El Prado, de barrio a parqueadero gigante

24 de mayo de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Dentro de tres años, el barrio El Prado cumplirá cien de haber sido fundado.

Es uno de los barrios más estratégicos de las zonas populares de Cartagena: se localiza entre las avenidas Pedro de Heredia y Crisanto Luque, lo que permite que sea uno de los más privilegiados en materia de transporte urbano y acceso a la comercial.

No obstante, sus habitantes dicen añorar las épocas en que El Prado era un barrio tranquilo, con buen sentido de la vecindad y sin tantas complicaciones urbanísticas.
Para ellos, la cercanía con el mercado terminó por perjudicarlos, pues la expansión de la central de abastos no se quedó únicamente en el sector Bazurto sino que se regó hacia los alrededores, afectando a sus vecinos.

Uno de esos es El Prado, donde han nacido supermercados, abastos y bodegas, que, a su vez, se han traducido en desorden, suciedad, latrocinio y ocupación ilegal del espacio público.

A cualquier hora se ven los grandes camiones no solamente estacionados y apropiándose de media calle, sino también circulando y provocando trancones, de los que siempre resulta el deterioro gradual de los andenes.

Las que años atrás fueron hermosas residencias familiares terminaron convertidas en bodegas y en negocios de cualquier tipo, en los que, según los vecinos, muy pocos son los trabajadores que pertenecen a El Prado.

“Esas empresas llevan años perjudicándonos, pero muy pocas veces nos favorecen teniendo entre sus empleados a nuestros jóvenes”, afirma Álvaro Puerta Ruiz, miembro de la Asociación de Vecinos de El Prado (Asoprado).

El barrio cuenta con una sola zona de recreación: un parque enmallado al lado de la Transversal 33, que es la vía principal. El parque, donde se practican aeróbicos y partidos de microfútbol, pudo ser más grande, pero una de las empresas que molestan a los vecinos se apropió del espacio y lo convirtió en su propio parqueadero.
En las calles interiores, todas pavimentadas, no ocurre diferente: a pesar de su angostura, los dueños de carros no tienen inconvenientes en tomarlas como parqueaderos de hasta 12 horas.

El auge de las bodegas y establecimientos comerciales trajo como consecuencia la invasión de habitantes de la calle y el que algunas calles del barrio sirvan como corredores de fleteros, quienes las usan para huir hacia la avenida Pedro de Heredia o hacia la Crisanto Luque.

“Hace unos años --dicen--, podíamos sentarnos en las terrazas a celebrar una fecha hasta altas horas de la noche, pero ya no se puede, porque en cualquier momento aparecen ladrones en moto y nos despojan de todo”.

Para protegerse, los líderes adquirieron unas cuantas cámaras que ahora están inservibles, pero también organizaron dos frentes se seguridad que poco apoyo policial reciben.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS