Indicadores económicos
2017-08-21

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-21

marea

Marea min.: -9 cms.

Hora: 05:43

Marea max.: 23 cms.

Hora: 23:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 10 a 24 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-08-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - -
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Pedro Medina, constructor de confianza

Pedro Medina, un visionario que cree en Colombia y que ahora quiere que todos crean en Cartagena, destaca de esta ciudad que es la única en el mundo que tiene 11 kilómetros de murallas, mar, bahía, recursos naturales insospechados y sobre todo gente pujante que quiere salir adelante.

Medina no descansa, siempre está hablando de cosas buenas de Cartagena, Colombia, Bogotá, Orito (Putumayo) y de otras ciudades donde busca rescatar las razones para despertar más afecto hacia esos lugares.

Dirige la Fundación Yo creo en Colombia y presta asesorías a empresas y conglomerados en varios países de América.

Lleva varios años como profesor de estrategia empresarial y de proyectos dirigidos en la Universidad de Los Andes. En su rol de catalizador y junto a su fundación, ha presentado 5.100 veces la charla de Yo creo en Colombia, ante 654 mil personas, en 27 países.

Pedro Medina estudió Economía, Relaciones Internacionales e Historia en la Universidad de Virginia, en Estados Unidos. Tiene un MBA de la misma universidad y un bachellor en Hamburguerología, de la Universidad de la Hamburguesa, en Chicago.

Es reconocido por fundar en 1995 McDonald’s en Colombia y la lideró durante 7 años, convirtiéndose en el mayor empleador de estudiantes universitarios en Colombia.

Desarrolló 350 proveedores colombianos para McDonald’s. En el 2001, la revista Dinero lo reconoció como uno de los 20 empresarios más importantes del país y la Cámara Colombo-Americana lo declaró ‘Colombiano Ejemplar’.

En Septiembre del 2004, el periódico El Colombiano y el presidente Álvaro Uribe lo reconocieron como Colombiano Ejemplar en la categoría de Economía y Negocios. También ocupó puestos gerenciales en Sofasa, Propilco y Mobil.



“Yo creo en Colombia”

En fin, este hombre ha hecho muchas cosas interesantes, pero quizá lo que más llama la atención es que dejó una exitosa carrera de empresario y se dedicó a hacer lo que más le gusta: crear sentido de pertenencia hacia Colombia.

Dice sin ambages que Yo creo en Colombia nació de una frustración cuando él era profesor universitario y empresario, cuando en el año 1999 preguntó a sus 39 estudiantes de Ingeniería Industrial de la Universidad de los Andes: “¿Quiénes de ustedes se ven en Colombia en 5 años? Solamente 12 de ellos alzaron la mano.

“Colombia se encontraba entonces en una situación complicada con la intersección de tres crisis: una crisis política, una crisis eco-nómica y aún más grave una crisis de confianza. En 1999 el país tocó fondo. Ese año, casi se quiebra Colombia. La economía decreció por primera vez en setenta años, todos los bancos estatales se quebraron, seguidos por el sistema UPAC (Unidad de Poder Adquisitivo Constante), y como consecuencia una cantidad grande de colombianos perdieron su casa. Ese año el 80% de los secuestros del mundo ocurrieron en Colombia, 55% de los actos terroristas del planeta sucedieron en nuestro país, 400.000 colombianos (el 1% de la población) tomaron la decisión de irse a buscar una vida ‘digna’ en el exterior. Ese año se quebraron cientos de empresas y miles de empresarios perdieron cantidades de dinero. Ese año había un graffiti que decía: ‘El último en salir, por favor apague las luces’”

Recalca que no fue sorprendente, entonces, que solo 12 de 39 estudiantes de mi clase, menos del 30%, quisieran quedarse en Colombia.

“Le pregunté a los otros 27 por qué querían irse. Ellos me voltearon la pregunta: ‘Díganos usted, ¿por qué quisiéramos quedarnos?’. Recuerdo no poder venderles la idea de quedarse en Colombia a los que querían irse. Les dije: ‘Pues... el café y las esmeraldas, y los dos mares, y las flores, y, y, y...’, me quedé en blanco por un momento y pensé: ‘No vendemos Colombia porque no la sabemos vender’, así que decidí hacer algo al respecto. Entonces organicé un grupo de 50 estudiantes de 5 universidades y durante 18 meses investigamos las fortalezas de Colombia. La visión inicial era montar un currículo de ‘Porque Creer en Colombia’ para todos los colegios y universidades del país. Luego de varios encuentros y de mucho trabajo de investigación, llegamos a una reunión de trabajo en febrero de 2001, de los cincuenta que estaban investigando solo aparecieron ocho. Nuevamente me sentí frustrado, pues creía que había desilusionado a mis estudiantes con un proyecto utópico sin pies ni cabeza”.

“Sin embargo, en la reunión reflexioné con el grupo y les dije: Lo perfecto es enemigo de lo bueno, una cátedra inicia con la primera clase. Fue así como empezamos a armar diapositivas en el computador, basados en la información que teníamos. El trabajo duró varias semanas. Entonces uno de los miembros del grupo (Juan Camilo Jiménez) consiguió que me invitaran a dar la primera conferencia de Por qué creer en Colombia” en Maloka, el mejor auditorio en el país en ese momento. Desde ese momento el proyecto se convirtió en una bola de nieve y ocho meses después había dictado la conferencia 256 veces.

Había días en que la daba hasta 6 veces. La conferencia se volvió un hito: desde la IBM hasta el Concurso Nacional de Belleza, desde el Cuerpo Diplomático hasta los médicos de la Fundación Santa Fé en Bogotá, desde el Gobernador y los Alcaldes del Putumayo hasta el Banco Mundial, desde colegios públicos hasta universidades privadas, desde la Convención Bancaria hasta el Palacio de Nariño, desde gremios hasta iglesias.

Medina sigue recalcando que para creer en este país hay que tener conciencia, confianza y coherencia.



“Creer en Cartagena”

Hay muchas razones para creer en Cartagena, por ejemplo la belleza histórica, que es lo obvio; la Bahía, los atardeceres, el potencial empresarial y muchas otras cosas, pero eso es lo obvio.

“Lo no obvio es otra virtud, porque hay muchos tesoros escondidos. Por ejemplo, tenemos la riqueza de Martín Murillo, quien en un tiempo fue un gran vendedor de bolsitas de agua, y que hace un tiempo se dedicó a terminar su vida soñando. Él tiene 5º de primaria, es un magnífico lector al que un día Jaime Abello Banfi, de la Fundación Nuevo Periodismo, le regaló un libro sobre las cinco claves del periodismo. Entonces se dio cuenta que eso era demasiado importante como para quedarse con el libro y lo comenzó a prestar. Otro día se lo encuentra Raymundo Angulo y le preguntó cuál era es su sueño y le respondió que quería fomentar la lectura, prestando los pocos libros que tenía. Martín es un activo oculto que con su carreta literaria cargada de libros que presta por toda la ciudad, ha ido invitado a la feria del libro de Guadalajara y a muchos eventos importantes en el mundo”, dice Pedro Medina con gran convicción.

Señala que en Cartagena hay mucho potencial que no es aprovechado.

“La gente de Cartagena es especial, con una manera de ser agradable, pero para lograr que la gente crea en Cartagena hay que investigar con más profundidad. Este proyecto lo lidera Jorge Cassalins”.

“Ahorita trabajamos en Yo creo en Orito, Putumayo’. Montamos un proyecto y entrenamos a unas personas que sirven de multiplicadores de las bondades del país, de la ciudad”, termina la charla regalando palomitas de la paz y ladrillos para construir una nueva Cartagena.





Puntos claves sobre ‘Yo creo en Colombia’

1-Es un grupo de trabajo liderado por empresarios, ciudadanos y jóvenes colombianos.

2-El objetivo del proyecto es empoderar a los colombianos para que puedan destacar lo positivo de su país y generar alternativas de cambio.

3-Demostrar y construir sobre la base de que Colombia es un país potencialmente rico en muchos frentes industriales, comerciales y sociales.

4-Fortalecer el concepto de cambio, demostrando que todos somos parte del mismo y que la responsabilidad no radica en un tercero.

5-Abrir la mente de los colombianos a pensar en positivo y no en negativo. “Todo será como usted quiere que sea”, promoviendo el trabajo en equipo, demostrando sus resultados y alcances en experiencias nacionales.

6-Resaltar ejemplos de individuos, grupos, empresas y organizaciones que han logrado salir del derrotismo y dar un buen ejemplo, como el proyecto Yo creo en Colombia, que ha fortalecido el trabajo en equipo y que ha generado nuevas oportunidades internacionales para el país.

7-Fomentar el desarrollo de nuevos grupos de trabajo ciudadanos que tengan como fin determinar agentes de cambio y fortalecerlos, y demostrar así que el trabajo de vender bien a Colombia sí paga.


Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Tanta alabanza no es

Tanta alabanza no es gratis,otro que viene con espejitos,la Cartagena que recordamos ,de identidad propia,se está esfumando y transformando al ritmo nuevo de inversión paisa y foranea;ahora nos van a decir lo que debemos creer debe ser la Cartagena "nuestra".A otro perro con ese hueso.Páse perro.