Indicadores económicos
2017-07-21

Dólar (TRM)
$3.010,00
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.471,43
UVR, Ayer
$251,52
UVR, Hoy
$251,53
Petróleo
US$47,12

Estado del tiempo
2017-07-20

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 14:08

Marea max.: 30 cms.

Hora: 22:02

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Hospital de Nelson Mandela podría quedarse sin médicos

El hospital del barrio Nelson Mandela está a punto de quedar sin personal médico por culpa de los enfrentamientos entre pandillas.

La alerta la dan los propios funcionarios del CAP (Centro de Atención Permanente) o centro asistencial, a raíz de los inci-dentes del pasado 1 de enero, cuando durante un encuentro entre pandillas y agentes de la Policía Metropolitana, una bala perdida cobró la vida de un comerciante informal, residente en la zona.
“Ese día –cuenta la gente que se siente afectada– como a las 6 de la mañana en el sector El Edén se enfrentaron dos pan-dillas, y cuando la Policía intentó sofocar la riña, los pandilleros atacaron a los agentes, se formó una balacera y mataron al comerciante. Las piedras que se tiraban rompieron los vidrios de la puerta del hospital”.
Desde ese momento, el personal de médicos, enfermeros y funcionarios administrativos viene considerando la idea de abandonar el centro hospitalario, debido a que no es la primera vez que se ven agredidos.
Josías González, gerente administrativo del CAP Nelson Mandela, cuenta: “Tenemos claro que debemos atender a toda la comunidad sin ningún favoritismo, pero nos ha tocado recibir a jóvenes que nos amenazan y nos insultan con palabras soeces para que los atendamos a ellos de primeros, y por encima de quien sea”.
El funcionario agrega que “desde hace algún tiempo uno se siente nervioso cuando sale en su carro, o toma una buseta, porque presiente que le pueden hacer un daño en cualquier momento”.

¿Problema nuevo?

El presidente de la Corporación Cívica por la Educación y el Mejoramiento Ambiental, Marco Segundo Hernández, le dijo a El Universal que la aparición de las pandillas juveniles en Nelson Mandela es un fenómeno que se padece desde hace tres años, aproximadamente.
Aunque, según el dirigente, “hace unos años hubo grupos pequeños de delincuentes que fueron contrarrestados por otros grupos armados ilegales, quienes lograron desterrarlos y garantizar la seguridad de la zona, pero más tarde esos mismos grupos ilegales empezaron a cometer desmanes, por lo que la Fuerza Pública debió intervenir. Algunos están encarcelados y otros huyeron, mientras que otros más fueron asesinados por sus propios compañeros”.
Hernández asegura que con la desaparición de los grupos armados empezaron a surgir las gavillas de jóvenes provistos de armas blancas, garrotes y changones, quienes pelean por dominio territorial o por el comercio de estupefacientes.
“Ese problema –prosigue– se debe a un fenómeno que se está dando en las zonas pobres de Cartagena, y es el desplaza-miento interno. La mayoría de quienes componen las pandillas de Nelson Mandela son jóvenes de los barrios circunvecinos y de la Zona Suroriental. A ellos, por la presión de las autoridades y el rechazo de sus propios vecinos, se les va cerrando el cír-culo, entonces salen a otros barrios a alentar y a seguir engrosando el pandillismo”.
La dirigencia comunal supone que para solucionar el problema de las pandillas (que hasta el momento son ocho en Man-dela) se necesita más que la intervención de la Fuerza Pública.
“La mayoría de los pandilleros son menores de edad acolitados por sus padres, de manera que no se les puede encarcelar, ni hacer el más mínimo maltrato, porque al policía le caería todo el peso de la ley. Entonces, creemos lo más expedito es apli-car las sanciones a los adultos”.

Vagancia y flagelos

Moradores de los sectores El Trupí y El Millo, la zona del CAP en donde suceden los enfrentamientos los fines de sema-na, manifiestan que el barrio sufre cuatro graves flagelos: la desocupación, la venta y consumo de estupefacientes, el pandi-llismo y la prostitución infantil.
“Pero la desocupación es la madre de los demás flagelos –considera el docente Álvaro Paternina–, porque los jóvenes salen del bachillerato, pero se quedan vagando en las esquinas toda vez que no tienen recursos para la educación superior. El Sena de vez en cuando viene por aquí a ofrecer talleres, pero no les facilita espacios laborales; y si los muchachos quieren entrar a una carrera técnica, les piden miles de requisitos, empezando por el patrocinio, cosa que no puede encontrarse en un barrio donde el 80% de la gente vive de la economía informal”.
Y en efecto: desde las primeras horas del día se ven los grupos de jóvenes sentados en las esquinas, organizando cualquier juego de mesa; o, en el peor de los casos, consumiendo estupefacientes.
“Algunos comerciantes han tenido que irse del barrio, porque alguna vez regañaron a los muchachos que veían fumando vicio y lo que lograron fue que les levantaran las tiendas a piedras y que hasta les robaran”, relatan los líderes cívicos.

No son de Mandela: coronel Mena
El comandante de la Policía Metropolitana, coronel Carlos Mena Bravo, confirmó a El Universal que la mayoría de jóve-nes que integran las pandillas no son de Nelson Mandela, sino de barrios aledaños, y que llegan los fines de semana a ajustar cuentas con jóvenes residentes.
En ese sentido, asegura que sus agentes vienen programando operativos todos los fines de semana, y a altas horas de la no-che, para imponer tranquilidad en la zona.

Habla alcalde menor
El alcalde de la Localidad Industrial de la Bahía, Édgar Arrieta Caraballo, dice estar conversando con líderes juveniles de Nelson Mandela para que organicen a los jóvenes de su barrio en torno a clubes juveniles y actividades culturales que serán apoyadas con recursos del presupuesto participativo, que son 83 millones de pesos.
El funcionario anuncia que, con apoyo de la Secretaría de Educación, se incentivará a los jóvenes para que ingresen al Centro Educativo Regional de Educación Superior (Ceres) de Ciudadela 2000.
En cuanto a la situación del CAP u hospital, indica que “ya conversamos con la Policía Metropolitana para que el lugar tenga vigilancia permanente con un cuerpo de agentes, además de que pondrán límites de horarios a los jóvenes para evitar que estén en la calle hasta altas horas de la noche”.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Eso que se vive en Nelson

Eso que se vive en Nelson Mandela es igual en Medellin en la comuna 13, , en Bogota en Ciudad Bolivar y en otras partes del pais . En estos espacios geograficos se da una mezcla peligrosa de desplazados , control territorial de bandas , drogadiccion , comercio de estupefacientes , extorsion a comerciantes y pobreza y desigualdad . Se puede mejorar un poco el asunto con medidas policivas pero de momento el problema es estructural y no tiene solucion a corto plazo

Aqui hay es que traerle

Aqui hay es que traerle oficio a este poco de vagos y flojos jugadores de Cartas y Domino....
Control de natalidad e inversion social........
y pensar que este es uno de los sectores mas beneficiados hasta por donaciones extranjeras y visitas de figuras ilustres....

se van los medicos y ningun

se van los medicos y ningun profesional de la salud quiere cojer para aya y son tan descarado de quejarse con el gobierno que no los ayuda o que los tiene desamparados. si ellos se lo estan buscando.
son uno de los septores marginales mejores que tiene cartagena la inversion que le hacen los extrangeros y cuentan con una ciudadelas escolares bien dotabas.

SE NECESITAN

SE NECESITAN ESTABLECIMIENTOS O EMPRESAS QUE LE DEN TRABAJOS A ESTOS JOVENES MAL ENCAMINADOS HAY QUE CAPACITARLOS PARA QUE SEAN PERSONAS QUE PRODUZCAN LOS QUE SON BACHILLERES QUE SE LOS LLEVEN PARA EL EJERCITO PARA QUE TENGAN UNA OPRTUNIDAD DE TRABAJO HAY QUE APOYARLOS....

una situacion lamentable que

una situacion lamentable que por culpa de pandillas, niños, ancianos puedan quedar sin servicios medicos. ojo padres de familia si ves a sus hijos en malos pasos llevenlos a rehabilitar, soliciten ayuda a tiempo.Porque el derecho a la vida impera sobre todo lo demas.

En Nelson Mandela al igual

En Nelson Mandela al igual que muchos barrios de Cartagena, el problema es de gran contenido social y sus habitantes tampoco hacen nada por tratar de mejorar su calidad de vida, los que lo hacen lo intentan de la manera mas facil, el robo, extorsion, jibaros etc, una sensibilizacion para estos jovenes a que sean un mejor ciudadano para el futuro es dificil pero no imposible, a corto plazo deben someter a los padres de estos pandilleros y a ellos mismos a un programa de socializacion

bien kike!!!

bien kike!!!

Paraco con todos ellos...

Paraco con todos ellos... Delen Piso para que vean,....
Los Habitantes deben reunirse y pagar para q les den de baja a esos combito pa que vea como se van enseguida

La unica forma para acabar

La unica forma para acabar con este problema es detenerlos a todos y meterlos en el EJERCITO y un buen entrenamiento de COMANDOS(fuerzas especiales) para corretear y matar a todo guerrillero que encuentren,seria una idea maravillosa.Volverian a cartagena formados con caracter,valores y autoresponsabilidad y tambien como heroes.COCODRILOS,BANDIDOS!!!!!!!!

Es un sector con relaciones

Es un sector con relaciones sociales complejas qué generan conflicto y desconfianza para sus residentes, además de la permanente contaminación electromagnética en la que viven. Las propuestas de culturales juveniles que coordina el alcalde menor a los líderes juveniles ojalá y sean objetivas en el corto y largo plazo para que así la utopía sea también real también para los pandilleros que en este caso son el foco de la problemática.