Indicadores económicos
2017-02-25

Dólar (TRM)
$2.886,52
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,66
Euro
$3.062,30
UVR, Ayer
$244,39
UVR, Hoy
$244,48
Petróleo
US$53,99

Estado del tiempo
2017-02-25

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 18:49

Marea max.: 5 cms.

Hora: 12:08

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 12 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0,5 a 1,5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-02-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Evo Morales soporta protestas por tres días consecutivos

-A A +A
 

El presidente de Bolivia, Evo Morales, soporta este viernes, por tercer día consecutivo, protestas callejeras de sindicatos en procura de aumentos salariales, mientras el gobierno denuncia que los reclamos pueden desbordarse en violencia. 

Mineros, maestros y trabajadores de la salud han pactado una huelga indefinida desde el miércoles declarada por la unitaria Central Obrera Boliviana (COB), cuyo máximo líder, Pedro Montes, era hasta ahora leal aliado político del presidente Morales. 

Estos sectores exigen que el aumento salarial de 10% decretado el mes pasado por el gobierno para cuatro sectores (policías, militares, maestros y empleados de la salud) se extienda a todos los trabajadores y que el porcentaje de aumento sea superior. 

El resto de los sindicatos no se ha plegado hasta ahora al paro de actividades. 

“Estamos exigiendo al gobierno dialogar sobre nuestras demandas, ¿por qué no quieren dialogar?”, dijo en conferencia de prensa Montes. 

La COB pide hablar directamente con el presidente Morales, tras un frustrado proceso de negociaciones con el gabinete de ministros el mes pasado. 

Este viernes, como en los dos días anteriores, se repitieron las protestas con los huelguistas bloqueando desde temprano calles y avenidas y, además, alterando la rutina diaria con las explosiones de fulminantes de dinamita, constató un periodista de la AFP. 

Grupos de mineros intentaron ingresar por la fuerza a la Plaza de Armas de La Paz, donde se hallan los poderes Ejecutivo y Legislativo, lo que obligó a la Policía a hacer un uso profuso de gases lacrimógenos, aunque sin dejar víctimas. 

Los uniformados, además, cortaron por razones de seguridad el tráfico vehicular a una cuadra alrededor del centro del poder político, ante el asedio incesante de los manifestantes. 

Las protestas comenzaron el miércoles, el día de mayor violencia, cuando un grupo de trabajadores mineros estatales quiso llegar hasta el presidencial Palacio Quemado, con el uso de fulminantes de dinamita. 

El jueves en la mañana se reprodujeron los cortes de calles y avenidas, mientras los mineros, los más radicales, hicieron explosionar sus artefactos, denominados en este país “cachorros de dinamita”, e impidieron el tráfico de automóviles y omnibuses. 

La presencia de explosivos en las marchas motivó el temor del gobierno a que se produjeran actos de violencia. La Policía decomisó a los marchistas una cantidad no determinada de dinamita. 

“Eso podía haber explotado y causado serios daños a la gente que se encontraba alrededor, aquí no hay una huelga general, sino violencia”, manifestó la noche del jueves en una rueda de prensa el ministro de Comunicación, Iván Canelas. 

El vicepresidente Alvaro García dijo este viernes en otra conferencia de prensa que la causa de las protestas está relacionada “con una campaña sindical interna”, pues los dirigentes “buscan ser reelectos en las elecciones de la COB el (próximo) 1 de mayo”. 

Otras ciudades de Bolivia, como Cochabamba (centro) y Santa Cruz (este), dos de las más pobladas del país, también registraron marchas callejeras, aunque éstas sólo las protagonizaron maestros y trabajadores de la salud y de manera pacífica. 

El diputado opositor Osney Martínez declaró “que los sectores sociales que lo llevaron (a Morales) al poder, ahora lo cuestionan por falta de soluciones a los problemas de los pobres”. 

Morales, en el poder desde 2006, atraviesa su peor momento luego de que a fines de diciembre anunciara un aumento de 83% del precio de los combustibles, que motivó una protesta masiva. 

El presidente se vio obligado a derogar la medida pero ya estaba lanzada una dinámica de inflación que el gobierno no ha podido contener.

Notas recomendadas
2410 fotos
67547 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese