Indicadores económicos
2017-12-12

Dólar (TRM)
$3.029,75
Dólar, Venta
$2.818,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.564,80
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$57,14

Estado del tiempo
2017-12-12

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:52

Marea max.: 17 cms.

Hora: 08:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 05 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-12

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
9 - 0 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Amberes, entre más crece, más sufre

El crecimiento del barrio Amberes se ha convertido en el gran dolor de cabeza de los resi-dentes.
Hace 50 años, cuando los extramuros de Cartagena no pasaban de lo que ahora es la zona de los escenarios deportivos, Amberes era una pequeña comunidad en la que convivían carta-generos de clase media, quienes consideraban al suyo como uno de los mejores sectores de la ciudad que venía creciendo hacia las afueras.

Ahora, casi todas las calles están pavimentadas y las viviendas fueron construidas como buen gusto y amplitud. Pero el problema consiste en que el advenimiento de más familias y más construcciones está haciendo colapsar servicios como la energía eléctrica y el alcantarilla-do.
Dicen los miembros de la Junta de Acción Comunal que los transformadores y las redes eléctricas son demasiados viejas y hasta obsoletas, por lo cual casi diariamente el voltaje sube y baja sorpresivamente, lo que ha generado la pérdida de electrodomésticos por los que nadie responde.
Por esta anomalía, la JAC interpuso una acción de tutela, que no prosperó; y actualmente está cursando una acción popular de la cual esperan mejores resultados.
Mientras tanto, algunos vecinos no permiten que los operarios de la empresa Electricaribe revisen sus contadores. Pero —de acuerdo con Henry Quintana, vicepresidente de la JAC— se han tenido noticias de que ciertos operarios llegan a las viviendas diciendo que van autori-zados por la Junta de Acción Comunal, no siendo así.
La insuficiencia de las redes del alcantarillado es el otro signo en donde se nota el creci-miento del barrio, pues las mismas se rebozan sin necesidad de que caiga un aguacero; pero, cuando sucede eso, las consecuencias son aún peores.

No hay cama pa’ tanta gente

En casi todas las calles de Amberes se ven viviendas cuyos propietarios las han convertido en edificios de dos y tres pisos, lo que, según la JAC, han aumentado el número de usuarios del alcantarillado y de la energía eléctrica, sin dejar de lado que en el barrio también funcio-nan centros hospitalarios y empresas que ayudan a aumentar la demanda de servicios públi-cos.
Calles como la 20 de Julio y el Segundo Callejón sufren los rebosamientos del alcantari-llado, mientras que en la primera hay un canal que necesita ser intervenido por la Secretaría de Infraestructura, ya que no soporta el volumen de aguas pluviales que recibe de las zonas vecinas.
En esta misma calle hay dos registros que dejó la extinta empresa Telecartagena, los cuales ofrecen peligro para los transeúntes, además de que también rebosan agua constantemente.
La JAC debió entablar una acción de tutela, cuyo fallo fue favorable para la comunidad, pero después debió interponer un incidente de desacato y por esto último que el Gobierno está trabajando en esa problemática.

Otros problemas
—La JAC afirma que la mayoría de los habitantes de Amberes son apáticos a los procesos que se adelantan a favor del barrio, pero son eficaces cuando se trata de hacerle críticas nega-tivas a los líderes comunales.
—El barrio se está convirtiendo en el corredor de los llamados “fleteros”, debido a la can-tidad de entradas y salidas que posee, lo cual facilita el desplazamiento de los forajidos.
—Los fines de semana se presentan enfrentamientos entre pandillas de otros barrios, que toman las calles de Amberes para lanzarse piedras, con las cuales han herido a gente inocente.
—En el tramo de la Avenida El Consulado, que corresponde a Amberes, hay un puente que está cediendo a las inundaciones.
—Hay tres calles aún sin pavimentar: Calle Vásquez Cobo, Cuarto Callejón y Calle El Refugio.
—En la Calle Bolívar hay una casa abandonada que se llenó de malezas, ratas, serpientes y basuras, que afectan a los vecinos, pero los propietarios no aparecen.
—En casi todo el barrio el problema con la ocupación del espacio público es más que evi-dente. Negocios de todo tipo, especialmente los cercanos a la Maternidad Rafael Calvo, tie-nen los andenes tomados y la gente debe caminar por las vías, exponiéndose a ser atropellada por un carro.
—En los callejones tercero y cuarto funciona la empresa “Alimentos y Suministros”, que produce malos olores. La JAC ha elevado quejas ante las autoridades correspondientes, pero el local sigue funcionando como si nada.
—Por la Calle 20 de Julio las busetas de la empresa Cootransurb pasan a toda velocidad, produciendo contaminación auditiva y poniendo en peligro la vida las familias que residen en ambas aceras.
—En el Segundo Callejón los camiones de la empresa Alfa tienen las casas agrietadas, producen enormes trancones y han deteriorado los bordillos y los andenes. El Datt se reunió con Alfa y la JAC, pero no hubo ninguna solución.

“Queremos un puesto de salud”

Otro de los requerimientos de esta comunidad es la construcción de un Centro de Aten-ción Permanente (CAP) dentro del barrio.
Luis Miguel Lípeda, tesorero de la JAC, manifiesta que a causa de la ausencia de un puesto de salud, los residentes deben ir al de La Candelaria, o al de Los Cerros.
Además, explica Lípeda, “quisiéramos que el Dadis realizará una campaña de fumigación, porque los mosquitos han aumentado por cuenta de las lluvias”.
Según el tesorero, “a principios de año se le solicitó una campaña de desratización y otra de fumigación. La primera se hizo y la segunda no, porque, según el Dadis, no pueden ha-cerse tan seguidas, pues podrían ser perjudiciales”.
Los pobladores, además, critican el hecho de que varias de las calles y andenes permanecen atiborrados de autos de funcionarios de la “Clínica de Maternidad Rafael Calvo”, impidiendo el tránsito de los vehículos y de peatones.

Pandillas y estudiantes

En lo referente a la oferta de educación de Amberes, los residentes indican que hay 5 cole-gios, de los cuales el más deteriorado es la “Institución Educativa San Juan de Damasco”.
Las paredes internas de las aulas, que albergan a estudiantes de primaria y bachillerato, se ven en mal estado: tienen grandes grietas y fisuras, lo que a su vez intranquiliza a los padres de familia de los 1.600 alumnos matriculados.
Nelly Zalmata, la rectora, expresó que el Distrito va a reparar el plantel en su totalidad con una inversión, aproximada, de $4.000 millones.
“Nuestro colegio va a quedar de tres plantas, según me ha informado el secretario de Edu-cación Distrital, Julio Alandete. Las reparaciones se iniciarían antes de que finalice el año”, anunció la funcionaria.
De otro lado, Humberto Valiente, residente de la zona, explicó que los estudiantes de estas instituciones educativas son los más afectados por los problemas de inseguridad por parte de las pandillas que azotan al barrio.
De acuerdo con Valiente, este año a su hijo lo han atracado en dos ocasiones para robarle el teléfono celular.
De tal manera que, según los residentes, es usual que ocurran peleas entre estudiantes y pandilleros que pululan en lugar, especialmente en las noches. A estos pandilleros, además, les atribuyen la venta de alucinógenos que se da en algunas instituciones.

TEMAS



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Le aconcejo a estos

Le aconcejo a estos dirigentes que reflexionen, dicen: "queremos un puesto de salud", si tienen un Centro de Atencion de la Universidad de Cartagena, a 1 km esta Comfenalco, La Cruz Roja, La Casa del Niño, Maternidad Rafael Calvo y un poco mas alla el Hospital Universitario. Por eso estamos como estamos con esta "dirigentes", todos los barrios de Cartagena quieren un "puesto de salud", se debe optimizar lo que se tiene.-