Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

En Haití continúan los rescates, mientras miles esperan agua y comida

-A A +A
 

El batir de tambores llamó a los fieles a reunirse temprano la mañana del domingo para asistir a misa entre pilas de escombros, vitrales destruidos y las pocas paredes que quedan de la catedral de Puerto Príncipe.

"¨Por qué agradecemos a Dios? Porque estamos aquí", dijo el
sacerdote Eric Toussaint. "Decimos: 'Gracias, Dios'. Lo que pasó
es la voluntad de Dios. Estamos en las manos de Dios".
Mientras Toussaint daba su sermón a un grupo reducido de
feligreses en una escena apocalíptica, socorristas en diferentes
partes de la capital luchaban en medio del hedor de los cadáveres
para rescatar a un número cada vez menor de sobrevivientes
enterrados entre escombros de edificios. Cientos de miles de
personas seguían aguardando que les llegara algo de comida y agua a
cinco días del terremoto de magnitud 7 del martes.
El descontento crecía respecto de los intentos de hacer llegar
ayuda al aeropuerto pequeño, dañado y congestionado de la capital
_que controlan las fuerzas estadounidenses_ y desde allí a los
damnificados en la ciudad.
Médicos Sin Fronteras dijo el domingo que se le negó permiso
para aterrizar a un avión de carga que traía un hospital de campaña
y que debió desviarse a la República Dominicana, por lo que el
centro asistencial demorará 24 horas más en estar listo.
El secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon, que partió
hacia Haití, calificó al terremoto como "una de las crisis más
serias en varias décadas".
"Los daños, la destrucción y la pérdida de vidas simplemente
son abrumadoras", dijo.
Nadie sabe cuánta gente murió por el sismo. El gobierno de Haití
ya recuperó unos 20.000 cadáveres, sin contar los que recogieron
otras organizaciones o los deudos, dijo el primer ministro Jean-Max
Bellerive a The Associated Press.
La Organización Panamericana de Salud dice que entre 50.000 y
100.000 personas murieron. Bellerive dijo que 100.000 "parecería
ser el mínimo".
En la catedral, ancianas con rosarios en las manos rezaban por
la intervención de Nuestra Señora de la Asunción, cuyo nombre lleva
el templo de 81 años. Los rayos del sol se colaban entre los pocos
pedazos restantes de los vitrales de la catedral, mientras un
cadáver en descomposición yacía en la entrada principal.
Una mujer, al parecer con problemas mentales, comenzó a predicar
por su cuenta: "¨Dónde está nuestra justicia? Ahora el palacio de
la justicia se derrumbó... Todos estamos infectados por
enfermedades. El fin está cerca".
En medio de las privaciones, algunos recurrieron a los saqueos,
lo que enfureció a quienes custodiaban sus pocas pertenencias.
Residentes del barrio Delmas capturaron a dos presuntos
saqueadores, los ataron entre sí, los golpearon y arrastraron por
las calles. Ambos murieron, según constató una periodista de AP.
Una cuadrilla estadounidense rescató a una mujer de entre los
escombros de un edificio universitario, donde permaneció atrapada
durante 97 horas. Otra cuadrilla pudo darles agua a tres personas
cuyos gritos se escuchaban desde las ruinas de un supermercado de
varios pisos.
La madrugada del domingo, socorristas rescataron a Nadine
Cardoso, dueña del destruido Hotel Montana, de 62 años,
deshidratada pero sin lesiones. Entre los aplausos de la gente, la
bajaron en camilla con una cuerda por sobre una montaña de
escombros, doce horas después de haberla encontrado.
"Es un pequeño milagro, ella es una mujer dura. Es
indestructible", dijo su esposo Reinhard Riedl al enterarse de que
estaba viva.
El rescate fue agridulce para la hermana de Cardoso, Gerthe,
cuyo nieto de siete años debió ser abandonado cuando una réplica
cerró el espacio entre los escombros donde se pensaba que estaba.
"No podemos tenerlos a los dos", dijo luego que su hermana fue
rescatada.
Ban Ki-moon dijo que la ONU ya alimentaba a 40.000 personas y
que en un mes esa cifra debería llegar a dos millones.
La ONU perdió al menos a 40 empleados, incluidos el jefe de
misión tunecino Hedi Annabi y el subjefe brasileño Luiz Carlos da
Costa, y cientos seguían desaparecidos.
"Esta es la pérdida más grave y más grande en la historia de
nuestra organización", dijo Ban.
Florence Louis, embarazada de siete meses y con dos hijos, era
una de miles de haitianos que concurrieron a una entrada de la
barriada de Cité Soleil, donde trabajadores del Programa Mundial de
Alimentos de la ONU repartían galletas de alto contenido energético
por primera vez.
"Es suficiente, porque no tenía nada", dijo Louis, de 29 años,
con cuatro paquetes en sus manos.
El gobierno haitiano estableció 14 puntos de distribución de
alimentos y otros materiales y helicópteros estadounidenses
buscaban lugares para instalar otros. Los grupos de asistencia
abrieron cinco centros de salud de emergencia. Equipos vitales,
como purificadores de agua, comenzaban a llegar desde el
extranjero.
En un campo de golf en una colina, desde el que se aprecia la
capital arrasada, unas 50.000 personas dormían en un campamento
improvisado. Paracaidistas de la 82da División Aerotransportada de
Estados Unidos instalaron una base para entregar agua y alimentos.
Mientras los equipos de asistencia enfrentaban obstáculos en el
terreno, la secretaria de Estado estadounidense Hillary Rodham
Clinton visitó Haití y prometió más ayuda de su país. El presidente
Barack Obama se reunió con sus antecesores George W. Bush y Bill
Clinton en Washington y pidió a la población que haga donaciones.
En la catedral, el sacerdote Toussaint contó cómo sobrevivió,
casi por milagro.
"Vi la destrucción de la catedral por esta ventana", dijo, en
lo que queda de la oficina de la arquidiócesis. "No estoy muerto
porque Dios tiene un plan para mí".
Otros, sin embargo, se mostraban enojados.
"Es una catástrofe y fue Dios quien nos la envió", dijo
Jean-Andre Noel, un técnico informático de 39 años.
___=
Los periodistas de The Associated Press Tamara Lush, Jennifer
Kay y Kevin Maurer en Puerto Príncipe; Danica Coto en San Juan,
Puerto Rico; Bradley Brooks en Sao Paulo; Frank Jordans en Ginebra
y Libby Quaid en Washington contribuyeron a este despacho.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64104 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

80% Catolicos, 20%

80% Catolicos, 20% protestantes, 100% Vodoo ahi esta el detalle, para lo que siguen la brujeria hechiseria y todas esas diabluras ojo!!!

PAIS NO CREYENTE EN DIOS,

PAIS NO CREYENTE EN DIOS, SOLAMENTE CREEN EN SU VUDÚ,MAGIA NEGRA, HECHICERÍA, Y CON LOS GOBERNANTES CORRUPTOS? SERÁ ESTO CASTIGO DE DIOS? OTRA SODOMA Y GOMORRA? ARREPENTIOS Y SALVAOS......