Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Perfil de Guillermo Solórzano Julio, liberado por las Farc.

-A A +A
 


Un hombre que nació para el servicio a la comunidad.
Así describe Noemí Julio al mayor de sus hijos, Guillermo Javier, quien desde niño mostró su alegría y habilidad para hacer múltiples cosas con responsabilidad y seriedad.
Por esta razón, relata su madre, lo llamaban para participar en diferentes actividades en el Colegio Panamericano, donde cursó toda su primaria y bachillerato.
Hizo parte de la banda de guerra (hoy de paz) de dicho colegio, fue brigadista de la Cruz Roja y bachiller auxiliar de la Policía, todo esto antes de sus 18 años de edad.
“A mí me gustaba meter a mis hijos en diferentes actividades para que se mantuvieran ocupados”, describe su madre.
Guillermo, antes de ser auxiliar bachiller, expresó su deseo de estudiar comunicación social, incluso, varias veces durante su juventud visitó la sede de El Universal, para mostrar los dibujos que hacía, con la intención de que publicaran sus trabajos.
“Pero cuando prestó el servicio militar todo cambió”, recuerda su madre.
Por un golpe de suerte, como lo explica doña Noemí, Guillermo fue escogido entre sus compañeros auxiliares de la Policía, para continuar una carrera dentro de esta institución, en la ciudad de Bogotá.
“Nadie se imagina la alegría que sentí cuando llegó el telegrama de Bogotá diciendo que Guillermo había salido favorecido, por supuesto que nosotros lo apoyamos en todo lo que pudimos para que hiciera el viaje”, dice.
Así doña Noemí vio partir a su hijo mayor hacía Bogotá con tan sólo 18 años.
En la capital del país, Solórzano Julio ingresó a la Escuela de Oficiales General Santander, de la Policía Nacional, donde culminó su preparación tres años después con el grado de Subteniente.


Recorrido policial
Guillermo Javier Solórzano Julio, nació el 8 de noviembre de 1975 en Cartagena de Indias. Tiene 35 años.
Vivió toda su niñez y juventud en una casa del barrio Pie del Cerro, en compañía de sus hermanos Luis, Francisco, Franklin y Piedad, y de sus muchos primos y tíos que vivían en las casas contiguas.
Según la hoja de vida que reposa en los archivos de la Policía Nacional, a los 21 años sale de la Escuela de Oficiales General Santander, en Bogotá, y empezó sus labores de servicio en el Departamento de Bolívar.
Entre los años 90 y principios del nuevo milenio era época de pescas milagrosas, secuestros, quema de buses y tomas y destrucción de pueblos enteros por parte de las Farc.
Sin embargo, gracias a la protección divina a la que encomendaba Noemí Julio a su hijo, nunca le pasó nada en las comandancias de los municipios de Bolívar, entre ellos Magangué, San Jacinto, El Carmen de Bolívar, San Juan, Mompox y Arjona.
En Cartagena, estuvo en los CAI de los barrios Olaya Herrera y Blas de Lezo.
“Cuando él estaba en El Carmen, llamaron unos policías a decir que había una emboscada en San Pablo. Guillermo se preparó a salir, y junto a él fue un oficial que ese día salía de licencia y estaba preparando las maletas para viajar a Bogotá”.
“Cuando llegaron, pasaron por una carretera que tenía una mina, el carro donde iba Guillermo alcanzó a pasar, y el del compañero fue el que explotó con la mina. El compañero de Guillermo lastimosamente murió y a mi hijo no le pasó nada gracias a Dios”, relata Guillermo Solórzano, padre.
El primero de diciembre de 1998 fue ascendido al grado de Teniente.
Este cartagenero entonces recorrió con la Policía las comandancias de Cauca y Valle, donde estuvo en las ciudades de Buenaventura, Cartago y Florida. De esta última localidad era comandante al momento de su secuestro.
En el 2002 fue ascendido al rango de Capitán y el 1 de diciembre de 2007, seis meses después, estando en cautiverio, fue ascendido al grado de Mayor de la Policía.
Seis menciones honoríficas y 98 felicitaciones por su trabajo en las diferentes áreas de servicio de la Policía Nacional, hacen parte de la hoja de vida del cartagenero Solórzano.
A temprana edad, con apenas 22 años, Guillermo Solórzano formó un hogar al lado de Julia María, unión que dio vida a Laura Sofía, la única hija de la pareja, nacida el 8 de julio de 1999.
La pareja vivía en Montería, pero debido al trabajo de su marido, Julia María viajaba constantemente hacia los sitios donde estaba Guillermo.
Sus hermanos lo describen como un padre amoroso y un buen marido.


Secuestro
En los recuerdos de la progenitora de Solórzano sobre su secuestro, hay cierta aflicción: “Así pasan las cosas de Dios...”.
“Desde la Semana Santa del 2007, yo le empecé a decir a mi hijo que buscara un traslado para un departamento que estuviera cerca de Bolívar, con el fin de que pudiera visitarnos más seguido”, dice Noemí Julio a manera de sentencia.
Montería, donde vivía su esposa y su hija, Barranquilla y Santa Martha, eran algunas de las opciones de Solórzano para pedir traslado.
Cuando estaba de comandante en Florida (Valle), el Mayor de la Policía organizó una visita de su esposa y su hija a este municipio, pues allí se realizarían las fiestas patronales.
“Ellas iban a visitarlo, la niña salía el 12 de junio de vacaciones, y él la mandó a buscar antes porque quería estar con ellas. Cuando ellas estaban allá, él habló con un amigo y se fueron a un balneario que queda a ocho minutos de donde él trabajaba, porque la niña quería ir a piscina”.
“A ese sitio llegaron unos hombres miembros de las Farc, a cobrar vacuna al dueño del balneario, la cual pagó. Sin embargo, fueron llevados (Solórzano y el dueño del inmueble) por los insurgentes.
“Yo sé que usted va a salir rápido y yo me quedo”, le dijo Solórzano a su acompañante. A los pocos días las Farc incluyeron al policía en la lista de canjeables.
Doña Noemí Julio recibió ese 4 de junio la noticia del secuestro de su hijo a través de la llamada de un amigo familiar, “asiduo oyente de Caracol Radio”, como ella misma lo describe.
“Lo peor es que mis hijos ya lo sabían y no me habían dicho, me quise morir ese día”, narra Noemí.
Desde ese 4 de junio de 2007 hasta ayer, Noemí guardó en su corazón un abrazo y un beso para su hijo. Y el milagro se dio.


Fui su comandante: General Restrepo
El comandante de la policía metropolitana de Cartagena, General Ricardo Restrepo, narró a este matutino su alegría por la liberación de Solórzano, de quien fue comandante en Florida (Valle), justo antes de ser secuestrado.
“La alegría es inmensa por el regreso del Mayor Solórzano. Igualmente nos entristece por el resto de compañeros que siguen bajo este flagelo. Estamos listos para darle un recibimiento con todas las de la ley”, dijo.
Restrepo destacó la excelente labor que desempeñó como oficial, y su consagración al servicio de la comunidad, lo que lo hizo ganarse el cariño de los habitantes de Florida.
“Esperamos poder contar con su trabajo en la ciudad”, concluyó el comandante.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64182 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese