Indicadores económicos
2017-09-20

Dólar (TRM)
$2.904,60
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.477,38
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,69
Petróleo
US$49,48

Estado del tiempo
2017-09-20

marea

Marea min.: -1 cms.

Hora: 05:15

Marea max.: 15 cms.

Hora: 11:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-09-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Lula, el gran ganador

Luiz Inacio Lula da Silva logró hacer elegir a Dilma Rousseff presidente de Brasil y ahora el enorme capital político del mandatario más popular de la historia del país estará al servicio de su protegida, pero también de sus ambiciones personales, opinaron analistas.
Gracias a su prestigio e influencia entre los brasileños, Lula logró que su ex jefa de gabinete de 62 años, una militante desconocida del gran público que nunca había disputado un cargo en las urnas, derrotara al competente José Serra, brillante ex ministro de Salud y exitoso ex gobernador del motor industrial de Brasil, el estado de Sao Paulo.
El domingo, después de votar, Lula descartó toda participación directa en el Ejecutivo de Rousseff. “No existe ninguna posibilidad de que un ex presidente participe en el gobierno. Dilma (...) precisará construir un gobierno que tenga su rostro. Sólo me resta esperar que ella haga más de lo que yo hice”, dijo el presidente saliente.
Se mostró, no obstante, dispuesto a aconsejar a su protegida. “Soy compañero de Dilma, lógico que voy a discutir con ella muchas cosas”, expresó, escueto, a la prensa local.
Entre quienes analizan la realidad brasileña, nadie espera que este carismático dirigente de 65 años, que tiene más de 80% de popularidad, se retire de la vida política, en la que está presente desde hace más de tres décadas.
La Constitución impidió a Lula competir por un tercer mandato consecutivo, pero no lo inhabilita en el futuro a buscar regresar al Palacio presidencial de Planalto, algo para lo cual insiste en repetir que ya no tiene interés.
“No se puede prever. Muchas cosas pasan en cuatro años. Y en principio él es potencial candidato para sustituir a Dilma en 2014”, sostuvo no obstante el politólogo Williams Gonçalves, de la Universidad estatal de Rio de Janeiro, en declaraciones a la AFP.
Antes de la votación, el prestigioso sociólogo opositor Bolivar Lamounier, resumía así el futuro del mandatario en una entrevista al diario Valor Económico: Lula “será una especie de ayatola, fuera del gobierno, un fenómeno sin precedentes en la historia brasileña. En Sao Bernardo do Campo (su residencia) no se va a quedar. Va a opinar de todo”.
Y sobre su eventual influencia en el próximo gobierno, los analistas coinciden en señalar que Lula se lleva consigo un capital del que Rousseff aún carece: su capacidad negociadora.
Lula “es, por sobre todas las cosas, un gran negociador. El gobierno podría utilizar esa habilidad, por ejemplo, para tratar temas muy complejos en el plano interno, como la reforma fiscal o la reforma política, que son asuntos que requieren una capacidad enorme de articulación”, dijo a la AFP Cesar Carvalho, de CAC Consultora.

Desafío
La presidenta electa de Brasil asumirá a partir del 1 de enero en un país con sus finanzas estables, pero con el desafío principal de controlar el gasto público del pesado aparato burocrático brasileño, estimaron analistas a la AFP.
La economía en crecimiento, el desempleo en baja y la inflación controlada dan cuenta de una situación positiva, pero al mismo tiempo hay un gasto público elevado, una deuda pública en expansión por el aumento de las tasas de intereses y la depreciación del dólar, que golpea a la industria local.
"El gobierno de Dilma va a ser de continuidad, pero con ajuste fiscal, con reforma del sistema de jubilación, una reforma fiscal y una preocupación con la depreciación del dólar y su impacto en la economía", explicó el analista político Michel Zaidan, de la Universidad Federal de Pernambuco.
Lula le deja a su sucesora una situación que es el sueño dorado de cualquier presidente que llega al poder: amplia mayoría en el Parlamento, una expansión del PIB que superará 7% en 2010 y una población satisfecha con las mejoras del nivel de vida de los últimos ocho años, cuando 29 millones de brasileños salieron de la pobreza.
Los déficits de infraestructura son otro gran reto para un país que en 2014 acogerá la Copa del Mundo, en 2016 las Olimpíadas, y que quiere convertirse en un gran exportador petrolero explotando gigantescos yacimientos descubiertos a miles de kilómetros bajo el mar.

La Presidenta
En su juventud integró dos organizaciones armadas clandestinas de oposición a la dictadura militar (1964-1985), el Comando de Liberación Nacional (Colina) y la Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares (VAR Palmares), aunque su grado de participación en acciones armadas es aún motivo de polémica.
Ha defendido el actual modelo económico de respeto a la ortodoxia fiscal, pero también quiere un estado fuerte, con fortalecidas empresas y bancos públicos, una tendencia que inauguró el actual gobierno.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese