Indicadores económicos
2017-06-28

Dólar (TRM)
$3.025,28
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.411,91
UVR, Ayer
$251,08
UVR, Hoy
$251,16
Petróleo
US$44,24

Estado del tiempo
2017-06-28

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 10:15

Marea max.: 16 cms.

Hora: 02:44

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-06-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Mitos y leyendas en las iglesias de Cartagena

Texto suministrado por la Corporación Turismo Cartagena

Ataque de piratas en la Catedral

Los corsarios de Luís XIV, el Rey Sol de Francia, inmortalizado en la leyenda de la “Máscara de Hierro”, asaltaron a Cartagena en 1697, aprovechando la valiosa infor-mación conseguida por sus espías. Los habitantes de la ciudad habían abandonado el ejercicio de las armas, pensando, que la sola imagen de sus murallas y castillos, era suficiente para disuadir a sus enemigos.

Los cañones de la ciudad estaban oxidados, y por eso, luego de una corta batalla, el Almirante francés Jean Bernard Desjeans, Barón de Pointis se hacía recibir victorioso en esta catedral con un simbólico “Te Deum Laudamus”, cantado por el cabildo eclesiástico, amenazado con mosquetes.

Los corsarios saquearon sin piedad la ciudad, incluyendo los conventos y esta cate-dral. Juntaron unos nueve millones de pesos oro, además de diecisiete baúles de esmeraldas, siete de rubíes y tres de perlas: el tesoro más grande jamás capturado por pirata alguno en toda la historia. Suficiente para que el Rey Luís XIV terminara su Palacio de Versalles.

Las ordenes del Rey Luís XIV al barón corsario, eran las de establecerse en la ciudad con gobernador y presidio francés; pero una epidemia de fiebre amarilla mató a más de ochocientos soldados en seis días, y la flota francesa se hizo a la vela, sin dejar lo convenido del botín a los filibusteros de la costa de Goneve que les habían ayudado en el asalto.

Por esto, los filibusteros se lanzaron sobre la ciudad indefensa a título propio, y en-cerraron a niños y mujeres en esta catedral, rodeándolos de barriles de pólvora, que Amenazaban con hacer saltar, mientras torturaban en el exterior a los hombres. Exi-gían que la ciudad reuniera lo que les debía el Barón de Pointis.

Púlpito de la Catedral

Tallado en Florencia, Italia, a finales del siglo XVIII, con diversos tipos de mármol. Es-tá decorado con magníficos bajo relieves, que muestran a los cuatro evangelistas junto a los símbolos que los representan: Marcos con el león, Juan con el águila, Ma-teo con el ángel y Lucas con el toro; y al centro, San Pedro predicando a sus discípu-los.

Se dice que el púlpito pasaba en tránsito por la Heroica e iba par el Virreinato de Li-ma, Perú, a finales del siglo XVIII, pero fue “confiscado” para esta catedral por el obispo de entonces, Fray José Díaz de la Madrid.

Cerro de la Santa Cruz de la Popa de la Galera
El cerro recibe este nombre porque a los navegantes les parecía similar a la popa de una embarcación. El cerro era una selva que servía de refugio a los negros cimarro-nes.
Desde la cima de la histórica colina se domina toda la ciudad. A principios del siglo XVII en la cúspide, dos padres Agustinos construyeron un claustro que recibió el nombre de "Convento de Nuestra Señora de la Candelaria".
Posteriormente, fue escenario de luchas y sirvió de cuartel y fortínEn la parte poste-rior del convento hay un sitio escabroso denominado "El salto del cabrón" y, según la leyenda, el primer superior del convento arrojó un macho cabrío llamado "Buzira-co", objeto de culto y adoración de los negros

Leyenda del Cristo de la Expiración

El Cristo, ubicado en una de las naves de la iglesia de Santo Domingo, es una talla en madera de sobrecogedora belleza artística, muy antigua; aunque su veneración po-pular, como reliquia milagrosa, es más reciente. Comenzó en 1754, cuando una epi-demia de viruela azotaba a Cartagena. El pueblo sacó en procesión diversas imáge-nes consideradas milagrosas, sin éxito alguno; hasta que haciendo los frailes novena a esta imagen, cesó súbitamente la enfermedad.

Un año más tarde, el Prior dominico Fray Braulio Herrera, registraba en sus escritos la leyenda del origen celestial de la imagen; que se asegura es obra de un ángel que se hizo pasar por estatuario, utilizando, para su trabajo, un extraño madero arrojado por el mar detrás del convento.

El fingido artesano se había encerrado a trabajar; pero al cabo de un tiempo, al no escuchar ruido alguno dentro de su celda, los frailes decidieron abrirla; sólo encon-traron esta imagen de Cristo a punto de expirar, pues el escultor había desapareci-do, misteriosamente.

Son incontables los milagros atribuidos a la intercesión de esta imagen; pero fue, sin duda, su veneración multitudinaria, cada lunes, la que mantuvo vivo este templo, luego de la supresión del convento dominico en el siglo XIX; aunque las tropas que tomaron el edificio como cuartel, alcanzaron a robarse sus clavos de oro macizo, que pesaban más de dos libras. Se salvó, en cambio, el hermoso altar de estuco donde reposa, realizado por el notable artesano de la ciudad Hermenegildo Ayala.

Leyenda del diablo que torció la torre de Santo Domingo.

Una leyenda dice que el maligno vino hasta este templo, cuando estaba aún en construcción. En 1630, trabajaba en la obra el arquitecto dominico Fray Francisco de Garayta, cuando fue tentado por el diablo.

Bajo el disfraz de un talentoso ingeniero, propuso en repetidas ocasiones al fraile, cambiar la discreta belleza de la torre, por algo más fastuoso que él había diseñado; hasta que Fray Francisco descubrió su engaño, retándolo, mientras hacía con sus dedos la señal de la cruz: “Vade Retro”; el diablo se retorció en un remolino de polvo e intentó derribar la torre, pero sólo logró torcerla un poco, antes de desvanecerse lanzando su bastón, que se convirtió en serpiente.

Entonces, el diablo no quería que lo torre se levantara, y un día apareció en la plaza y dando un soberbio brinco se agarró del borde principal de la torre, la sacudió vio-lentamente y no pudo derribarla; desde entonces el vecindario asegura que quedo torcida.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese