Indicadores económicos
2017-10-21

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-21

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 21:51

Marea max.: 21 cms.

Hora: 12:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Anciana vivía con cadáveres de esposo y hermana gemela

Una viuda de 91 años, residente de una casa en ruinas en una desolada calle pueblerina del noreste estadounidense, vivía sola pero al mismo tiempo acompañada.

La mujer, aparentemente con ayuda, desenterró los cuerpos embalsamados de su esposo y de su hermana, a pocos días de su muerte, y los llevó a su hogar.
Durante más de una década, Jean Stevens vivió junto al cadáver de su esposo. En el caso de su hermana gemela, lo hizo desde finales del año pasado, hasta que alguien le avisó a la Policía.
La anciana está desolada. “La muerte es algo muy difícil de aceptar para mí”, dijo Stevens al ser entrevistada.

EL PROCESO
La Policía continúa investigando el caso, en el que aún no se han presentado cargos. Stevens no ha querido revelar quién la ayudó a desenterrar los cuerpos.
Entretanto, Stevens querría reunirse de nuevo con James Stevens, su esposo durante 60 años, quien murió en 1999, y June Stevens, la hermana gemela que falleció en octubre del año pasado.
Por ahora, sin embargo, sus cuerpos permanecen en la oficina del forense local, fuera del alcance de la mujer que los quiso por tanto tiempo.
Stevens, quien parece más una abuelita que una necrófila, ofrece una explicación algo triste, complicada y hasta un tanto conmovedora.
Ataviada con una camisa azul claro y una falda color kaki, el pelo blanco recogido y ojos marrones avispados, Stevens dijo que tenía una relación muy cercana con su hermana, cuyo cuerpo mantenía en un sofá en una habitación de la casa.
“Creo que cuando los pones en la tierra, es un adiós, adiós”, dijo Stevens, quien está cerca de sufrir claustrofobia. “De esta manera podía tocarla, verla y hablar con ella. Yo iba y le hablaba y me olvidaba de que estaba sola”.
La anciana ofreció una explicación similar para mantener a su difunto marido en un sofá en la cochera.
“Podía verlo, podía observarlo, podía tocarlo. Algunas personas ahora sienten algo horrible, me preguntan: '¿Por qué quieres ver a un muerto?', bueno, así tenía un sentimiento distinto hacia la muerte”.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese