Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-11

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-11

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 01:22

Marea max.: 28 cms.

Hora: 09:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Charlene Wittstock, sirena de Alberto de Mónaco y campeona de natación

-A A +A
 

La sudafricana de origen zimbabuense Charlene Wittstock, 32 años, cuyo compromiso con el príncipe Alberto II de Mónaco fue anunciado el miércoles, practicó la natación al más alto nivel, llegando a participar en los Juegos Olímpicos de Sydney y a ganar una medalla de oro en la prestigiosa competencia internacional de Mónaco, donde conoció a su futuro esposo.

Charlene, nacida el 25 de enero de 1978 en Bulawayo, segunda ciudad en importancia de Zimbabue, creció al borde de una piscina. Comenzó a nadar a los tres años y a los ocho descubrió su pasión por esta disciplina determinante en su vida.
Charlene, cuya madre practicó clavados a nivel olímpico y entrenada al principio por su padre, comenzó a llamar la atención por su destreza al principio de los años noventa, en los campeonatos de menores de Sudáfrica.
A los 17 años se instaló en Durban para seguir al entrenador Graham Hill y en 2000 representó a Sudáfrica en los Juegos Olímpicos.
En 2002 ganó tres medallas de oro en la Copa del Mundo, en los 50 m y 100 m de espalda y en la posta de 4x100 m.
Una lesión en la espalda la mantuvo alejada de las competiciones, pero su popularidad no se vio afectada ya que la prensa sensacionalista aprovecha cada una de sus furtivas apariciones con el príncipe Alberto II.
Fue vista una primera vez junto al príncipe en 2001 en Monte Carlo. En 2006 sus apariciones conjuntas se multiplicaron. Primero en los Juegos Olímpicos de Turín, en febrero, luego en mayo en el Gran Prix de Fórmula 1 de Mónaco.
Pero para el príncipe, fogueado por los múltiples compromisos que ya le atribuyeron sin fundamento, los comentarios de la prensa sensacionalista eran prematuros.
Inició demandas judiciales contra la revista francesa Paris Match, que publicó un reportaje titulado “Alberto y Charlene, un anticipo de la luna de miel”, ilustrado con fotos de ambos durante unas vacaciones en las islas Maldivas.
Charlene, rubia, alta, de ojos azules, sonriente, resiste a las presiones de la prensa sensacionalista, que sigue de cerca todos sus gestos.
Cuando se la interroga, dice ser “abierta y positiva”. Le gustan los viajes por Europa, en especial Italia, Francia y España.
Pero sobre todo dice que “adora” a los niños, lo que es de buen augurio para los monegascos. Estima asimismo que la “violencia se debe esencialmente por falta de educación de los niños que crecen en la calle”.
Charlene piensa que al darles una disciplina deportiva se puede “darle un sentido a sus vidas”.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2331 fotos
64217 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese