Infografía: Los barrios con más construcciones sin licencia en Cartagena

25 de junio de 2017 06:12 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Esta semana se cumplen dos meses del desplome del edificio en Blas de Lezo, una tragedia que dejó 21 personas muertas y otras 22 heridas, y de la que Cartagena aún no se repone.

La caída del edificio Portal de Blas de Lezo II, el 27 de abril pasado, reveló una dinámica de irregularidades en las construcciones que se adelantan en la ciudad, sobre todo en los barrios de estratos medios y bajos. (Le puede interesar: Caso Blas de Lezo)

Obras que se construyen sin licencias y otras que a pesar de tenerlas violan las normas urbanísticas se convirtieron en una práctica común ante la vista desinteresada, cómplice e irresponsable de las autoridades encargadas de vigilar el desarrollo urbano.

Las investigaciones sobre el caso arrojan hasta el momento la captura de cinco personas, desde constructores hasta funcionarios del Distrito, le costó el puesto a otros funcionarios y hasta el alcalde Manuel Vicente Duque afrontó una suspensión provisional de tres meses de la Procuraduría General, que fue revocada por un juez de Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura de Bolívar. (Ya son cinco los asegurados por desplome de edificio en Blas de Lezo).

'Manolo' volvió a ocupar su lugar en el Palacio de la Aduana, pero la Procuraduría apeló la decisión y espera por un nuevo fallo mientras las investigaciones en contra del Alcalde continúan.

Los detenidos por el caso Blas de Lezo son el constructor del edificio desplomado Wilfran Quiroz Ruiz, su hijo Luis David Quiroz Camero, el maestro de obras Luis Eduardo Agresor Torres, Olimpo Vergara Vergara, quien ocupaba la dirección de la Oficina de Control Urbano, y el inspector de Policía Alfonso Ramos De León.

La secretaria de Planeación, Luz Helena Paternina, tuvo que renunciar a su cargo por este caso.

Pero a pesar de estas capturas, la problemática de las construcciones en la ciudad están lejos de terminar. El caso Blas de Lezo dejó en evidencia que personas o familias, como los Quiroz Ruiz, se dedican a la construcción de edificaciones residenciales sin tener títulos afines al oficio y, como en el caso del edificio desplomado, sin cumplir con las normas y requerimientos técnicos.

Además de la obra que desencadenó la tragedia, los Quiroz tienen 14 edificaciones repartidas en barrios como Blas de Lezo, Los Caracoles, Chipre, Los Alpes, El Recreo, Escallón Villa, Alto Bosque y El Bosque.

Y la construcción de obras sin licencias o que violen las normas urbanísticas del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) no es una forma de actuar exclusiva de los Quiroz en la ciudad.

Esta semana el periodista cartagenero Lúcio Torres, conocido en el país por las supuestas amenazas que recibió del pastor Miguel Arrázola, publicó una nota en su portal en la que acusa al alcalde de la Localidad 2, de la Virgen y Turística, Gregorio Rico Gómez, de ser el propietario de una edificación ilegal próxima al edificio desplomado en Blas de Lezo.

Apenas días después del siniestro que costó la vida de 21 personas, la Oficina de Control Urbano realizó visitas a varias de las obras que se construyen en las tres localidades de la ciudad. El Universal tuvo acceso a la base de datos que resultó tras aquellas visitas y los resultados no son más que alarmantes y dejan una serie de dudas.

EL 74% DE LAS OBRAS NO TIENE LICENCIA
Aunque en ese recorrido no se cubrió la totalidad de las obras que se realizan en la ciudad, los resultados muestran la tendencia de ilegalidad con la que se construye en Cartagena.

En las visitas se registraron 165 obras en 52 barrios, incluidos los corregimientos de Manzanillo del Mar y La Boquilla.

De esas obras, se pudo establecer que el 74% no presentó licencias de construcción, un porcentaje significativo y que evidencia la falta del cumplimiento de sus funciones de las entidades responsables, pues ningún proyecto puede arrancar sus trabajos sin expedir una licencia de construcción.

La localidad en la que se encontró mayor número de obras fue la Uno, Histórica y del Caribe, en la que se reportaron 77 construcciones, de las que 55 no tenían licencias, lo que equivale al 72% de obras ilegales.

Los cinco barrios en los que más se hacían construcciones fueron Lo Amador, con 10; Alto Bosque, 9; Bosque, 7; Crespo, 6, y Amberes, con 5. (Mire aquí todos los barrios que se visitaron en la Localidad 1)

Aunque en la Localidad 2 De la Virgen y Turística solo se hicieron visitas en Manzanillo del Mar y La Boquilla, se encontraron 40 obras, de las que solo ocho presentaron licencias. Eso deja un saldo de 80% de irregularidad. (Mire aquí los barrios que se visitaron en la Localidad 2)

Entre tanto, en la Localidad 3 Industrial y de la Bahía se visitaron 18 barrios, que presentaron 44 construcciones. Solo nueve de estas presentaron sus licencias, lo que deja un saldo del 80% de ilegalidad.

Los barrios con mayor cantidad de labores fueron San Fernando, con 9; Blas de Lezo, 6; La Providencia, 4;  El Recreo, 4, y Los Caracoles, con 4. (Mire los barrios que se visitaron en la Localidad 3).

El nuevo director administrativo de Control Urbano, Héctor Anaya, sucesor de Olimpo Vergara, aseguró que continuarán visitando las obras hasta abarcar el 100%.

OTRAS LICENCIAS

Aunque el porcentaje de obras sin licencias es alarmante, hay dos factores que empeoran la situación de las construcciones. Anaya explicó que aunque en el reporte hay proyectos que contaban con licencias legales de construcción, muchos de ellos violaban la normativa del POT. Es decir, en lugares en los que solo se podían construir hasta cuatro plantas, se llegaron a encontrar edificaciones que superaban las seis. El edificio desplomado en Blas de Lezo, por ejemplo, superaba el número de pisos permitidos en ese sector.

Otro requisito necesario para empezar las obras y que la mayoría de los proyectos no presentaron fue el plan de manejo ambiental, que es donde se establecen las acciones  para prevenir, mitigar, controlar, compensar y corregir los posibles efectos o impactos ambientales negativos causados por un proyecto.

De las 77 obras que se realizaban en la Localidad Uno, solo 12 contaban con un plan de manejo ambiental y solo 11 reportaron un plan de tránsito, aunque este último solo es requerido en proyectos de gran envergadura.

De las 40 obras de la Localidad Dos, tres presentaron el plan ambiental y dos el de tránsito.

Y en las 44 obras de la Localidad Tres, cuatro confirmaron un plan ambiental y ninguna presentó un plan de tránsito.

Ante tantas irregularidades en el campo de la construcción en Cartagena, Héctor Anaya sostuvo que los arquitectos e ingenieros que realicen malas prácticas podrían perder sus matrículas profesionales. (Leer Constructores que incumplan normas podrían perder sus licencias profesionales).

Sin embargo, en el informe de Control Urbano solo se detallan cuatro obras selladas, en la Localidad 2, a pesar de que en su momento el Distrito anunció que fueron más de 50 las que se habían cerrado.

Control Urbano informó que los datos recolectados se entregan a los inspectores de cada localidad para que sean estos quienes impongan las sanciones respectivas a cada caso.

Así, mientras se hacen audiencias y procesos para condenar a los culpables de lo sucedido en Blas de Lezo, preocupa que al mismo tiempo continúen labrándose en la ciudad un montón de obras ilegales ante los ojos inoperantes de las autoridades y que las malas prácticas sigan exponiendo a la comunidad a tragedias que podrían emular o empeorar lo que se vivió el 27 de abril. 

Navegue por esta infografía interactiva:

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS