En Canapote temen por el puente Romero Aguirre

23 de agosto de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La Junta de Acción Comunal del barrio Canapote está preocupada por la visita del papa Francisco a Cartagena.

La organización cívica considera que el Puente Romero Aguirre está tan deteriorado que no soportará la afluencia de público ni los dispositivos de seguridad que acompañarán el pontífice cuando se dirija, a través de esa zona, al vecino barrio San Francisco.

Dentro de unos tres años el barrio Canapote llegará al siglo de haber sido fundado entre manglares pantanosos y teniendo como principal cuerpo de agua al Caño Juan Angola.

En su conformación pueden encontrarse desde el estrato uno al tres, tiene 470 viviendas,  unos 2.300 habitantes, casi todas sus calles están pavimentadas, y arborizadas, y pertenece a la Localidad 1.

Sus vecinos con los barrios Daniel Lemaitre, Crespito, Crespo, Santa María, Pablo VI Segundo, Santa Rita y 7 de Agosto.

Pero en los últimos meses la preocupación por la situación del puente se ha agudizado, porque no tiene andenes, las varillas de sus barandas están visibles, las zonas debajo de la estructura están llenas de basuras, malezas y consumidores de estupefacientes, cuando pudieron haberse convertido en hermosas zonas verdes.

Bienvenido Rodríguez Arango, el presidente de la JAC, añade que en cualquier momento podría presentarse un accidente en el puente, ya que todas las mañanas un grupo de damas del barrio lo utiliza para cruzar hacia las playas, a sus rutinas de ejercicios, pero tienen que caminar sobre la vía, debido al deterioro o inexistencia de andenes.
“Ese accidente también podría presentarse en la Calle 60, por donde las busetas bajan del puente a toda velocidad, queja que ya le hemos comunicado al DATT para que instale resaltos y más señalizaciones, que en el barrio en general hacen mucha falta”, indica el activista cívico.

Pensando en esos percances viales,  Rodríguez Arando no puede evitar el referirse al CAP de Canapote, cuyas instalaciones ya tienen dos años de estar en reparación, pero aún no lo entregan, con el agravante de que la intemperie ha dado cuenta de varios equipos médicos y casi nunca hay el personal médico necesario para atender emergencias. Los pacientes tienen que marcharse a los barrios vecinos.

Junto a la falta de señalizaciones viales y a las deficiencias del centro médico, los líderes se afanan por señalar las inundaciones que sufre el barrio en las temporadas de lluvias, ya que no cuenta con un sistema eficiente de evacuación de aguas pluviales.

Las tuberías que hace más de 50 años le instalaron para esos menesteres, ya resultan obsoletas para la cantidad de viviendas de los barrios vecinos, sobre todo los que pueblan las estribaciones del cerro La Popa.

“Cuando cae un fuerte aguacero –cuentan--, también se forman enredos vehiculares, porque las gente opta por cerrar las calles para que las aguas no se metan a sus casas. Ese problema también lo hemos ventilado con el Gobierno Distrital, pero dicen que esa solución está incluida en Plan Maestro de Drenajes Pluviales, que quién sabe cuándo empezará a funcionar”.

Y hablando de instalaciones obsoletas, aprovechan para decir que la energía eléctrica también funciona de mala manera, puesto que las redes y transformadores ya no pueden con la alta demanda de las nuevas construcciones.

OTROS PUNTOS

**El barrio, según la JAC, no cuenta con el suficiente número de cámaras que se necesitan para resguardar la seguridad.
**Los jóvenes están incurriendo en el consumo de estupefacientes, lo que se suma a la inseguridad que se genera especialmente los fines de semana, protagonizada por actores de los barrios vecinos.
**La Casa de Justicia viene prestando apoyo psicológico a jóvenes en riesgo y a quienes tengan problemas con las drogas.
**La Institución Educativa 11 de Noviembre carece de vigilancia permanente. Los estudiantes están expuestos ante los expendedores de alucinógenos y maniáticos sexuales.
**En la Calle 13 o Calle del Caño, varios establecimientos de particulares se vienen apropiando de espacio público sin que autoridad alguna los detengan.
**La Calle Toronto, que colinda con Santa Rita, es la única que permanece sin pavimentar. Adicionalmente, está amenazada por una pared de tierra, que, durante las lluvias, produce deslizamientos.
**El Caño Juan Angola sigue siendo el basurero de los carromuleros agresivos que vienen de las faldas de La Popa.

 

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS