Emisario Submarino: ¡por fin!

20 de marzo de 2013 06:51 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cartagena es la primera ciudad en Colombia con un Emisario Submarino de esa magnitud para disponer de sus aguas residuales.
Costó unos $60 mil millones: el 57% lo aportó el Distrito y la nación, y el 43% restante Aguas de Cartagena.
El Emisario, construido en 15 meses, es un sistema que dispone de las aguas domésticas servidas luego de pasar por una planta de pretratamiento que remueve la mayor parte de los sólidos flotantes, grasa, aceite, arena, grava (piedras), entre otros.
Las aguas residuales de la ciudad llegan a la Estación de Bombeo Paraíso y de allí es conducida mediante una tubería terrestre de 19,35 kilómetros de longitud, a la planta de pretratamiento en el corregimiento de Punta Canoas.
La tubería, que tiene 2,0 de diámetro, descarga por la boca del tubo pero también por difusores en los últimos 500 metros del tubo, por donde salen hacia arriba pequeños chorros de agua, para que vayan siendo diluidos por la sal del mar y dispersados en estado inocuo por las corrientes submarinas.
La salinidad, la temperatura, la radiación ultravioleta y las corrientes marinas, son las encargadas del proceso químico, físico y biológico de las aguas para reducir la carga orgánica y bacteriana. Es decir, son el desinfectante de las aguas servidas.
Con este proyecto del que se viene hablando hace muchos años, se recuperará en gran medida la contaminación de los cuerpos de agua de la ciudad, en los que se vertían los líquidos residuales.
Inmediatamente antes de entrar en operación el Emisario Submarino, 78% de las aguas servidas caían a la Ciénaga de La Virgen y el 22% restante, en el sitio conocido como “Cuatro Calles”, en la Bahía de Cartagena.

En Punta Canoas
Las aguas residuales ya con tratamiento primario son descargadas en el mar del corregimiento de Punta Canoas, luego de estudios previos que se hicieron en la zona.
La velocidad y dirección de las corrientes facilitan la disolución y dispersión de las aguas. Asimismo su plataforma submarina tiene unos 20 metros de profundidad y está a más de 4 kilómetros del acople a la tubería de tierra.
Aguas de Cartagena, el Distrito y Agbar (Aguas de Barcelona) fueron los encargados del proyecto luego de que fracasaran los contratistas extranjeros escogidos por el Banco Mundial, al igual que los interventores de la parte inicial de este proyecto, también escogidos por la misma entidad.

¿Por qué un emisario?
Su tecnología basada en la capacidad de asimilación del mar, es la utilizada en la mayoría de las ciudades costeras del mundo con resultados ampliamente satisfactorios.
Permite entregar al ambiente marino un efluente de naturaleza doméstica en condiciones adecuadas que facilita el tratamiento marino natural de las sustancias que este contiene, dentro de una zona controlada, sin afectación de las condiciones ambientales y sanitarias del entorno según lo establecido por las normativas.

¿Por qué en el mar?
Porque en este se desarrolla una serie de fenómenos físicos, químicos y biológicos que reducen significativamente la carga orgánica y bacteriana, sustancias típicas de las descargas, que como en el caso de Cartagena, son domésticas.

Beneficios
Con el Emisario Submarino, la Ciénaga de la Virgen y la bahía de Cartagena recuperarán su calidad del agua  para uso recreativo, deportivo y pesquero al ser eliminada las descargas residuales en ella.
Con la eliminación de estas descargas, disminuye  además, el riesgo en la salud pública de los habitantes de la zona suroriental y sitios aledaños a los cuerpos de agua.
Se garantizará la calidad sanitaria de las playas de Cartagena para que propios y extraños las disfruten.
La comunidad de Punta Canoas recibirá capacitaciones sobre un programa de pesca.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS