Fumigar es la segunda opción para retirar caracoles africanos: EPA

27 de octubre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La preocupación que los residentes del barrio Castillogrande manifestaron desde el pasado martes, cuando el paseo peatonal de la playa, frente al edificio Tierra Bomba, amaneció invadido de caracoles africanos, se agudizó ayer.

Jesús Puello Chamié, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) del sector, afirmó que “pensamos que los caracoles africanos habían quedado reducidos a la playa y al paseo peatonal, pero su presencia en la pared de un edificio nos ha alarmado”.

Señaló que “esperamos que el EPA tome medidas urgentes porque la proliferación del molusco puede generar un mayor riesgo para las personas. Lo ideal sería fumigar en el área, porque a pesar de que la entidad ha estado recogiendo esos moluscos deben haber algunos dispersos. No obstante, ya nos explicaron que la fumigación es la segunda opción”.

El líder comunal recalcó que “estamos preocupados porque ese animal es venenoso. Por fortuna la entidad nos demostró que ha estado haciendo educación ambiental y se ha reunido con administradores de edificios para que los residentes aprendan a identificarlo y sepan qué hacer al verlo. Estamos satisfechos con esa labor y esperamos que reduzcan al máximo la amenaza que nos genera el caracol”.

EPA sigue el protocolo
María Angélica García Turbay, directora de la entidad, explicó cómo se está atendiendo la proliferación del molusco en Castillogrande.

“Estamos cumpliendo lo señalado por el protocolo que rige a nivel nacional para este tipo de casos. De acuerdo al protocolo, primero se tiene que hacer una inspección de verificación. La primera opción recomendada (para retirar los caracoles africanos) es la recolección manual y el tratamiento por medio de asfixia o el uso de sustancias químicas, para una disposición final mediante incineración. Esta opción uno es la que estamos agotando”.

“La segunda opción que se puede plantear -indicó- es la aplicación tipo cebo de un molusquicida. Ya el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) autorizó tres, entonces estamos haciendo la gestión para conseguirlos porque están escasos. Igual hay que hacer una prueba inicial porque hay toxicidad de media a baja y puede generar un impacto en niños y mascotas. Tenemos que mirar de qué manera se haría la aplicación en este sector para no afectar otras especies ni enfermar a las personas”.

García recalcó que desde que Castillogrande lanzó la alerta se incrementaron las jornadas de verificación e inspección en esa zona. “Ayer (miércoles) recolectamos aproximadamente 20 kilos. Es un trabajo conjunto realizado con el ICA, la Policía Ambiental y el Dadis”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS