Eliminar el dengue no depende de la fumigación

24 de abril de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Que fumiguen”. Esa es la petición que –según el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis)– hacen los líderes comunales cuando sienten la invasión de mosquitos en sus barrios.

Manifiestan temor de que los vecinos contraigan las enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti: zika, chikungunya, fiebre amarilla y en especial dengue, que puede ser fatal si no se reconoce y trata inmediatamente. 

Jorge Morelos Muñoz, del Programa de Ambiente y Salud del Dadis, explicó que “cuando fumigamos, el insecticida no mata por el olor ni por la presencia, sino por contacto con el mosquito; por eso lo hacemos en las primera horas del día, o sea en la mañana, o al final de la tarde, que son los momentos en que hay la mayor cantidad de mosquitos, y cuando hay mucha brisa no fumigamos porque la brisa se lleva el insecticida e impide que haga contacto con el mosquito”.

Recalcó que “la fumigación mantiene su efectividad de tres a cuatro días, y el insecticida no mata las larvas de mosquitos en criaderos, sino a los mosquitos con los que hace contacto en el aire, de modo que mientras no sean eliminados criaderos como depósitos de agua, basura e inservibles en caños y canales, va a haber dengue, pues la única forma en la que hoy se transmite el virus es la picadura de mosquitos infectados”.

El año pasado fueron fumigadas más de 46 mil viviendas, y a más de 50 mil se les impartió pedagogía sobre la eliminación de los criaderos de mosquitos y prevención de enfermedades.

Morelos insistió en que “los mosquitos se reproducen en las aguas estancadas limpias. Cualquier elemento que hoy acumule agua, desde una tapa de gaseosa hasta un tanque o una piscina que no esté bien utilizada, se va a convertir en un criadero”.

HASTA 10 INFECTADOS POR UN MOSQUITO
Aunque la erradicación del dengue no depende de la fumigación, “es importante hacer estas campañas de abatización en los sectores donde aparecen casos, para evitar que más personas se enfermen. Si un mosquito pica a una persona infectada, se lleva el virus y lo transmite a otra”, indicó Morelos.

Advirtió que “un mosquito infectado puede picar hasta a 10 personas y si a esas 10 las pican mosquitos pasado mañana pueden haber 100 personas con dengue, y si a esas 100 también las pican mosquitos la cifra subiría a mil y así sucesivamente”.

Por esa rápida propagación, en 2013 se registraron 2.202 casos de dengue que cobraron la vida de seis personas; en 2014 la cifra de contagiados bajó a 838 con dos muertes, y en 2015 tuvo una disminución más drástica: 313 y cero muertes. En 2016 mantuvo la tendencia a la baja, con 109 casos y un fallecimiento.

LA ESTRATEGIA
La directora del Dadis, Adriana Meza Yepes, puntualizó que “el bajón en las cifras de mortalidad se ha logrado porque, primero, todos los médicos de la ESE e IPS contributivas de primer nivel fueron capacitados por el Dadis sobre las competencias para diagnosticar dengue, chikungunya y zika; ese proceso lo hacemos todos los años. Segundo, en la estrategia ‘Gusarapeando ando’, que tiene tres años, los estudiantes de noveno grado de todos los colegios públicos de Cartagena, especialmente de las zonas donde se han detectado más casos virales, se capacitan para ser vigías y advertir a los vecinos sobre el riesgo de tener depósitos de agua”.

“Tercero -añadió-, las empresas de aseo realizan ‘llantatones’ y jornadas de limpieza. También tenemos 25 agentes educativos que van de casa en casa identificando si hay criaderos para destruirlos, pero a pesar de todo eso sigue habiendo acumulación de agua en las casas y basura en los caños, y así no se irán los mosquitos”.

ES HABITUAL
El conductor del Programa de Ambiente y Salud del Dadis recordó a la comunidad que “el dengue es una enfermedad endémica, es decir, habitual en esta zona, y además de que tenemos el virus circulando, tenemos el transmisor. Todos los días pueden haber casos de dengue. Sospechar de que una persona lo tiene de manera inicial, no debe generar mayor complicación para un médico”.

Anotó que “el protocolo de manejo dice que toda persona que haya tenido más o menos cinco días de fiebre, dolor en las articulaciones, músculos y detrás de los ojos, puede tener dengue, por lo que el médico debe ordenarle las pruebas pertinentes para proteger su vida. El dengue no pasa a ser grave de un día a otro, a menos que el paciente tenga una enfermedad como cáncer, leucemia, lupus o anemia, que bajan las defensas y hace que el organismo no tenga cómo defenderse del virus”.

PARA PREVENIR EL DENGUE
Tapar los recipientes con agua, eliminar la basura acumulada en patios y áreas al aire libre, eliminar llantas o almacenamientos en sitios cerrados.
Cambiar frecuentemente el agua de los bebederos de animales y floreros.
Utilizar repelentes en las áreas del cuerpo que están descubiertas.
Usar ropa adecuada, camisas de manga larga y pantalones largos.
Usar mosquiteros o toldillos en las camas, sobre todo cuando hay pacientes enfermos, para evitar que infecten nuevos mosquitos, o en los lugares donde duermen los niños.
Lavar tanques y albercas.
Perforar las llantas ubicadas en los parques infantiles, que puedan contener aguas estancadas en épocas de lluvia.
Rellenar con tierra tanques sépticos en desuso, desagües y letrinas abandonadas.
Recoger basuras y residuos sólidos en predios y lotes baldíos, mantener el patio limpio y participar en jornadas comunitarias de recolección de inservibles.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS