Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

La Lina Marulanda que descubrí

-A A +A
 

Es muy triste tener que hablar de una mujer de la que mi primer recuerdo es cuando tan sólo cruzaba los doce años de edad y la vi a lo lejos, la seguí con la mirada en Unicentro, que para la época, era el principal centro comercial de Bogotá.

A mis 21 años de edad, me encontraba en plena actividad como modelo de pasarela y en diferentes campañas publicitarias, pero teniendo siempre claro que esta profesión es un mundo efímero, de la fantasía de la belleza estética; estaba en búsqueda de un proyecto más ambicioso: crear mi propia agencia de modelos, donde la formación fuera el pilar que sostuviera el proyecto.

Al verla, no dudé en su potencial en esta competida profesión. Por eso, me armé de valor y me acerqué a ella, que siendo una niña no estaba sola.

Lina se encontraba pegada al brazo de su padre, en una forma que demostraba el amor infinito que se profesaban los dos. Allí, las palabras sobraban, las miradas entre los dos y la forma en que caminaban como si fueran uno sólo, era la mejor prueba del afecto que a padre e hija les unía.

Mostrando un atrevimiento que no me caracteriza me acerqué a ellos, y a Jaime, su padre, con mucho respeto, me presenté diciéndole que estaba formando mi propia agencia de modelos y que su hija me parecía divina.

Antes de la respuesta de Jaime, Lina casi me interrumpió con su voz de niña, pero más firme y fuerte de lo que se esperaría de una pequeña de su edad. "Me llamo Lina", fueron esas primeras palabras, con ese carácter de la mujer que siempre fue, segura de si misma, sin que esto le hiciera perder cordialidad y amabilidad en el trato de los demás.

Su padre me hizo saber que no era la primera vez que recibía ofrecimientos Lina para modelar, pero él, como padre amoroso que siempre conocí, no había aceptado para proteger la infancia de su pequeña.

Sin embargo, él me conocía de Medellín, tenía buenas referencias mías, y ante la felicidad de su hija al escuchar mi ofrecimiento, pues ella no paraba de saltar y gritar de la alegría, "íPapá, quiero ser modelo! íDéjame ser modelo!". Terminamos por acordar una cita al día siguiente.

Nos despedimos, y al verlos caminar a la distancia, ella lo abrazaba y apretaba de alegría por cumplirle un sueño. Quizás él, pensando en que sería un juego de niños, un capricho de su pequeña, sin imaginarse que Lina tendría la belleza y el talento suficiente para convertirse en una modelo que haría historia en las pasarelas del país.

Al día siguiente, muy cumplidos, visitaron lo que era mi centro de operaciones en mi naciente agencia de modelos. Les mostré todas las instalaciones y el programa completo que, luego, Lina cumpliría con honores hasta los 16 años cuando dejamos de trabajar juntas.

Su tarea no era nada sencilla. En ese momento habíamos logrado conformar un grupo selecto de jóvenes promesas del modelaje que luego devorarían las pasarelas más importantes del país y se llevarían las campañas publicitarias más ambiciosas que en ese entonces se hacían en Colombia.

Junto a ella se preparaban niñas como Patricia Vázquez y Catalina Aristizábal, quienes con una belleza y estilo propio disputaban los primeros lugares entre las modelos favoritas de los colombianos. Ser una de las mejores modelos en un país de mujeres bellas, fue uno de sus grandes logros profesionales.

Ella siempre demostró tener los pies sobre la tierra, pero yo nunca me cansé de repetirles que el mundo del modelaje era duro, corto y difícil, que nunca dejaran de lado su carrera profesional, y ella, como publicista, obtuvo grandes logros.

Mujer de pasos largos y firmes, que venía de una familia amorosa y con objetivos claros, era natural que fuera haciendo su propio nombre en el mundo del entretenimiento. Incluso, siendo una jovencita de alto impacto, compartimos en más de una ocasión en pasarela. Ella se robaba el show con toda su magia.

Fue una pupila mía, y aunque siguió mis pasos en la presentación, ella en poco tiempo empezó a forjar su propio camino.

La última vez que nos vimos fue el año pasado cuando ella fue portada del especial de novias de Revista Nueva, al saber nosotros que ella volvería a darse una oportunidad en el altar.

Hablamos de todo un poco en esa ocasión. Recordamos viejos tiempos y allí me contó que se estaba dando un tiempo fuera de las cámaras, para luego volver con la contundencia que la caracterizaba, pero ahora para ser presentadora de las noticias generales. De lograrlo, todos quienes tuvimos la fortuna de conocerla, sabíamos que en dicho proyecto, haría historia.

Dios la bendiga y que su recuerdo sea una luz que ilumine a su familia y seres queridos.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64177 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese