Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Camila fascina en su paso por Colombia

-A A +A
 

Por dos horas un canto casi celestial se escuchó en el Coliseo el Campín durante el pasado miércoles.

Con un juego de sombras empezó a las 8 de la noche el show de Camila.
Las siluetas de Mario, Pablo y Samo, que se visualizaban tras un telón, dieron inicio a una noche mágica en Bogotá.
No se reservaron nada.
En cuestión de segundos se sintió la fuerza y la aceptación de su música con la interpretación de ‘Mientes’. Este desgarrador tema fue el abrebocas y el anuncio de que Camila dejaría el alma en el escenario, ante cerca de 10 mil personas quienes minutos antes habían visto a la cantante colombiana Naëla.
Para la primera parte del concierto, los tres optaron por un vestuario –de acuerdo con su estilo- en rojo y negro. Con el paso de los temas se despojaron de prendas y cambiaron de sombreros y camisetas. Cada integrante en solitario brilló, y como grupo fueron un volcán cargado de melancolía, amor y sensibilidad.


Emotividad
Con la compañía de un cuarteto de cuerdas, un bajo y una batería, esta agrupación mexicana probó que su éxito no es casualidad. Son virtuosos y el sonido de su música en vivo dio fe de ello.
Fueron grandes en el escenario, pese a la poca justicia que les hizo por momentos la acústica del Coliseo El Campín. Los pasajes más sublimes del show corrieron por cuenta de canciones como ‘Todo cambió’, ‘Abrázame’, ‘Entre tus alas’ y ‘Bésame’. Con crudeza le cantaron durante dos horas al amor perfecto y correspondido, a la falsedad, a la pasión, a la traición y al desamor.  
En un primer impulso, Mario abandonó su piano para besar suelo colombiano y corresponder a la entrega del público. Soltó la frase “de qué serviría la vida si no puedo estar ante un público como Colombia”, así le dio paso al tema ‘De qué me sirve la vida’. La dulzura de sus voces tocaron cada fibra de los asistentes y las letras crearon una complicidad en el ambiente.
Este trío fue un libro abierto. A título personal, los tres -en sus respectivas intervenciones- entregaron detalles de sus vidas y evocaron momentos de desahogo en los que con una hoja y un papel convirtieron en canciones sus victorias o derrotas, su alegría o su dolor.
‘Dejarte de amar’, ‘Hazte a un lado pero ya’ y ‘De mí’ fueron combustible para que el show siguiera en ascenso. Las cuatro pantallas gigantes, un poderoso juego de luces –aliado indiscutible de sus canciones- y los videos proyectados fueron un polvo mágico para sublimar sus baladas pop.
Un número especial constituyó la interpretación de éxitos que Mario compuso a otros artistas. Al estilo de Camila sonó ‘Tocando fondo’ (Kalimba), ‘Volverte a amar’ (Alejandra Guzmán) y Equivocada (Thalía).  Después de una sobredosis de romanticismo, estos mexicanos recargaron baterías para correr, de una forma inusual, por el escenario.
Una versión muy rockera de ‘U got my love’, tema incluido en su primer álbum, elevó el éxtasis del público. Mario de un brincó se instaló sobre su piano mientras que Pablo descargó su emoción con la guitarra y Samo mostró su impresionante potencia vocal. “Doy gracias por ver así de lleno El Campín. No estamos aquí por casualidad”, gritó Mario, el más elocuente del grupo. Samo, antes de bajar al escenario para saludar a los asistentes, completó diciendo “son el público número uno”. 
Con las canciones ‘Me voy’, ‘Restos de abril’, ‘Maya’ y ‘Entre tus alas’ los mexicanos le bajaron sus revoluciones al concierto y adormecieron a los bogotanos. Una paz se sintió en medio de las voces candorosas y suaves con las que anunciaron el cierre del espectáculo.  
Para despedir a Bogotá, Camila guardó lo mejor. ‘Aléjate de mí’, ‘Sólo para ti’ y ‘Coleccionista de canciones’ fueron, sin duda, el clímax. Papeles picados plateados cayeron para decir que su show había terminado.
Esta agrupación quiso alargar la noche y repitió varios temas. Para cerrar en círculo el concierto, con ‘Mientes’ dijeron hasta siempre Colombia mientras una lluvia dorada caía.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63935 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese