Indicadores económicos
2017-03-23

Dólar (TRM)
$2.936,82
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,61
Euro
$3.173,82
UVR, Ayer
$246,64
UVR, Hoy
$246,72
Petróleo
US$48,04

Estado del tiempo
2017-03-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 14:37

Marea max.: 12 cms.

Hora: 06:58

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 16 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.4 a 2.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Retirada de EEUU: los iraquíes están preocupados por la seguridad de su país

-A A +A
 

Muchos iraquíes recibieron con preocupación este jueves el anuncio de la retirada de la última brigada de combate estadounidense, porque dudan de las capacidades de las fuerzas iraquíes para brindarles protección en un país confrontado a una violencia persistente.

“Los estadounidenses tendrían que haber esperado que el ejército y la policía iraquíes terminen su formación y sean una fuerza verdaderamente leal”, confió a la AFP Alí Jalaf, un ingeniero de 30 años, en el barrio de Salhiya, en el centro de Bagdad.
Luego de siete años de controvertida ocupación, la partida durante la noche de esta última brigada de combate es vista como una buena nueva para muchos iraquíes traumatizados por los métodos a veces brutales de los comandos estadounidenses. Pero la agenda de la retirada es lo que plantea un problema.
“Nuestras fuerzas no están listas para proteger a la población”, considera Muna Jasim Alí, una profesora de Basora (sur) de 31 años. “Prueba está que los atentados ocurren en lugares con un número importante de tropas iraquíes”, dice.
El más sangriento atentado de este año en Irak ocurrió el martes, cuando un kamikaze mató a al menos 59 personas en un centro de reclutamiento del ejército, en el corazón de Bagdad, lo que ilustra las dificultades de las fuerzas iraquíes para controlar la situación.
El portavoz del gobierno iraquí, Ali al-Dabbagh, recordó este jueves que la retirada de las tropas estadounidenses era el resultado de un acuerdo entre Irak y Estados Unidos, y aseguró que “las fuerzas de seguridad iraquíes están suficientemente preparadas para afrontar la amenaza” de la violencia.
Sin embargo, la semana pasada, el general Babaker Zebari, jefe del estado mayor iraquí, había considerado que la retirada completa a finales de 2011 era prematura, y que su ejército no estaría listo antes de 2020.
Una opinión que comparten muchos iraquíes.
“La gente acusa a las fuerzas de seguridad, pero trabajamos 16 horas por día debajo de este calor y estamos cansados”, dijo un policía en un puesto de control de la capital, que quiso conservar el anonimato. “La retirada de los norteamericanos nos va a dar aún más trabajo”, deploró.
Abú Alí, un funcionario de 34 años del Ministerio del Interior, consideró que los atentados se habían reanudado luego de la retirada estadounidense de las ciudades a finales de 2009. “Si se retiran completamente, ¿qué va a pasar? Deben quedarse porque el gobierno no controla nada”, dijo.
Cinco meses después de las legislativas, los partidos iraquíes aún no encontraron un acuerdo para formar una coalición de gobierno.
Amer Ahmed al-Obaidi, de 46 años, jefe de una tribu de la provincia de Diyala, dice que habría preferido una retirada gradual bajo supervisión de la ONU: “Nuestras fuerzas carecen de experiencia y de material”, asegura.
La misión de combate de las fuerzas estadounidenses finaliza el 31 de agosto. El papel de los 50.000 militares que queden se limita a la formación y al consejo. Washington prevé una retirada completa de sus tropas de aquí a finales de 2011.
Otra fuente de preocupación es las injerencias del exterior. “En el contexto actual, los estadounidenses deben quedarse porque su partida prematura alentará las acciones de nuestros vecinos, tanto del este como del oeste”, cree el jeque Salman Mohamed Jalaf.
Sin embargo, para este hombre de 70 años, jefe de una tribu de Tarmiya, una localidad sunita a 45 km al norte de Bagdad, la presencia de Estados Unidos no trajo nada bueno.
“Los actos de violencia confesional de 2006 y 2007 son culpa de los norteamericanos, porque administraron al país sobre bases confesionales. Ellos son los que provocaron la aparición de Al Qaida en Irak”, dice, y agrega: “Todos los problemas empezaron con la invasión”.

2452 fotos
69168 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese