Indicadores económicos
2017-02-23

Dólar (TRM)
$2.893,55
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.041,98
UVR, Ayer
$244,21
UVR, Hoy
$244,30
Petróleo
US$53,59

Estado del tiempo
2017-02-23

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 01:33

Marea max.: 15 cms.

Hora: 09:05

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Aumenta desconfianza hacia operador de planta nuclear en Japón

-A A +A
 

Al admitir que los daños en la central de Fukushima son peores de lo anunciado anteriormente, el operador del sitio, TEPCO, sembró la duda sobre la exactitud de las informaciones que entrega desde hace más de dos meses, cuando comenzó lo que hoy es el peor accidente nuclear en 25 años. 

Tokyo Electric Power (TEPCO), la empresa de electricidad más grande de Asia, presentó los últimos días un cuadro de situación de la planta de Fukushima mucho más grave que antes. 

El operador informó en esta ocasión, gracias a nuevas medidas, que el combustible nuclear de los reactores 1, 2 y 3 aparentemente se fundieron, debido a que no estuvieron sumergidos durante varias horas después de la catástrofe del 11 de marzo que dejó fuera de uso el sistema de enfriamiento. 

El combustible del reactor 1 había caído al fondo de la cuba. 

Anteriormente, el operador, como el gobierno, aseguraban que la fusión era poco probable, los reactores relativamente estables y las fugas radiactivas peligrosas ampliamente contenidas. 

El primer ministro Naoto Kan admitió que su gobierno no notó las inexactitudes en las precedentes declaraciones del operador eléctrico. 

“Lo que declaré a la población era totalmente erróneo”, reconoció Naoto Kan el viernes ante el Parlamento. “No supimos detectar las falsas afirmaciones de TEPCO. Lo lamento profundamente”, dijo. 

Para justificarse, TEPCO explicó que sólo hay una visión más exacta de la situación desde que empleados pudieron ingresar en los edificios donde están los reactores. 

“La manera en la que TEPCO difunde las informaciones muestra claramente que no tiene ningún sentido de la gestión de crisis”, estimaba recientemente en un análisis el periódico de negocios Nikkei. 

“Dos meses después del accidente reconoció la fusión del reactor 1. Pero muchos expertos habían emitido esta hipótesis” apenas se declaró la catástrofe, señalaba el periódico. “No dan malas noticias hasta que están completamente confirmadas. Esta actitud crea desconfianza”, añadió. 

TEPCO suministra electricidad a Kanto, una vasta región del centro este del archipiélago que incluye a Tokio y alberga un buen tercio de la población nipona, representa el 40% de la riqueza nacional del país. 

TEPCO, que ya fue criticado por sus fallas en los protocolos de seguridad, ahora lo es por su falta de preparación en casos de catástrofe natural. Un laxismo alentado por la flexibilidad de la reglamentación en este sector, elaborada por una agencia gubernamental cuyo objetivo es el de promover la energía nuclear. 

El periódico Asahi Shimbun estima que TEPCO y los reguladores evitaron toda utilización del término “fusión” para que “la población subestime lo que pasaba realmente”. 

La confusión aumentó con nuevas directivas en la zona de evacuación alrededor de la central, situada a 220 km al noreste de Tokio. 

Justo después de la catástrofe, el gobierno pidió la evacuación de los habitantes en un radio de 3 km. La zona fue luego ampliada hasta 20 km, mientras que continuaban las fugas radiactivas. Los habitantes que residen a una distancia de entre 20 y 30 km de la planta deben permanecer en el interior de sus hogares. 

La semana pasada se llevaron a cabo nuevas evacuaciones. 

Pero luego de las explosiones de hidrógeno, que habían dañado enormemente el edificio exterior de dos de los seis reactores de la central, los responsables habían asegurado que los reactores estaban intactos y sólo planteaban un débil riesgo “inmediato” para la salud. 

Se supo luego que fugas radiactivas masivas se produjeron cuando muchos de los habitantes alrededor de la central estaban aún en sus viviendas. 

Según la Sociedad de Energía Atómica de Japón, las autoridades no supieron explicar la situación y “perdieron su credibilidad”.

Notas recomendadas
2410 fotos
67435 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese