Indicadores económicos
2017-02-23

Dólar (TRM)
$2.893,55
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.041,98
UVR, Ayer
$244,21
UVR, Hoy
$244,30
Petróleo
US$53,59

Estado del tiempo
2017-02-23

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 01:33

Marea max.: 15 cms.

Hora: 09:05

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Un golpe rápido y brillante

-A A +A
 

A mediados de 1811, los patriotas, divididos en Cartagena entre piñeristas y toledistas, discrepaban sobre la urgencia de declarar la independencia absoluta con respecto de España, la oportunidad para hacerlo, y sobre la forma como debería procederse.

Y aunque tanto el Acta de independencia absoluta como un proyecto de Constitución para el nuevo Estado que de aquella proclamación habría de surgir, habían sido ya redactadas, el patriciado criollo, que gozaba de los privilegios heredados del régimen colonial, no tenía demasiada prisa en protocolizar tal independencia por un acto solemne, pues la venía gozando de hecho en relación con España.

En cambio, el pueblo llano miraba con simpatía la propuesta que algunos caudillos, como los hermanos Gabriel y Germán Gutiérrez de Piñeres e Ignacio Muñoz venían haciendo, sobre la necesidad de proceder cuanto antes a declararla, porque tendría grandes ventajas para el pueblo.

Los dos bandos discrepaban sobre la coyuntura propicia para la declaración, pues mientras García de Toledo y sus partidarios percibían con claridad que si España sucumbía finalmente en su lucha contra los franceses, la independencia les llegaría por si sola, sin necesidad de más esfuerzos, y si por el contrario triunfaba, era prudente no cortar tan pronto las amarras con una España ya aparentemente liberalizada.

García de Toledo pensaba, además que una decisión tan grave como dicha proclamación no debería ser tomada por Cartagena sola, sino contando con el apoyo de las otras provincias del Nuevo Reino y de los otros Cabildos de la propia provincia.

Había pues, que dar un golpe rápido y brillante, que invirtiera las posiciones; y como la política de los piñeristas ca-laba más hondo en el alma popular, aquello no les resultó muy dificultoso, por lo que pronto se empezó a tejer un golpe contra García de Toledo y sus amigos de la Junta de Gobierno para forzar, mediante un motín popular, la proclamación de la independencia absoluta.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

Notas recomendadas
2410 fotos
67451 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese