecosistema de la ciudad. Es un capítulo en el que la Administración Distrital tiene que poner la lupa. No es cuestión de anunciar cambios, la ciudad requiere acciones inmediatas.

Ver video: Alcalde de la Localidad de La Virgen y Turística habla sobre el bloque especial para frenar las invasiones a la Ciénaga de La Virgen

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS