Indicadores económicos
2017-07-27

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-27

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 09:27

Marea max.: 12 cms.

Hora: 02:06

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-07-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4 -
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Creación de ejército alimenta ilusión y zozobra en Haití

Más de 150 voluntarios que se reunieron en las afueras de la capital haitiana sueñan con tener la oportunidad de servir a su país y restaurar el orden.

Con uniformes de campaña desgastados y gesto severo, el grupo de veteranos grita órdenes a jóvenes hombres y mujeres que sudan mientras hacen ejercicios bajo un sol abrasador. 

Más de 150 voluntarios que se reunieron en las afueras de la capital haitiana sueñan con tener la oportunidad de servir a su país y restaurar el orden

Estos potenciales reclutas, sin embargo, no tienen a dónde ir: Haití no cuenta con un ejército ni con ninguna otra fuerza militar. 

Tanto los voluntarios como quienes lideran estos ejercicios constituyen un movimiento informal de haitianos que quieren crear un nuevo ejército, algo que inquieta a mucha gente que recuerda los períodos de golpes militares, opresión y abuso. 

El ejército fue disuelto en 1995 por el presidente Jean-Bertrand Aristide, quien había sobrevivido a un golpe militar gracias a la intervención de fuerzas de las Naciones Unidas. Los soldados de la ONU siguen en Haití y esto no es bien visto por numerosos sectores.  Los dos candidatos que se disputarán la presidencia en la votación del 20 de marzo apoyan la creación de unas nuevas fuerzas armadas y ello alimenta las ilusiones de mucha gente que se prepara por su cuenta a la espera de que surja un ejército. 

“Quiero que haya orden en mi país”, comentó Pierre Jeans Rigaud, un joven bien vestido de 26 años. “Todos queremos eso”. 

La idea de un nuevo ejército entusiasma sobre todo a los jóvenes ante la escasez de trabajos que hay. La organización Acción Popular Internacional calcula que el 70% de la población es menor de 30 años en un país en el que ya antes del terremoto que destruyó la capital el año pasado tenía un enorme desempleo y un 80% de la gente vivía en la pobreza. 

Delise Wilson, de 36 años, sobrevive haciendo costuras cuando puede. “Si vuelve el ejército, quiero ser parte de él. Incluso si no hay dinero. Quiero ofrecerme para proteger el país”. 

Nestor Apolon, quien asumió por su cuenta la jefatura del grupo de voluntarios, dice que hay “miles y miles” de personas que quieren recibir entrenamiento. 

Si bien no hay armas visibles en esta improvisada base en el barrio pobre de Carrefour, se perciben recordatorios del pasado militar de Haití. 

Apolon, para empezar, reconoce que combatió junto a los rebeldes que derrocaron a Aristide por segunda vez en el 2004. Un individuo que custodia la entrada luce una cadena con las imágenes de Francois y Jean-Claude Duvalier, los dictadores conocidos como “Papa Doc” y “Baby Doc.” 

Algunos de los presentes sirvieron en el ejército entre 1991-94, cuando ese cuerpo gobernó el país y cometió algunas de las peores violaciones a los derechos humanos de que se tenga memoria. No faltan quienes dicen que siguen sintiéndose parte de las fuerzas armadas y sostienen que su disolución en 1995 fue inconstitucional. 

En general, son gente de derecha que ve con buenos ojos a los militares. 

“El ejército haitiano ha sido básicamente un ejército que fue usado contra el pueblo haitiano”, manifestó Reed Brody, asesor de derechos humanos. “Fue un instrumento de represión y cuesta creer que se gane algo reconstruyéndolo”. 

La candidata presidencial Mirlande Manigat, profesora universitaria y ex primera dama, apoyaría la creación de una fuerza militar que proteja la nación. Dijo que sería una fuerza que respetaría los derechos humanos. 

“Nadie querría tener unas fuerzas armadas como las de antes”, declaró a la AP. “Las viejas prácticas no volverán a repetirse bajo ningún concepto”. 

Su rival, el ex cantante Michel “Sweet Mickey” Martelly, dice que cualquier fuerza militar nueva debería incluir ingenieros y médicos capaces de responder en casos de desastres naturales. Indicó que quiere que soldados haitianos reemplazan a las fuerzas de la ONU que mantienen el orden desde el derrocamiento de Aristide. 

El sentido de patriotismo de muchos haitianos se ve afectado por la presencia de soldados extranjeros. 

David Dorme, exsargento del ejército que ayuda a entrenar a los voluntarios de Carrefour, dice que los soldados extranjeros no han sido capaces de contener la delincuencia. 

“Cuando teníamos un ejército, no había secuestros ni robos”, sostuvo. 

Nadie cuestiona la necesidad de mejores medidas de seguridad en esta nación de 9 millones de habitantes que tiene 8.400 policías mal equipados, un 40% de la cantidad necesaria, según el jefe de la policía Mario Andresol. 

Hay sectores del país sin fuerzas de seguridad, señaló. Agregó que también hace falta patrullar las costas y regiones remotas que son usadas como escala para los cargamentos de drogas que van de Sudamérica a Estados Unidos. 

Laurent Dubois, historiador de Haití y profesor de la Duke University, dice que la clave es decidir qué papel tendría un nuevo ejército. 

Opinó que los candidatos a la presidencia deben tener una “discusión abierta y clara” acerca del “tipo de ejército que vendrá y de su papel en la sociedad civil”. 

Andresol, quien fue capitán del ejército antes de enrolarse en la policía, expresó que el próximo gobernante no debería asignarle al ejército tareas civiles. Relata que luego de completar una capacitación de un año en la Escuela de las Américas de Fort Benning, Georgia, terminó dirigiendo el tráfico. Dijo que no se puede asignar tareas de servicios públicos a soldados entrenados para combatir. 

La idea de que haya gente entrenándose por cuenta propia en sitios como Carrefour inquieta al jefe policial, quien dice que a veces se engaña a la gente, haciéndole creer que conseguirá trabajo en la policía o algún organismo de seguridad.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese