El ‘rebusque’ vial que pretende eliminar el SITM

24 de agosto de 2016 09:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Armando Yaver González, de 60 años, conduce su jeep marca Nissan modelo 1982 desde hace nueve años. Todos los días cuando el reloj marca las 6:00 de la mañana alista su vehículo para ofrecerlo al “servicio de las personas” que no cuentan con rutas de bus o busetas en sus comunidades.

Los populares “jeeps colectivos” suplen desde el año 1996 la ausencia de un transporte público formal en los barrios próximos al Cerro de la Popa y comunidades como Paseo de Bolívar, Daniel Lemaitre, Torices, San Francisco y el 7 de agosto. Son fáciles de distinguir a simple vista y el valor del pasaje para trasladarse en uno de estos no supera los 1500 pesos.

En una de las improvisadas estaciones de estos colectivos frente al Castillo San Felipe, Juana Torres cargada con bolsas de mercado se apresura a montarse en uno que permanece con puestos disponibles. ¡Pilas que nos vamos! – grita a todo pulmón el chofer mientras fija su mirada en un joven que corre hacia el vehículo.

“No hay más. Nos toca aquí o en las motos”, dice Juana mientras se saca una servilleta del bolsillo para secar el sudor de su frente. El calor se hace intolerable para las otras siete personas que la acompañan. El conductor acomoda una de las ventanillas delanteras y sube el volumen de la radio donde suena un reguetón. No huele a nuevo. Todo es rústico y gastado. No hay tapicería en cuero y solo un nudo de cables junto a un espejo retrovisor adornan el interior del campero.

Juana pide la parada en la esquina del "Quijo" en San Francisco. Allí la recibe un niño que le ayuda con algunas de las bolsas cargadas con papas y arroz. “Este es el único transporte que tiene La María, San Francisco y Lemaitre. Ha sido un problema de años ante tanta inseguridad en el sector”, advierte antes de alejarse del vehículo.

UNA SITUACIÓN HEREDADA

El Departamento de Tránsito y Transporte (DATT) calcula que entre 270 y 300 jeeps colectivos ruedan en la ciudad. Edilberto Mendoza, director de la entidad, reconoce la ilegalidad y -antigüedad- de este servicio al afirmar que: “la problemática viene desde hace 20 años. Desafortunadamente hay algunos sectores a los que no se les suministra transporte público colectivo y esta situación es aprovechada por este medio de transporte que suple esa necesidad por eso intentamos manejar la situación empleando ciertas restricciones”.

Desde la entrada en operación de Transcaribe en noviembre de 2015, los jeeps colectivos tienen prohibido circular por la Avenida Pedro de Heredia, una restricción que la mayoría de choferes y propietarios de estos vehículos no cumple y por eso terminan sancionados.

La mayoría de conductores son sancionados por tener el certificado vencido de la revisión técnico mecánica y llevar sobrecupo de pasajeros. En lo que va del año, han sido sancionados 491 jeeps entre los que se incluyen carros particulares. “Las multas van desde el millón de pesos hasta la inmovilización del vehículo por cinco días”.

En una reunión previa, Alcaldía y conductores de este servicio informal acordaron que el tiempo de circulación está por agotarse pues ya se trabaja por implementar rutas alimentadoras del SITM para estos barrios. “Hemos sido condescendientes por la situación que heredamos y mal haríamos con quitar este medio de transporte de forma abrupta", dice Mendoza.

Hacia las 5:00 de la tarde Armando Yaver González da por terminada su jornada de trabajo. Asegura que con las ganancias que obtiene a través de su servicio “ha logrado sacar a su familia adelante. Ya mi hijo mayor está por graduarse en Derecho”. Los conductores de estos camperos ganan entre 35 mil y 60 mil pesos por día y acomodan sus propios horarios.

Yaver González es consciente que los jeeps colectivos pronto dejarán de circular y aunque no parece preocuparle si espera una indemnización por parte del Distrito. “No sabemos si con Manolo nos van a dar una indemnización pues de esto vivimos muchas familias. Yo espero que sí y espero también quedar con mi carrito para disfrutar con la familia”. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS